MAC: Mines and Communities

Sangrienta represión en la Amazonía peruana

Published by MAC on 2009-06-09
Source: Reuters, AFP, CAOI, CNDH (1900-06-06)

El origen de la violencia fue un operativo policial para despejar una carretera en la selva

No es exagerado decir que el Estado peruano está en crisis.

La semana pasada, quizá decenas de manifestantes indígenas fueron asesinados o heridos por la policía mientras protestaban sobre una vía en la región amazónica. El gobierno, por su parte, afirma que policías y rehenes también sufrieron la muerte en manos de los manifestantes.

En el momento en que se escribe esto, no está claro qué se ha hecho a quién ni cómo.

Sin embargo, de acuerdo a varios testigos oculares independientes, la responsabilidad de estos hechos debe atribuirse a la determinación del gobierno por implementar un tratado de libre comercio, orientado a abrir todavía mucho más el país a una explotación minera tan agresiva como inaceptable.

En respuesta a estos trágicos eventos, una serie de organizaciones dentro y fuera de Perú han llamado a manifestaciones de apoyo en las embajadas peruanas de todo el mundo.

Más abajo reproducimos uno de estos llamados. Se invita a los lectores a apoyarlo a esta dirección de correo: bong@tebtebba.org

 ENGLISH

Suben a más de 50 los muertos en protestas en Perú
06 Jun 2009, Por Marco Aquino

YURIMAGUAS, Perú (Reuters) - Un sangriento rescate de policías que habían sido retenidos por indígenas amazónicos de Perú aumentó el sábado a más de 50 el saldo de personas muertas en una ola de protestas convertida en el mayor desafío al Gobierno neoliberal de Alan García.

El Gobierno, que denunció "masacre de policías" y complot antidemocrático, dijo que nueve policías murieron en la operación del rescate, con lo que ascendió a 22 el número de uniformados fallecidos desde el viernes, cuando estalló la violencia en una región amazónica a unos 1.400 kilómetros al norte de Lima.

El recuento oficial señaló además nueve indígenas muertos, unos 150 heridos y 72 detenidos, pero un líder de los grupos alzados en supuesta defensa de sus territorios ricos en recursos naturales dijo que había "más de 30" nativos fallecidos entre el viernes y sábado.

La violencia se desencadenó el viernes, cuando el Gobierno de García intentó romper por la fuerza un bloqueo de carreteras con el que grupos indígenas reforzaron una movilización de varias semanas en demanda de anulación de leyes aprobadas el año pasado para llevar inversiones a zonas ricas en petróleo y gas.

"Cada minuto que pasa podemos confirmar que en efecto ha habido un complot contra la democracia, contra el Gobierno y contra los peruanos", dijo en conferencia de prensa el primer ministro Yehude Simon, al confirmar un toque de queda de 15 horas al día en la convulsionada región amazónica.

La ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, apuntó en el mismo encuentro que la convulsión amazónica podría ser comparable a la que hace seis años provocó en Bolivia la caída del también presidente neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada.

"Hay grupos políticos que se aprovechan de la democracia", dijo la ministra en alusión a los que consideró responsables de las protestas indígenas.

El Gobierno dijo que en la operación de rescate las fuerzas de seguridad liberaron a 22 policías en la región amazónica de Bagua, pero que había siete desaparecidos.

PROTESTA FIRME

Al mediodía del sábado, según medios locales, miles de indígenas aún mantenían bloqueada una vital carretera próxima a la localidad de Yurimaguas, dejando casi desabastecidos de alimentos y combustibles a varios pueblos de la selva. "Siguen las protestas hasta que se atiendan las demandas", dijo Champion Nonimgo, quien dijo hablar en representación de un comando nacional indígena activado desde que el líder sectorial, Alberto Pizango, pasara a la clandestinidad el viernes tras los primeros choques en la región amazónica.

Nonimgo afirmó que eran más de 30 los nativos fallecidos y que otros 150 estaban detenidos en una base militar.

Mientras los líderes nativos denunciaban en Lima la "represión" gubernamental, millares de sus seguidores -entre ellos varias mujeres con sus niños- estaban apostados en la carretera dispuestos a enfrentarse con las fuerzas de seguridad.

Los indígenas, que se comunican en dialecto nativo, tienen una organización vertical y varios de ellos han combatido en las guerras que enfrentaron a Perú y Ecuador en 1981 y 1995.

La policía también informó el sábado que recuperó una estación petrolera de la estatal Petroperú en Bagua, que habían tomado los indígenas y que amenazaron con incendiar en demanda de que el Gobierno cese sus operativos para despejar bloqueos de carreteras y ríos.

DIVISION SOCIAL

La violencia, que provocó llamados a la renuncia del primer ministro Simon y de la ministra Cabanillas, destacó las profundas divisiones sociales en Perú entre la élite adinerada de Lima y los grupos indígenas pobres que viven en las zonas rurales.

También expuso la falta de control del Gobierno central sobre las regiones más remotas del país.

García, cuyos índices de aprobación llegan apenas al 30 por ciento, no tiene apoyo masivo en las áreas rurales, especialmente en el Amazonas.

Sus críticos sostienen que no ha hecho lo suficiente por aliviar el nivel de pobreza del 36 por ciento y que el boom económico que disfrutó Perú antes de la recesión mundial no mejoró las condiciones de los grupos con menos recursos.

Algunas de las leyes que han irritado a los nativos fueron aprobadas el año pasado por García para cumplir con abrir paso a un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

Los líderes indígenas dijeron que los aliados de García actuaron de mala fe cuando el jueves bloquearon una moción en el Congreso para debatir la anulación de una de las leyes polémicas. "Yo quiero responsabilizar al Gobierno del presidente Alan García por ordenar el genocidio", dijo el viernes el líder indígena Pizango, sobre quien pesaba una orden de captura.

El primer ministro Simon dijo que no podía confirmar versiones de que Pizango habría buscado refugio en Bolivia.

(Con reporte adicional de Teresa Céspedes y Carlos A. Quiroga en Lima. Editado por Marion Giraldo/Gabriel Burin)


27 muertos en violentos enfrentamientos al norte de Perú
June 6, 2009

BAGUA, Perú (AFP) — Veinte uniformados y al menos siete civiles murieron el viernes y este sábado en el desalojo por parte de la Policía de una carretera en el norte de Perú, en una jornada de violencia en poblaciones amazónicas cercanas cuyo saldo de víctimas es confuso.

En una conferencia de prensa conjunta en Lima la noche del viernes, el primer ministro peruano, Yehude Simon, y la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, señalaron once policías muertos y tres fallecidos entre los nativos el viernes, aunque este último dato parece tratarse de un balance parcial, pues otras fuentes confiables han indicado que esa cifra se superó largamente.

"Han perdido la vida once efectivos policiales, hay tres nativos que han perdido la vida, 108 civiles están heridos y 5 policías gravemente heridos", dijo Cabanillas antes de la jornada del sábado.

Simon señaló que los indígenas tenían apoyo internacional (sin precisar de dónde) para aguantar por tanto tiempo la protesta e incluso acusó al líder de la misma, Alberto Pizango, de recibir 6 millones de dólares sin dar ninguna precisión.

El origen de la jornada de violencia fue el operativo policial para despejar una carretera en la selva que unos 2.500 nativos tenían bloqueada desde hace diez días.

Los agentes "han sido atacados con armas de fuego por los pobladores que estaban obstruyendo el paso de los vehículos", dijo el director de la Policía, José Sánchez, para explicar el saldo de víctimas mortales. La operación policial llevó a que hubiera revueltas en las cercanas poblaciones de Bagua y Bagua Grande, donde hubo incendios, saqueos y tiroteos sin que hasta ahora haya un balance definitivo de víctimas.

Fuentes de la Fiscalía y médicas confirmaron a AFP la muerte de siete civiles, cinco de ellos en la carretera y dos en Bagua (1.000 kilómetros al norte de Lima).

La fiscal Olga Bobadilla dijo que "se constató que había cinco muertos" civiles en la 'curva del diablo' -lugar de la carretera que la Policía desbloqueó- pero que "los indígenas no dejaron levantar los cadáveres".

Mientras tanto en Bagua, John Delgado Cabanillas, médico de turno del hospital local, confirmó que en el lugar se encuentran dos personas muertas "por herida de bala".

Un oficial policial en Bagua dijo a AFP hacia mitad de la tarde que había una situación de descontrol total. "Nos encontramos defendiendo nuestra comisaría. La turba quiere atacar la comisaría y está atacando varios locales", señaló el oficial, que pidió el anonimato.

Simon reveló igualmente que 38 policías, que vigilaban una estación de bombeo de crudo, se encuentran de rehenes por unos mil indígenas en una zona rural de Bagua.

Un rescate militar se saldó con 9 policías muertos y 7 desaparecidos, además de 22 recuperados vivos, del grupo secuestrado, dijo el general Miguel Hidalgo, jefe de estado mayor de la Policía, este sábado.

"De los 38 policías tomados como rehenes en la estación (petrolera) prestando resguardo de seguridad, el día de hoy (sábado) 22 de ellos han sido recuperados vivos por el ejército, nueve fallecieron muertos por los nativos, y hay siete desaparecidos", dijo Hidalgo a la radio RPP.

Los policías secuestrados estaban vigilando una estación de producción de petróleo, en la localidad de Imaza, región Amazonas, y fueron tomados rehenes por nativos que protestaban por una violenta intervención policial en la localidad de Bagua (1.000 km al norte de Lima) el viernes.

Zeokan Campos, dirigente de los nativos de la región, dijo antes del rescate a la radio RPP que esta acción es en protesta por la intervención armada de este viernes.

El presidente peruano, Alan García, justificó la acción policial, señalando que "llegó el momento de abrir las carreteras y asumir las responsabilidades".

El mandatario dijo que el Gobierno ha tenido "mucha serenidad y frialdad, pero cuando se dice vamos a bloquear y a cortar el gasoducto, que nos dejaría sin luz a todos los peruanos, qué puede hacer el Gobierno sino actuar con energía para poner orden".

La toma de esta carretera formaba parte de una serie de protestas de los indígenas, que desde el 9 de abril piden al Gobierno la derogación de decretos que consideran lesivos a sus intereses y al medio ambiente.

El líder indígena Pizango denunció que hay 25 muertos -una cifra que ninguna autoridad avala- y que se trata de "una matanza a manos del Gobierno como parte de un plan de entrega de los recursos naturales a empresas extranjeras que incluye privatizar nuestras tierras".


Juicio Internacional a Alan García Pérez y su gobierno
Represión sangrienta en la Amazonía Peruana
CAOI - Lima, 05 de junio de 2009

Entre diez a veinte muertos. Urgente: plantones ante las embajadas peruanas en todos los países, en cumplimiento del acuerdo de la IV Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Abya Yala

El gobierno aprista de Alan García Pérez ha desatado una represión sangrienta en la Amazonía Peruana la madrugada de hoy. Las informaciones son confusas, no hay cifras oficiales, pero varían entre diez a veinte muertos en Bagua, zona de Corral Quemado y Curva del Diablo. Nuevamente se pretende imponer la muerte sobre la vida, la masacre sobre el diálogo. Es la respuesta dictatorial luego de 56 días de lucha pacífica indígena y de supuestos diálogos y negociaciones, que terminan en las balas de siempre, las mismas de más de 500 años de opresión.

Hoy más que nunca es urgente cumplir el acuerdo de la IV Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Abya Yala (Puno, Perú, 27 al 31 de mayo) y hacer efectiva nuestra solidaridad con los pueblos amazónicos peruanos, realizando plantones ante las embajadas del Perú en todos los países, todos los días, hasta que se detenga el baño de sangre y se deroguen los decretos legislativos del TLC con Estados Unidos. E impulsar el juicio internacional a Alan García Pérez y su gobierno, por su entreguismo y la represión: tiene una deuda de por lo menos diez muertos.

Esto ocurre horas después de que el Congreso de la República, en un abierto acto de provocación, decidiera postergar nuevamente el debate de la derogatoria de los decretos legislativos pro TLC que facilitan la invasión de territorios indígenas, mientras el Poder Ejecutivo enviaba nuevos numerosos contingentes policiales a la amazonía.

Llamamos a las organizaciones indígenas, movimientos sociales y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, a tomar acciones concretas: cartas al gobierno peruano, al Relator Especial de las Naciones Unidas para Pueblos Indígenas, a Amnistía Internacional, Survival International, a los Premios Nóbel de la Paz, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Organización Internacional del Trabajo (Convenio 169), para que envíen de inmediato misiones al Perú, para detener esta violencia y se respeten los derechos indígenas.

Los organismos de la ONU deben pronunciarse con firmeza, sumándose a la demanda planteada por la presidenta del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas, Victoria Tauli, de levantar el estado de emergencia, no usar la represión y cumplir con las normas internacionales que garantizan el ejercicio de los derechos indígenas.

Hoy en Lima, todas las organizaciones del movimiento social peruano, articuladas en el Frente Comunitario por la Vida y la Soberanía, se movilizarán a las 5 de la tarde desde la Plaza Francia, exigiendo poner alto a la represión y derogar los decretos legislativos que afectan los derechos territoriales de los pueblos indígenas andinos y amazónicos y la soberanía nacional.

¡Basta de represión!
¡Derogatoria inmediata de los decretos legislativos anti-indígenas del TLC!
COORDINADORA ANDINA DE ORGANZIACIONES INDÍGENAS – CAOI
Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile, Argentina


BAGUA: NO A LA VIOLENCIA
LLAMADO URGENTE A LA SERENIDAD DE AUTORIDADES Y MANIFESTANTES
Lima, 5 de junio de 2009
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos expresa su mayor preocupación por los sucesos de hoy, 5 de junio, ocurridos como consecuencia de la intervención de efectivos de la Policía Nacional para desalojar a grupos de las comunidades nativas que tenían bloqueada la carretera de acceso a la ciudad de Bagua, al norte del país, como parte de la huelga que vienen desarrolando hace más de 50 días.
 
Como consecuencia de esta intervención, se habrían producido víctimas mortales y numerosos heridos tanto entre la población civil como entre los efectivos policiales. Además, se ha producido una situación de caos en la ciudad, con expresiones de desborde violento por parte de manifestantes, frente a lo cual las autoridades habrían perdido el control de la situación y se estaría incurriendo en un uso desproporcionado de la fuerza que estaría produciendo nuevas víctimas.
 
Expresamos nuestra profunda consternación por informaciones sobre el número de víctimas. Asimismo, sobre la presunta detención de civiles que podrían estar siendo remitidos a la Base Militar “El Milagro”, inmediata a Bagua, lo cual sería ilegal.
 
Solicitamos de manera urgente e inmediata a las autoridades que dispongan medidas inmediatas que permitan el cese de la violencia y restablecer el orden público con pleno respeto a la ley y las garantías constitucionales, y pleno respeto a los derechos humanos. En consecuencia, es imperativo que las autoridades no se excedan en el uso de la fuerza. Asimismo hacemos un llamado a respetar y no atacar a los efectivos de la Policía Nacional.
 
Igualmente es urgente atender la emergencia surgida por el gran número de heridos, reforzando los recursos hospitalarios de Bagua y facilitando el traslado de los más graves a otros centros del país.
 
Asimismo, es necesario que las autoridades políticas del gobierno nacional inicien una negociación seria con los dirigentes de las comunidades nativas que se encuentran en conflicto desde hace más de 50 días.
 
La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha enviado una carta urgente al secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como a otras entidades internacionales, poniendo en su conocimiento los graves hechos de Bagua e invocando su intervención ante las autoridades peruanas a fin de asegurar el cese de la violencia sin perujuicio de respetar los derechos humanos.


EN EL PERU NO PODEMOS CELEBRAR EL DIA DEL AMBIENTE
Junio 5, 2009
Jose De Echave C.

Cómo celebrar, hoy 5 de junio, el Día del Ambiente en un país que amanece con noticias como las de Bagua. Casi dos meses de movilización en la Selva peruana ha evidenciado la incapacidad de un gobierno que no entiende la dimensión de las demandas y el  debate propuesto por las propias comunidades: los decretos legislativos buscan blindar un tipo de expansión de inversiones que carecen de mecanismos de control y superan largamente la capacidad que tiene la sociedad y el Estado de controlar y regularla en función del interés público.

La Selva es de todos los peruanos ha señalado el presidente peruano. De todos los peruanos y podríamos también decir de toda la humanidad, por su creciente importancia y valor estratégico. Pero cabe preguntarse qué se está haciendo para protegerla. ¿El cuestionado paquete de decretos la protege?

Los decretos tienen claros visos de inconstitucionalidad: algunos ya han sido derogados y otros como el 1064, ahora reciben el cuestionamiento de la propia Defensoría del Pueblo. Lo que viene pasando en el país no es sostenible; lo saben las comunidades y lo debería saber el gobierno, con su ministro del Ambiente a la cabeza.

Cómo celebrar el Día del Ambiente en un país donde se permite una situación como la que ha generado la empresa Doe Run en la localidad de La Oroya. Esta empresa se ha burlado de todo el país, incluidas las autoridades, los bancos y las propias empresas mineras. Algunos funcionarios públicos ya no aceptan tanta burla y están presentando sus renuncias. No es poca cosa lo que viene ocurriendo alrededor de este caso.

Es lamentable lo que pasa en el país. Es lamentable que, salvo excepciones como la de la Defensoría, desde el Estado no se diga nada serio. Es lamentable el papel del Ministerio del Ambiente. Por supuesto, también es lamentable la violencia y las muertes de pobladores y policías.

También, es lamentable la desinformación de los medios de comunicación. ¿Quién  manipula a las comunidades se preguntan algunos líderes de opinión que ven los conflictos desde Lima? Visión profundamente racista que con descaro discrimina y que en concreto afirma que los pobres son manipulables porque precisamente son pobres.

Cualquiera que conoce un poco el país, que conoce precisamente a las comunidades, sabe que no es así. Sino que le pregunten a las empresas mineras y petroleras si es fácil manipular a los Achuar, a los Awajun Wampis, a los campesinos de Cajamarca, a los ronderos de Piura o a las comunidades de Cotabambas.

Definitivamente, hoy día no podemos celebrar el Día del Ambiente.

 

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info