MAC/20: Mines and Communities

Peru : Securitas firm under abuse investigation - and will Lima water be saved from tailings ? - Forza enfrenta investigación parlamentaria - La amenaza del relave en Chicla

Published by MAC on 2009-02-10

A Peruvian security firm, owned by Securitas of Switzerland, is now under investigation following evidence that its personnel viciously attacked protestors agtainst the Rio Blanco mine in 2005. See: http://www.minesandcommunities.org/article.php?a=9027

Fears, expressed last October, that a Canadian mine tailings dam would burst and poison Lima's water supply, have not been realised - yet.

However, it remains to be seen whether draining the wastes will avert a disaster. For background, see: http://www.minesandcommunities.org/article.php?a=8876


Mine security firm under investigation in Peru over abuses

Reuters

6th February 2009

LIMA - A Peruvian security company that works for some major international mining firms faces a congressional investigation after human rights groups accused it of beating and abusing protesters in 2005 at a site it guarded.

Recently published photos of alleged beatings of protesters caused an uproar in Peru, a leading metals exporter, where remote mines guarded by private security firms are often targets for demonstrations over the social and environmental impacts of mining.

Last month, the National Coordinating Committee for Human Rights, a leading non-governmental rights group, published photographs of men and women allegedly beaten by guards and police after a 2005 protest at the Rio Blanco mining project.

The $1.4 billion development was protected by Forza, one of Peru's largest security companies. "The photos clearly show that personnel of Forza played an active role in the repression and torture," said Javier Jahncke at Fedepaz, another rights group that joined the National Coordinating Committee in filing a complaint on the case.

The National Coordinating Committee said the photos were sent by an anonymous whistleblower. One shows a man bleeding from his neck and another shows the same man a day later, dead.

Peru's Congress said it would open an inquiry into whether crimes were committed by police and private security forces in response to a protest. Public prosecutors are already conducting their own investigation.

Forza's press office referred Reuters to Switzerland's Securitas which bought the Peruvian company in 2007, but an official there said Forza was in charge of handling inquiries. Reuters again contacted Forza, which declined to comment.

The images show protesters caked in blood, with hands tied behind their backs and plastic bags over their heads. A man in an orange vest with "Forza" printed on it poses in one shot, holding a gun and staring at the camera.

The mining project is owned by Monterrico Metals, which was bought by China's Zijin in 2007.

Monterrico's investor relations manager, Andrew Bristow, was not available for comment. But when the photographs first emerged, he said the allegations were the latest in a long list of "opposition activity" meant to derail the project.

Forza, whose clients also include major energy firms, has been investigated on a similar complaint once before, but the government dropped the case due to a lack of evidence.

Police work is underfunded in Peru and nearly nonexistent in remote areas where foreign mining companies work. Private firms fill the void, often hiring current or former police and military personnel. Rights groups say they go beyond the law in enforcing security.

"Where there are no police, private security companies act like the police," said Jahncke "In many cases, they push past the limit of what is legal."

Peru has 92,000 police officers and 100,000 people who work in private security, according to a 2008 United Nations study.

Ricardo Ganiku Furugen, who heads the government agency that oversees private security firms, said he is waiting for public prosecutors to finish their investigation before deciding on whether to revoke Forza's work permit.

"The final report will come to us and we will see then if the situation demands cancellation of the contract," he said.

(Editing by Fiona Ortiz and Kieran Murray)


Gold mine tailings dump to be drained to save Lima water supply

Tailings dumps for Gold Hawk's Coricancha mine are being drained to prevent possible contamination of a river which supplies water to Peru's capital, Lima.

Reuters

5th February 2009

LIMA - Peru is starting to build a system of tunnels this week to drain a soggy hillside that engineers fear could collapse and pour thousands of tonnes of toxic mine tailings into Lima's main source of drinking water.

The tailing ponds, built on a hill called Tamboraque, contain about 744,000 metric tonnes of waste from the Coricancha gold mine, owned by Gold Hawk Resources Canada, a tiny metals company.

The ponds overlook the Rimac River, which runs into the Pacific Ocean, and sit 55 miles (90 km) east of Lima, the capital, where about 7 million people live.

"This is part of a series of actions being taken to prevent an emergency in the area," Peru's mining ministry said.

"All of the hill is unstable, which could cause a slide that would reach the Rimac River," said Ivan La Negra, who works on environmental issues at Peru's ombudsmen's office.

The tailings ponds existed for years, but recently farmers in the area started irrigating their crops.

The government issued an emergency decree in July that helped stop farmers from irrigating crops on the hills above the tailing site over concern the water could put pressure on the walls of the ponds, which contain toxic chemicals such as arsenic.

Gold Hawk had stopped production at the processing plant for the Coricancha mine in May over worries about the stability of old tailings ponds. This month, Gold Hawk said it obtained the final permit needed to open a new tailings pond in a safe location 18 miles (30 km) away from the plant.

(Reporting by Teresa Cespedes and Terry Wade; Editing by Walter Bagley)


Investigan a firma peruana que brinda seguridad a mineras
Jueves 5 de febrero, 2009
Por Dana Ford

LIMA (Reuters) - Una firma peruana de seguridad, que presta servicios a algunas de las principales mineras internacionales que operan en el país, enfrenta una investigación parlamentaria luego de que grupos de derechos humanos la acusaron de golpear y abusar de manifestantes en el 2005.

Fotos recientemente publicadas de golpizas a manifestantes causaron conmoción en Perú, un exportador líder de metales, donde las remotas minas custodiadas por firmas de seguridad privada son el blanco de protestas relacionadas al impacto social y ambiental de la actividad.

El mes pasado, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, un importante grupo no gubernamental, publicó fotografías de hombres y mujeres que supuestamente fueron golpeados por guardias y policías luego de una protesta ocurrida en el 2005 contra el proyecto Rio Blanco.

El proyecto de 1.400 millones de dólares estaba protegido por Forza, una de las mayores firmas de seguridad de Perú. "Las fotos muestran claramente que el personal de Forza jugó un rol activo en la represión y la tortura", dijo Javier Jahncke de Fedepaz, otro grupo de derechos humanos que acompaña a la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en la denuncia del caso.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos dijo que las fotos fueron enviadas por un denunciante anónimo. Una fotografía muestra a un hombre sangrando por el cuello y otra presenta al mismo hombre un día después, muerto.

El Congreso de Perú dijo que abriría una investigación para saber si los crímenes fueron cometidos por la policía y fuerzas de seguridad privadas en respuesta a una protesta. Fiscales peruanos realizan su propia investigación.

La oficina de prensa de Forza derivó a Reuters a la firma suiza Securitas, que compró la empresa peruana en el 2007, pero un funcionario de la última dijo que Forza era responsable de manejar las preguntas.

Reuters volvió a contactar a Forza, que rehusó comentar sobre el caso.

Las imágenes muestran a los manifestantes llenos de sangre, con las manos atadas a sus espaldas y con bolsas plásticas en sus cabezas. Un hombre con un chaleco anaranjado con la palabra "Forza" impresa en él posa en una de las fotos, cargando un arma y mirando a la cámara.

El proyecto minero es propiedad de Monterrico Metals, que fue comprada por la china Zijin en el 2007.

El gerente de relaciones con los inversores de Monterrico, Andrew Bristow, no estuvo disponible para comentar al respecto. Cuando las fotografías fueron publicadas por primera vez declinó comentar sobre la veracidad del caso pero dijo "es uno del enorme número de cosas que ha pasado en términos de oposición al proyecto".

Forza, que también tiene entre sus clientes a importantes firmas energéticas, ya fue investigada anteriormente por reclamos similares, pero el Gobierno desestimó el caso ante la falta de evidencia.

El trabajo de la policía es prácticamente nulo en las áreas remotas de Perú, donde operan las compañías mineras. Ante ello, las empresas privadas contratan a actuales o ex miembros policiales o militares.

Los grupos a favor de los derechos humanos argumentan que algunas empresas van más allá de la ley a la hora de velar por la seguridad. "Donde no está la policía, las compañías de seguridad privadas actúan como esta", dijo Jahncke "En muchos casos sobrepasan el límite de lo que es legal", agregó.

Perú tiene alrededor de 92.000 policías y 100.000 personas que trabajan para empresas de seguridad privadas, de acuerdo a un estudio elaborado por Naciones Unidas en el 2008.

Ricardo Ganiku, quien dirige la agencia gubernamental que supervisa a las firmas de seguridad privadas, dijo que está esperando que los fiscales terminen su investigación antes de decidir si revoca el permiso de trabajo de Forza. "El informe final nos llegará y entonces veremos si la situación exige la cancelación del contrato", precisó.

(Editado en español por Patricia Vélez/Mario Naranjo)


Perú construirá túnel drenaje en zona minera por temor desastre

Reuters

2 de febrero 2009

LIMA - Perú comenzará a construir esta semana un sistema de túneles de drenaje en una zona minera para evitar que miles de toneladas de relaves mineros caigan a un río que abastece de agua a Lima, informó el lunes el Ministerio de Energía y Minas.

Según autoridades, con la próxima llegada de las lluvias, el cerro Tamboraque, ubicado a 90 kilómetros al este de Lima y encima de una zona donde están depositadas unas 744.000 toneladas métricas de relaves mineros, podría deslizarse sobre el río Rímac, afluente del Pacífico.

Las obras, que se extenderán por seis meses, comprenden la construcción de un sistema de túneles de drenaje de 400 metros de longitud por un monto equivalente a 4,91 millones de soles (1,5 millones de dólares), explicó el ministerio en un comunicado.

"Esta semana se iniciará la construcción del túnel de drenaje en el cerro Tamboraque, ubicado en el distrito de San Mateo, región Lima, esto como parte de las acciones emprendidas por el Gobierno para prevenir una emergencia en dicha zona", afirmó el ministerio.

Una caída de los relaves de la minera San Juan podría generar un desastre ecológico sobre las aguas del río Rímac, que abastece a las plantas de tratamiento de agua dulce de la firma estatal Sedapal, que atiende a unos 7 millones de habitantes de Lima.

Según la firma canadiense Gold Hawk Resources, propietaria de la empresa San Juan, la causa principal del problema era el riego de tierras que realizan los pobladores que viven en una zona más arriba de los relaves, causando filtraciones en el terreno.

La minera, que había paralizado sus operaciones en su mina de oro Coricancha por el problema del relave, afirmó en enero que obtuvo el permiso necesario para construir una nueva cancha de relaves en un lugar seguro, a 30 kilómetros de distancia de la planta.

(1 dólar = 3,202 soles)

(Por Teresa Céspedes, Editado por Marcel Deza)


La amenaza del relave en Chicla

5 de febrero, 2009

Por Isabel Carreño Girio

http://www.larepublica.pe

Se acercan días decisivos para acabar con peligro en Tamboraque. El 16 de marzo se aprobaría el traslado a la quebrada de Chinchán de los peligrosos relaves del cerro Tamboraque. Antes, el 14 de febrero, se reunirán pobladores de Chicla y representantes de minera San Juan. Son fechas claves para enfrentar esta terrible realidad.

A 90 kilómetros de Lima se ubica el cerro Tamboraque. Se levanta sobre el paisaje serrano limeño con una forma poco usual, a causa de una gran manta que cubre un aproximado de 638,000 toneladas de relaves de la antigua mina San Juan. Se trata de toda una concentración de desechos tóxicos que incluye plomo, arsénico, entre otros minerales contaminantes. Además hay grietas y alertas de deslizamiento. De ocurrir un desplome, las consecuencias serían nefastas: se afectaría gravemente el cauce del río Rímac.

Debido a la amenaza es que hace algunos meses se declaró la zona en emergencia. Y se formó un Comité de Crisis integrado por los ministerios de Energía y Minas, Agricultura, Ambiente, Salud, Vivienda y Transportes, el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), Sedapal, la minera San Juan, Ferrovial Central Andina, dos municipios, el gobierno regional de Lima y el Indeci, para buscar alguna solución.

Hasta el momento se han escuchado pocas alternativas para resolver el problema. Una de las más comentadas es trasladar por segunda vez estos residuos -los relaves de Máyoc fueron llevados a Tamboraque y estos a su vez serían conducidos a Chinchán- de modo definitivo.

El lugar escogido

La quebrada de Chinchán es el lugar elegido. Y aunque todavía falta la aprobación final -el pedido sería presentado el próximo 16 de marzo al Ministerio de Energía y Minas-, ya encontró oposición: los pobladores de las zonas aledañas ya alzaron sus voces de protesta debido a que la captación de agua que abastece los centros poblados de Embarcadero, Nueva Esperanza y Tres de Enero se halla dentro de la zona cedida por la comunidad de San Mateo de Huanchor a la minera San Juan para colocar los relaves del cerro Tamboraque.

La República estuvo presente hace unas semanas en la quebrada de Chinchán (Chicla), ubicada a unos 30 kilómetros al este de San Mateo de Huanchor, y al intentar encontrar una nueva toma de agua se hizo evidente la falta de información y la confusión de la población del lugar.

La búsqueda de agua

La minera San Juan propuso a los pobladores de Chicla que si ellos encontraban una toma de agua haría todas las instalaciones para abastecer a la comunidad de esta fuente vital. Asimismo, ofreció puestos de trabajo para el traslado de los relaves desde Tamboraque a Chinchán, según versiones de los comuneros que emprendieron la búsqueda.

Por eso, sin más arma que una chompa para combatir el intenso frío de la sierra limeña, los pobladores de Chicla salieron a buscar la ansiada toma de agua.

Sin ningún conocimiento, sin topógrafos, intentaron en vano buscar el nuevo canal. Además hicieron imposible aquella tarea las disputas entre los que estaban de acuerdo con la minera y los que no. "La minera ha estado distorsionando la información", precisó el alcalde de Chicla, Julio Félix, en referencia al estudio del impacto ambiental que precisa que, de obtener los permisos correspondientes, la minera reanudaría sus operaciones y los nuevos relaves serían colocados en dicha zona, de 40 hectáreas, en donde viven dos familias dedicadas a la ganadería que aceptaron reubicarse.

"Tenemos un informe del área del medio ambiente del municipio, en el que se señala que no es favorable el lugar para depositar y tener activo ese relave, pues hay una captación de agua para todo el anexo de Casapalca y además está al margen de una de las vertientes del Rímac".

Hay Desinformación

Tras las discusiones y los dimes y diretes entre la propia población se llegó a un acuerdo: asistir a una de las reuniones, y en esta la minera les ofrecería soluciones y ellos serían representados por la alcaldía para exponer su posición.

En dicha reunión, la minera San Juan se comprometió a iniciar sus actividades lejos de la captación de agua que tanto reclamó la población. No obstante, no se especificó la extensión de la nueva área que abarcarán los depósitos relaveros. Además de ese problema, que dejaría alrededor de 3 mil familias sin agua -que además no cuentan con servicio de agua potable-, existe otro problema aún más preocupante, y es que a escasos metros del área delimitada se ubica un riachuelo vertiente del río Rímac que, de ocurrir una fuga o incidente al trasladar los residuos, podría contaminar aún más al Río Hablador.

Más problemas

Asimismo, aún no se ha definido de manera exacta cómo se trasladarán los relaves de los depósitos 1 y 2, es decir, la empresa ha propuesto hacerlo por vía férrea (según ellos es lo más conveniente) o por volquetes que según la propia empresa afectaría al recargado tránsito de la Carretera Central. Se estima que en 18 meses se finalizaría el traslado de los desechos.

El peligro del deslizamiento del cerro Tamboraque y la oposición de la gente de Chicla hacen urgente encontrar una solución inmediata.

Claves

Relave. El cerro Tamboraque se encuentra a 90 kilómetros de Lima, en la comunidad de San Mateo de Huanchor (Huarochirí).

El problema. Unas 638,000 toneladas de relaves podrían caer y contaminar el Rímac. Peligra la hidroeléctrica de Huanchor. Por ello se planea llevar los residuos a Chinchán, área cedida por San Mateo de Huanchor.

Costo. Para remediar los 1,900 pasivos ambientales generados por la minería, tal y como precisa un informe emitido por el Ministerio del Ambiente, se requiere una inversión de 400 millones de dólares.

Reacciones

"No queremos que el distrito se siga contaminando, tenemos cuatro empresas mineras que lo hacen".
Julio Félix Carlos
Alcalde de chicla

"Nosotros no nos oponemos a ninguna inversión privada, pero con respeto a la población afectada".

Ricardo Maldonado
Presidente Vecinal

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info