MAC/20: Mines and Communities

Colombia: No to mining industry in indigenous territories - Muriel Mining Coporation atropella y desconoce autoridades indígenas

Published by MAC on 2009-03-22

Press release


Network of Alternatives against Impunity and Market Globalisation "Indigenous peoples, afrodescendants and peasants create biodiversity"


On February 28th the "Consulta de los Pueblos" (Peoples' Referendum) in Usa - Kirrandara hill ended with a categorical "no" to the mining industry. It is the first time that a referendum of this sort has taken place in Colombia. The population of about 1,500 indigenous Afro-Colombian people expressed themselves regarding the mining project Mandé Norte, proposed in their ancestral territories. It was an initiative of the affected people themselves, most of them ancestral inhabitants of Murindó and Jiguamiandó in the exuberant Chocó.

This democratic action is expected to thwart abuses of power by the mining industry, as well as the social and environmental damages which would be caused. Muriel Mining Corporation carries out this project during the stage of exploration. This company is related to others such as Rio Tinto, in a joint venture since 2005, and Chinalco, by the Mandé Norte project in the Bajo Atrato region. The Colombian state must now officially admit the results of this referendum.

The popular referendum began with a tribute to Mother Earth. The aim of the poll was to decide if the communities which will be affected by the mining project agree to it or not. The impacts of the exploration and extraction of gold, silver and molybdenum planned for the next 30 years are already visible. They already include the militarization of the territory to intimidate opposition to the project, manipulated referenda carried out previously by the company itself, damages to virgin ecosystems and to the population, particularly women and children, sometimes even causing death. The Holy Hill was also desecrated.

"Here, damages to life, personal and communal integrity, and territory are being produced. That is why communities are trying to state their rights by means of this poll", stated the accompanying delegations. Delegations from Putamayo, Buenaventura, Valle del Cauca and Meta, among other counties of the country, have been present. Also present were representatives of the Comisión Ética de la Verdad (Ethical Truth Commission) [1] and representatives of organizations that resist mining projects in Paraguay, Honduras and Guatemala, and correspondents from Germany and Canada.

Oscar Ayala, observer from Paraguay, said, "The population has acted with great understanding of the aims of the referendum. This reflects a very important strengthening in the development of actions which show the communities' autonomy." The representative of the observers stated that "the action of these peoples is an action of hope, transparent and equitable. What we have seen is real democratic participation. Sensitivity and love for biodiversity and for mother earth is present in each person. Let´s hope companies and the Colombian state understand that this is certainly a real decision. The external observers are pleased with this day and we believe that it is an example for other indigenous, afro, and rural villages of Colombia and the world".

Muriel Mining Corporation carries out this project during the stage of exploration. This company is related to others such as Rio Tinto, in a joint venture since 2005, and Chinalco, which has just acquired a percentage of this Australian-English mega mining company.

Through international observers, it has been possible to know that "two areas have been deforested: one in which the technical camps of the company Muriel Mining Co. were situated, and another where the soldiers accompanying the works of the project were settled. Besides destroying the ecosystems, a high stress level is generated in the communities for whom the hill holds the spirit of evil." It seems this is of no importance to the mining company responsible nor to the Colombian government, but "this is the way the economic growth pursued by governments and modern western societies is affecting populations and ecosystems, and its effects are also being reflected around the world in important environmental, social, and climatic terms. Traditional indigenous ways of life are more and more threatened," pointed out Guadalupe Rodríguez from the organisation Salva la Selva (Save the Forest).

This case in Colombia represents another example of the impacts of the policies of industrialized countries such as EU countries. Through their new strategy on raw materials these countries try to guarantee unlimited and unconditional access to metals and minerals in Southern countries, imposing free trade policies by means of international cooperation treaties and projects [2]. The increasing demand of raw materials is becoming a greater threat for the people of countries where these are produced.

This "Peoples' Referendum" is a landmark in the history of Colombian popular participation. For the first time in this country, in the midst of an internal armed conflict, where multinational interests converge, communities expressed themselves through this type of democratic mechanism. It is very significant that the result has been "no" to the mining industry. An inhabitant of the region points out that "this is also a struggle for the good of humanity".

NOTES:

[1] The "Comisión Etica de la Verdad" accompanies dignifying processes of communities which take part in the "Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado" (State Crimes Victims' Movement), and includes for example the "Comunidad Cristiana de Santo Tomás" (Santo Tomás Christian Community) from Madrid and the "Pueblo Mapuche" (Mapuche People) from Chile.
(2) "European Commission proposes new strategy to address EU critical needs for raw materials" in http://ec.europe.eu/enterprise/newsroom/cf/itemlongdetail.cfm?item_id=1893.


4 de marzo, 2009
Comunicado de Prensa
Colombia: No a la Minería en territorio indígena
Red de Alternativas a la Impunidad y a la Globalización del Mercado
"Los indígenas, afrodescendientes y campesinos crean biodiversidad"

El 28 de febrero concluyó con el resultado de un rotundo NO a la minería, la Consulta de los Pueblos en el cerro Usa - Kirrandara. Es la primera vez que una Consulta de este tipo tiene lugar en Colombia. La población afectada por el proyecto minero, cerca de 1500 personas indígenas, afros y mestizos, se pronunciaron sobre la implementación del proyecto minero llamado Mandé Norte en sus territorios ancestrales. Se trató de una iniciativa de los propios afectados, la mayoría de ellos habitantes ancestrales de Murindó y Jiguamiandó en el exhuberante Chocó. Con este ejercicio democrático se pretende contrarrestar los abusos de poder y los daños sociales y ambientales que ya provoca la minería en el bajo Atrato a través del proyecto Mandé Norte. Ahora, el estado colombiano debe reconocer los resultados de esta consulta de manera oficial.

La Consulta Popular se inició con un homenaje a la Madre Tierra. El objetivo de la Consulta era decidir si las comunidades que serán afectadas por el proyecto minero estaban o no de acuerdo con éste. Ya están a la vista los impactos de la exploración y explotación de oro, plata y molibdeno prevista para los próximos 30 años. Ya incluyen la militarización del territorio para intimidar la oposición al proyecto, consultas previas manipuladas realizadas anteriormente por la propia empresa, daños a ecosistemas vírgenes y a la población, en particular a mujeres y niños, con resultado incluso de muerte. También el Cerro Sagrado fue profanado.

"Aquí se están generando daños a la vida, a la integridad personal y comunitaria, al territorio. Por eso, las comunidades están procurando afirmar sus derechos mediante la Consulta", constataron las delegaciones acompañantes. Delegaciones de Putumayo, Buenaventura, Valle del Cauca y Meta entre otros departamentos del país han estado presentes. También representantes de la Comisión Ética de la Verdad (1) y de organizaciones que resisten proyectos mineros en Paraguay, Honduras y Guatemala y enviados de Alemania y Canadá.

Según Oscar Ayala, observador llegado desde Paraguay: "la población ha participado con mucho entendimiento de los fines de la consulta, lo que refleja un afianzamiento muy importante en el desarrollo de estas prácticas, que indican la autonomía de las comunidades". El representante de los observadores manifestó que " Este camino de los pueblos es de esperanza, transparente, equitativo y lo que hemos visto es una real participación democrática. La sensibilidad y el amor por la biodiversidad y la madre tierra se ve en cada persona. Ojalá las empresas y el Estado colombiano comprendan que esta sí es una auténtica Consulta. Los observadores externos estamos gratamente sorprendidos de esta jornada y creemos que este camino es un ejemplo para otros pueblos indígenas, afros y campesinos de Colombia y del mundo ".

La empresa Muriel Mining Corporation es la que lleva a cabo este proyecto en su fase de exploración. Este empresa está relacionada con otras como la Rio Tinto, en un joint venture desde el año 2005, y como la Chinalco, que acaba de adquirir un porcentaje de esta megaminera australiano-inglesa.

Por medio de los observadores internacionales, se ha podido conocer que"dos zonas han sido deforestadas: una donde se ubicaron los campamentos técnicos de la empresa Muriel Mining Co. y otro donde se instalaron los militares que acompañaron las acciones de este proyecto. Además de destruir los ecosistemas, se genera un nivel de estrés enormes en las comunidades para quienes el cerro encierra a los espíritus del mal". Esto parece carecer de toda importancia para la empresa minera responsable y para el gobierno colombiano, pero "el crecimiento económico perseguido por los gobiernos y las sociedades occidentales modernas, está impactando de estos modos a las poblaciones y ecosistemas, y los efectos se están reflejando también alrededor del mundo en severos términos ambientales, sociales y climáticos. Los modos de vida tradicional como los indígenas se ven cada vez más amenazados", señala Guadalupe Rodríguez de la organización Salva la Selva.

Este caso en Colombia constituye un ejemplo más de los impactos de las políticas de los países industrializados como los de la Unión Europea, los cuales a través de su nueva estrategia de materias primas intentan garantizar su acceso ilimitado e incondicional a metales y minerales en los países del sur, imponiendo políticas de comercio libre a través de tratados y proyectos de cooperación internacional (2). La creciente demanda de materias primas se está convirtiendo en una amenaza cada vez mayor para las poblaciones de los países donde éstas se encuentran.

Esta Consulta de los Pueblos es un hito en la historia de la participación popular colombiana. Por primera vez que en ese país, en medio del conflicto armado interno, donde confluyen los intereses multinacionales, las comunidades se expresan a través de un mecanismo así. Es muy significativo que el resultado haya sido de NO a la minería. Un habitante de la región puntualiza que "esta también es una lucha por el bien de la humanidad".

NOTAS:

(1) La Comisión Etica de la Verdad acompaña procesos de dignificación de comunidades que forman parte del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, e integra por ejemplo a la Comunidad Cristiana de Santo Tomás de Madrid y al Pueblo Mapuche de Chile.
(2) "European Commission proposes new strategy to address EU critical needs for raw materials" en
http://ec.europa.eu/enterprise/newsroom/cf/itemlongdetail.cfm?item_id=1893

Contacto:
Salva la Selva, Alemania (www.salvalaselva.org)
Tel.: +593 3 517 36 879
Email: guadalupe@regenwald.org


2 de marzo, 2009 - COLOMBIA
Culmina primera consulta de los pueblos

Adital - Con un rotundo No a la exploración minera del proyecto Mandé Norte terminó la segunda jornada de votación el pasado sábado 28 de febrero, en la Zona Humanitaria de Pueblo Nuevo ubicada en el río Jiguamiandó. La Consulta de los Pueblos es la primera de su género que se realiza en Colombia, fundada en los usos, las costumbres y los derechos de los pueblos.

La consulta pretende abrir un camino para que el Estado colombiano y las empresas mineras Muriel Mining Corporation y la Río Tinto conozcan y acepten la decisión comunitaria.

Indígenas y afro colombianos han sido víctimas del desarrollo con el inicio de una exploración ilegal e inconsulta, amparada por el Ministerio del Interior. A raíz de la operación empresarial en enero pasado, se produjo un desplazamiento forzado, así como daños ambientales y existenciales irreparables.

Al lugar de Pueblo Nuevo en el día de ayer se acercaron cerca de 250 afro colombianos y mestizos que habitan dentro del Territorio Colectivo de Jiguamiandó. En la Consulta participaron cerca de 1.500 personas, de las cuales votaron 1.082, y el resto estaban imposibilitados de hacerlos pues tienen una edad menor a los 10 años.

Se ha escrito otra historia de esperanza en el Jiguamiandó con autentica participación democrática, la que es negada por los poderes económicos y políticos. "En la consulta pude palpar la bondad y la fuerza espiritual de las comunidades indígenas afro colombianos. Su compromiso con el otro, con la humanidad, con cada uno de nosotros es impresionante. La defensa por el territorio, por el agua es una defensa a la vida y a la casa de toda humanidad dicen estos pueblos" afirma nuestra corresponsal de contagio radio Rosario Zúñiga.

La nota es de Contagio Radio


Muriel Mining Coporation atropella y desconoce autoridades indígenas
Prensa Web RNV / Renavive / ONIC
9 Marzo 2009, 05:19 PM

Desde hace años las autoridades indígenas de la ONIC, Aso-OREWA y la OIA, en compañía de organizaciones afros, campesinas y ONGs, venimos denunciados las múltiples irregularidades que acompañan la presencia de la multinacional Muriel Mining Corporation en el cerro Cara de Perro, municipio Carmen del Darien y Murindó, Atrato antioqueño y chocoano de Colombia.


Denuncias, sobre todo por la presencia inconsulta de la empresa en la zona desde finales del 2004. Los Pueblos Indígenas y las comunidades a afro colombianas le hemos dicho que no es procedente la explotación, porque atenta contra nuestros territorios, la preservación de los ecosistemas y la vida de las comunidades, sin embargo esta ha hecho caso omiso a las autoridades indígenas, al desarrollar sus operaciones en la zona con la anuencia del Estado y el gobierno colombiano.


En este orden, en el marco del Tribunal de los pueblos, el año pasado la Mueriel Mining Corporation fue una de las empresas multinacionales juzgada y condenada por los procesos viciados de la consulta previa, atropello a los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas y comunidades afro colombianas.


Dentro del megaproyecto minero "Mandé Norte", Ingeominas y la Gobernación de Antioquia, otorgaron a la multinacional minera Muriel Mining Corporation NUEVE permisos para la exploración, explotación y comercialización de las reservas de cobre, oro y molibdeno que se encuentran en los municipios de Carmen del Darien (Chocó) y Murindó (Antioquia), cuyas zonas afectadas corresponden a territorios colectivos de comunidades negras y territorios tradicionales del pueblo Indígena Embera.


Como si fuera poco con la invasión de la multinacional con todas sus implicaciones, "con los grupos armados legales e ilegales han generado un desequilibrio en la zona produciendo para nuestros territorios consecuencias irreparables físicas y espirituales, hechos que han conducido a nuestros jóvenes al suicidio, como así venia sucediendo con jóvenes de estas comunidades, que ante este panorama tan asolador fueron víctimas de los malos espíritus, que quedan deambulando por la desarmonización en nuestros territorios conduciéndolos a la muerte a través del suicidio, es el caso de 3 jóvenes indígenas de la comunidades de Alto Guayabal", así lo confirmaron las autoridades indígenas de la región.


El Carmen del Darien ha sido una zona golpeada por la violencia, desde el inicio de la llamada operación Génesis en 1.997 por parte del ejército colombiano, apoyado por los grupos paramilitares, generando desplazamientos continuos en comunidades indígenas y afro-colombianas, de la mano con el permisivo abandono estatal; solo recordemos el caso de la comunidad indígena de Mamey Dipurdó, que desde el mes de diciembre del 2005 fue violentada por un contingente de 2.000 paramilitares del Bloque Elmer Cardenas.


Por tanto ratificamos nuestra posición de no aceptar la presencia de esta multinacional, sin embargo y violando los tratados y leyes que nos protegen así como nuestra autonomía y gobierno propio, la empresa de la mano del Ministerio han tejido artimañas para desarrollar un proyecto de explotación aurífera por más de 30 años. Estas artimañas, van desde señalarnoscomo insurgentes, compra de líderes y procesos ficticios de consulta previa.


Mientras esto sucedía, la paciencia del indio se fue rebozando, la cual estalló ante las acciones militares, que en aras de proteger los intereses de la empresa y no la de los colombianos y en particular de nuestras comunidades, invadieron con sus tropas al estilo Israel allanando el territorio para que la empresa iniciara las exploraciones desde el pasado 3 de enero.

Ante esta provocación y desconocimiento de las autoridades indígenas y sus pueblos, las autoridades indígenas reiteraron la posición de no permitir la exploración ni muchos menos la explotación, cuya respuesta de la política de la Seguridad Democrática ha sido la utilización de los territorios como helipuertos e invasión con carros pesados y personal de fuera de la región, entre otros; ante lo cual los pueblos indígenas con dignidad y luchando por la soberanía de este territorio Colombiano ejercen vehementemente su Autonomía y su gobierno propio.


Por ello, las autoridades indígenas "con la fuerza de la Madre Tierra y nuestros espíritus, desde mediado de enero más de 700 indígena realizamos un ejercicio de reconocimiento y control territorial en la comunidad de Coredocito, sitio donde se está construyendo un campamento que queda a una distancia de 3 horas de la comunidad".


"También verificamos la construcción de un campamento bien equipado en donde están los obreros de la empresa y militares, al parecer empezaron con la exploración, rumbo a la explotación ya que el lugar cuenta con una pista de aterrizaje bien construida. A esto se suma el desastre ecológico palpable por la tala indiscriminada de bosque, desconociendo así lugares sagrados y de reserva para las futuras generaciones de los colombianos, sobre todo porque son lugares de refugio de los espíritus ancestrales, lugar donde nuestros antepasados han dejado guardado esa gran riqueza como un legado para nuestros hijos".

Y como al caído caele, "con dolor de tierra constamos la muerte de un bebé indígena, y muchos otros menores afectados por hambre y enfermedades derivadas de las actividades propias de dicha exploración sin que ninguna autoridad oficial esté salvaguardando la vida de los nuestros y respetando nuestros derechos humanos y de pueblos", así lo ratificó otra autoridad en las denuncias a la ONIC.

Por todo lo anterior, la Autoridad Nacional de Gobierno Indígena - ONIC, denunciamos jurídicamente a la multinacional, mientras instamos a la Defensoría del Pueblo a tomar cartas en el asunto y en cumplimiento con su misión hacer efectiva una intervención en el lugar de los hechos en defensa de nuestros derechos.

Igualmente estamos exigiendo que la dirección de Asuntos Indígenas, Minorías y Room, verifique y se pronuncie sobre las irregularidades que viene cometiendo la multinacional frente al proceso de consulta previa, libre y bien informada, a fin que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto para proteger nuestros territorios, vida e integridad física, cultural y espiritual como pueblos con autonomía y gobierno propio.


Exigimos también, el cese inmediato de las operaciones militares en la zona. Así como el retiro inmediato de la Muriel Mining Corporation de los territorios ancestrales.

Por todo lo anterior, responsabilizamos al Estado Colombiano en Cabeza del señor presidente, de todas las acciones y atropellos que esta multinacional, los grupos armados puedan cometer contra las comunidades y autoridades indígenas de la zona, máxime cuando es deber y competencia del gobierno y el Estado mismo salvaguardar nuestros derechos.

De igual forma, hacemos una vez más el llamado a la comunidad nacional e internacional, a las organizaciones defensoras de los derechos humanos y de los pueblos, a las organizaciones solidarias, que se pronuncien y desarrollen campañas de denuncia en las ciudades y países para develar las atrocidades que esta multinacional esta cometiendo en nuestros territorios ancestrales.

!El Oro no lo necesitamos para vivir, el maíz y el patachuma (plátano) Sí!, por tanto, ¡!!Tomemos chicha, sembremos maíz, FUERA MULTINACIONALES DEL PAÍS!!!
¡Fuera la Muriel Mining Corporartion de los territorios indígenas y afrocolombianos!!!!!!!

AUTORIDAD NACIONAL DE GOBIERNO INDÍGENA - ONIC.

"2009, EL AÑO DEL DESAFIO, PARA CONSOLIDAR EL GOBIERNO PROPIO DE LOS PUEBLOS, SEGUIMOS EN MINGA..."

http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=36&t=92279

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info