MAC: Mines and Communities

Mexicans say mine will destroy grazing for cattle

Published by MAC on 2008-07-20
Source: EFE (via Comtex) (2008-07-10)

A group of cattlemen from the northern Mexican state of Chihuahua said last week has said that a gold and silver strip mine that began operations this year in their region will ruin 1,200 hectares (2,962 acres) of grazing land. The mine, which is expected to generate a profit of $3 billion for Canada-based Minefinders Corporation Ltd, will use toxic chemicals such as cyanide to process ore, the Indians said at a press conference in the capital.

The Dolores Mine is located within the territory of the Huizopa ejido, or cooperative, which lies in a remote mountainous region and is home to 700 families.

After 14 years of exploration, Minefinders recently began mining operations at Dolores.

"They arrived deceiving the peasants and with deceptions they got us to sign a contract," said Luis Peña, one of the leaders of opposition to the mine.

That November 2006 agreement between the ejido and the company called for Minefinders to have access to 1,200 hectares of Huizopa land for 16 years in exchange for a payment of 39 million pesos ($3.7 million). "They didn't tell us the consequences," Peña said, citing permanent damage to the land and over-exploitation of local aquifers that - he maintained - will make it impossible for the Huizopans to maintain their traditional livelihood raising cattle.

Peña's colleague, David de la Rosa, said Huizopa residents are not asking the mine to close down, but rather that Minefinders implement a plan to avert environmental damage and give the ejido a more equitable share of the profits from the gold and silver.

De la Rosa criticized state authorities in Chihuahua for "putting the economic right of the company ahead of the legitimate right of the owners of the land."

He said that while state officials insist foreign investment creates jobs, most of the Minefinders employees are from abroad. De la Rosa also accused the miners of carrying out blasting near residents's homes in a bid to force them out.

Joining the ejido residents for the press conference was prominent writer Carlos Montemayor, who called the situation in Huizopa an example of Canadian mining companies' habit of "looting countries with corrupt governments like that of Mexico."

He noted that strip mining "is prohibited in many countries because of its high polluting impact."


Minefinders Creates New Obstacles to Dialogue With the Local Community by Failing to Propose an Integrated Economic Counterproposal to the Ejido of Huizopa in Chihuahua, Mexico

PRESS RELEASE by PRODESAC AC, Chihuahua, Mexico

1th4 July 2008

In a meeting today, Monday, July 14, 2008, as part of a negotiation process in the capital city of Guerrero in the state of Chihuahua, Mexico, Canadian-based Minefinders refused to present an adequate counterproposal to the three terms that the Huizopa Ejido community demanded in response to the company's continuing presence and human rights violations in their community.

Facing Minefinder's refusal to meet their demands, the Ejido members confirmed that they would not agree to meet with the company again until the company presented an adequate, integrated proposal to the lawyer acting as a mediator, Wilfrido Campbell Saavedra, Director of Government, State of Chihuahua, Mexico.

The company's counterproposal proposed a single payment for the purchase of the Ejido member's land, which the rural landowners in the region engaged in a historic struggle to obtain. This community has witnessed the invasion of their lands by this transnational mining company for more than fourteen years. The company's counterproposal failed to meet the community's three principal demands: (1) a community development plan; (2) the creation of an Environmental Protection Commission with representatives from the community, the company, and the local government; and (3) an economic development plan.

Minefinders' refusal of these demands demonstrate their unwillingness to establish a just and equitable relationship with the rightful owners of the land they are operating on- the community members of Huizopa. The terms of the relationship proposed by the community would permit the sustainable development of the region, protect the environment, and guarantee development for the rural landowners without creating a dependant relationship with the mining company.

Since 1994, Minefinders has accumulated control over hundreds of hectares of land belonging to the Ejido by manipulating the community and signing an unjust contract that imposes obligations on the community members and extends rights to the land to the company. Furthermore, the amount of the payments the company is required to make to the community under this contract does not correspond whatsoever to the profits the company will obtain from the mine in Huizopa.

Under the terms Minefinders presented today in their counterproposal, they proposed to pay the community a single payment of $39 million MXP for mining exploitation over the next 16 years. Their proposed mining activities will result in an estimated profit of more than US $3 billion due to the current high price of precious metals on the international market.

It is important to emphasize that the Ejido members of Huizopa confirmed and maintain their willingness to negotiate with Minefinders. It is the company's attitude and inadequate response to this willingness that is preventing a negotiation dialogue with the potential to reach an agreement with terms that are acceptable to both parties. The community reiterated their willingness to negotiate and entertain a just and equitable counterproposal from the company through the state government's mediator.

Today's meeting was attended by representatives from Minefinders (Sergio García Droguett, General Director and Lucero Saldaña from Minefinder's Guerra office and partners of former Deputy Rosario Guerra, and Gilberto Valle, from the Valle office and partners), members of the Ejido Huizopa (Enrique Torres, President of the Board of the Ejido and Luis Peña, Representative of the Ejido's General Assembly), the Project for Economic, Social and Cultural Rights, ProDESC (Mario Patrón, Advocate), as well as the Chihuahua state government (Víctor Quintana, State Representative).

PRODESC A.C.

Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A.C. trabaja sobre la defensa, investigación y capacitación en derechos humanos a nivel local.

www.prodesc.org.mx


Con engaños, empresa canadiense intenta explotar y degradar tierras de Chihuahua

11 de julio, 2008

Por Olivares Alonso

http://www.jornada.unam.mx

Ejidatarios de la comunidad de Huizopa, municipio de Madera, Chihuahua, denunciaron que con engaños la empresa minera canadiense Minefinders los hizo firmar un contrato de usufructo para explotar por 16 años sus tierras sin que ello redunde en beneficio para los pobladores y sí en un deterioro ambiental irreversible. En una conferencia, manifestaron también que el gobierno no los asesoró al respecto, por lo que ante la "inequidad" del acuerdo - la empresa pagó 39 millones de pesos para explotar por el tiempo referido las tierras de la zona, mientras que sus ganancias serán de 3 mil millones de dólares - desde el 24 de mayo pasado mantienen un plantón en la minera para exigir el compromiso de la compañía de crear un programa que respete el medio ambiente, un plan de desarrollo social y otro de desarrollo económico para la región.

Acompañados por la presidenta de la Comisión de los Derechos Humanos del Senado de la República, Rosario Ibarra de Piedra, y por el escritor Carlos Montemayor, Luis Peña y David de la Rosa, representantes de la asamblea ejidal de Huizopa, señalaron que las autoridades - federales y locales - se han puesto de lado de los intereses de la minera extranjera, a tal grado que tres días después de instalado el plantón "fuimos reprimidos" por elementos del Ejército, policías federales y municipales.

Apropiación indebida de casi 4 mil hectáreas

No conforme con las ventajas que ha obtenido, la compañía canadiense se ha apropiado de casi 4 mil hectáreas cuando en el contrato se estipula que sólo tiene derecho a explotar mil 200. Esto ha ocasionado que la trasnacional haya propuesto trasladar a los pobladores hacia otro sitio, lo que ha sido rechazado por muchos, ya que esa decisión tiene que ser aprobada por la asamblea ejidial. Los afectados informaron que mantienen un diálogo con los representantes de la minera, quienes se comprometieron a entregar el próximo lunes el proyecto que dé solución a las tres exigencias de los pobladores de Huizopa.

Denunciaron también que ni el gobierno ni la empresa canadiense les informaron de los daños que causa al ambiente y los recurso naturales de la zona el cianuro que usa la minera para la explotación a cielo abierto.

Carlos Montemayor resaltó que en años recientes las mineras canadienses han explotado suelo mexicano mediante "apropiaciones ilegales", con la complicidad de las autoridades, que -inclusive les otorgan permisos pese a resoluciones judiciales en contra de las empresas. "Hay una tendencia clara de las compañías mineras canadienses de devastar de la manera más salvaje y depredadora diversas regiones de países de gobiernos corruptos o vulnerables, como es el caso de México", dijo el escritor.

Montemayor resaltó que la desorganización ciudadana alimenta "los despojos y la degradación" que causa este fenómeno al país, por lo que exhortó a todos los que se encuentran en una problemática similar - como los pobladores de San Luis Potosí, con la Minera San Xavier, y otras en Chiapas - a coordinar esfuerzos para que sus propuestas tengan mayor peso entre las autoridades. Subrayó que se deben hacer peticiones constantes ante el parlamento canadiense, ya que cuenta con una normativa que obliga a las trasnacionales de su país a comportarse con los requerimientos mínimos de respeto a los derechos humanos cuando están fuera de Canadá.

Por su parte, Rosario Ibarra señaló que hay que reclamar a los gobernantes que sean "alcahuetes" de esos despojos, y se comprometió que desde el Poder Legislativo hará llamamientos a los parlamentarios canadienses para ponerlos al tanto de lo que está sucediendo en Huizopa y otras regiones del país.


Las mineras canadienses*

Por Carlos Montemayor

12 de julio, 2008

http://www.jornada.unam.mx

Desde el año 1994 la empresa canadiense Minefinders, por conducto de su subsidiaria Compañía Minera Dolores, se estableció en territorios ejidales de Huizopa, municipio de Madera, en la sierra de Chihuahua. Se instaló amparada con títulos de concesiones otorgadas por la Secretaría de Economía del gobierno federal, sin que la dependencia consultara a los ejidatarios. Durante más de 14 años la firma se ha dedicado a desarrollar trabajos de exploración, y ahora está a punto de concluir con el establecimiento de su planta principal para iniciar la explotación de mineral con el sistema de tajo a cielo abierto y lixiviación.

Para ello firmó en 2006 con los ejidatarios un contrato leonino de usufructo de mil 200 hectáreas, mediante el cual se comprometió a entregar 39 millones de pesos como único pago económico durante los 16 años de explotación. Sin embargo, las ganancias estimadas por la empresa ascienden a más de 3 mil millones de dólares. Además, Minefinders ha invadido ilegalmente más superficie territorial; hoy cuenta con 3 mil 498 hectáreas para el desarrollo de sus operaciones, e intenta mover el centro de población sin contar con la autorización de todos los ejidatarios.

Ante el riesgo inminente de deterioro ambiental, durante dos años los ejidatarios de Huizopa pidieron dialogar con la compañía para alcanzar un trato económico equitativo y asegurar un plan preventivo y seguro de preservación para la zona. Ante la falta de respuesta de la empresa y de las autoridades federales, los ejidatarios cerraron la entrada a las instalaciones en mayo de este año. Por ello la firma accedió a la negociación y, en presencia de autoridades estatales, los días 11 y 18 de junio pasado se establecieron acuerdos que la comunidad ha cumplido y la empresa no. Huizopa retiró el bloqueo, pero la minera se niega cumplir sus compromisos de proponer un programa de desarrollo sustentable para la zona.

Como en esas negociaciones la empresa negó que ocupara tierras en exceso e ilegalmente, el ejido de Huizopa propuso una medición para verificarlo. Ambas partes acordaron que una comisión técnica topográfica, integrada por peritos de la Dirección de Obras Públicas del gobierno del estado, la Dirección de Obras Públicas del municipio de Madera y la delegación federal de la Secretaría de Economía, determinara si la extensión utilizada por la empresa para sus labores se ajustaba o no a lo especificado en el contrato de usufructo.

Pero el día y la hora previstos para la inspección Minefinders se negó. Únicamente aceptó que se midiera la superficie de sus instalaciones centrales y no las tierras de exploración y explotación. Se acordó una segunda fecha para efectuar dichos trabajos, pero de nuevo la compañía se negó argumentando que no tenía determinado el territorio que ocupaba.

La depredación, la arbitrariedad, es la marca que la compañía canadiense está imponiendo en una de las regiones más puras y dignas de nuestro país. Minefinders está agrediendo la tierra de Arturo Gámiz, de Pablo Gómez, de Ramón Mendoza, de los hermanos Gaytán. También está haciendo pedazos, en el lodo y el cianuro, la grandeza y dignidad de Canadá.

Hace pocos días Hermann Bellinghausen informó en La Jornada que el gobierno de Chiapas concesionó a varias mineras 550 mil hectáreas para extraer minerales en 29 municipios de esa entidad. Otra vez, las empresas son canadienses: Fronteer Development Group, Radius Gold y Linear Gold, que se proponen aplicar el sistema de tajo a cielo abierto y lixiviación.

Las comunidades tardan en comprender el riesgo que este sistema de explotación significa para los mantos acuíferos, las tierras de cultivo y la sobrevivencia de los poblados mismos. Hasta ahora los campesinos de Venustiano Carranza, en particular de Cruztón, son los únicos que han mostrado resistencia. Informa Bellinghausen que una caravana civil de la otra campaña, compuesta por 30 personas, visitó el pasado fin de semana la comunidad para mostrar que los pobladores "no están solos". Reportó, de igual forma, que el despliegue de la Policía Preventiva del estado en Venustiano Carranza es muy grande en controles, destacamentos y patrullajes, particularmente en el área de Cruztón.

En ninguna de las regiones donde se están estableciendo las mineras canadienses hay o habrá derrama económica que beneficie a las regiones ni a sus habitantes. Por el contrario, a cambio de su beneficio van dejando miseria, humillación, contaminación, desastres ecológicos, tierras yermas, mantos acuíferos envenenados y especies endémicas de fauna y flora exterminadas. ¿Esta es la contribución del gran país que es Canadá al desarrollo de nuestros pueblos? Se trata de un nuevo colonialismo bárbaro y depredador que con el nombre de globalización imponen las compañías en países con gobiernos corruptos o débiles. Ellas prosiguen, se proponen continuar (pues quizás México es el sitio donde la mayoría de las trasnacionales mineras canadienses se han asentado) también en Oaxaca, Guerrero, Durango y Sonora. ¿Señales de desarrollo y progreso? Sí, para Canadá. Para México, en ningún caso.


Comprende unas 550 mil hectáreas el plan minero canadiense en Chiapas

Por Hermann Bellinghausen (Enviado)

8 de julio, 2008

http://www.jornada.unam.mx

Municipio Venustiano Carranza, Chiapas. De acuerdo con estudios del Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria (Ciepac), en Chiapas se desarrolla un proyecto de explotación minera de considerables proporciones, luego de que el gobierno estatal concesionó unas 550 mil hectáreas a empresas de Canadá, para extraer minerales en 29 municipios de la entidad.

Una gran mojonera de cemento pintada de blanco en el acceso a la comunidad de Nuevo Jerusalén resume los planes de explotación minera en la zona alta de Carranza, que incluye al poblado de Cruztón. En una cara de la mojonera se lee, algo deslavado, "Proyecto Nueva Jerusalén". En otra cara, con pintura más reciente: "PP Reducción Nuevo Jerusalén. 7,725 hectáreas. Derivado T-230017. Ag. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas". Esta críptica anotación coincide con las acciones documentadas de las dos compañías mineras, cuya presencia ha sido demostrada en este municipio. En 2004, Fronteer de México, subsidiaria de Fronteer Development Group de Canadá obtuvo 12 concesiones mineras en Chiapas, en una extensión de 531 hectáreas que abarcaba los municipios de Venustiano Carranza, Tecpatán, Bochil, El Bosque, Chamula, Teopisca, San Cristóbal de las Casas, Chicoasén, Totolapa, Las Margaritas y Pueblo Nuevo Solistahuacán.

En Carranza eran dos, "Mispilla" y Soyatitán, cada una de 25 mil hectáreas. El Ciepac encontró que en 2005, la empresa abandonó el proyecto por "resultados de exploración insatisfactorios", al parecer para concentrarse en un gran proyecto en Nevada, Estados Unidos. Pero en julio de 2007, la compañía Radius Gold, por conducto de Geometales del Norte, obtuvo seis concesiones en éste y otros municipios (Ocozocuautla, Ángel Albino Corzo y Chicomuselo). Este parece el mayor proyecto de la empresa en México, con presencia también en Oaxaca, Veracruz y Puebla, y ambiciosas exploraciones en Guatemala, Nicaragua, Ecuador y Perú.

En septiembre pasado, Geonorte remplazó el título de propiedad de Nuevo Jerusalén por "Reducción Nuevo Jerusalén", y concentró la extensión inicial a 7 mil 725 hectáreas, que incluyen a Cruztón y otra veintena de comunides y ejidos. En tanto, Fronteer de México mantuvo, entre otras, una concesión de 13 mil 425 hectáreas en San Cristóbal de las Casas, y Linear Gold más de 6 mil hectáreas en Amatenango del Valle.

El fantasma de la minería se cierne sobre las sierras de Chiapas. El temor de los campesinos de Venustiano Carranza, en particular de Cruztón (la única comunidad que por ahora está en resistencia, como parte de la otra campaña, además de los zapatistas de San Caralampio), es que la extracción de oro a cielo abierto dañará irrevisiblemente las tierras y contaminará el aire y el agua con los residuos tóxicos. En Cruztón la defensa de la tierra es urgente y está a flor de piel. Una caravana civil de la otra campaña, compuesta por unas 30 personas, visitó el fin de semana la comunidad para mostrar que los pobladores "no están solos". Ante los visitantes nacionales y extranjeros, una mujer de la comunidad declaró: "Vamos a seguir luchando, pase lo que pase".

El despliegue de la policía preventiva del estado en Venustiano Carranza es muy grande. Controles, destacamentos y patrullajes abundan en todas direcciones, en particular el área serrana, donde se localiza Cruztón. ¿Vigilan el descontento social, frecuente por acá, o el oro que nadie ha visto?

A la vista del campamento de policías en las milpas arrebatadas a Cruztón, la gente del poblado se dice dispuesta "a sufrir cárcel exilio o muerte" para defenderse. Un hombre había dicho a la caravana, que permaneció en Cruztón todo el fin de semana: "Ahorita no estamos en nuestras tierras. Pero las vamos a recuperar, eso seguro".


Tzeltales denuncian en Chiapas a mineras canadienses que se proponen invadirlos

14 de julio, 2008

Por Hermann Bellinghausen (Enviado)

http://www.jornada.unam.mx

San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Comunidades y barrios tzeltales de los municipios Amatenango del Valle y Venustiano Carranza denunciaron "a las empresas canadienses que quieren invadir nuestros territorios", en particular a Radius Gold y su franquicia mexicana, Geonorte. "Sabemos que la minería trae contaminación a nuestra tierra y nuestros arroyos y ríos. Causa muchas enfermedades y la muerte de nuestros pueblos. Provoca división entre pobres, violación de derechos humanos y de nuestra dignidad como pueblos indígenas, gastando miles de litros de agua y consumiendo grandes cantidades de energía eléctrica."

En el barrio La Grandeza, en Amatenango del Valle, este viernes se reunieron miembros de la red de resistencia civil La voz de nuestro corazón, adherentes de la otra campaña del EZLN de las comunidades Madronal, Benito Juárez, Amatenango cabecera, barrio Cascajal y de Aguacatenango (Venustiano Carranza). Allí redactaron a mano una declaración que reprueba las concesiones del gobierno federal a los buscadores de oro:

"Sabemos que la mayoría de las aproximadamente 500 mil hectáreas con concesión minera en Chiapas pertenecen a empresas canadienses que operan por medio de firmas mexicanas, como Radius Gold, que tiene más de 50 mil hectáreas en Chiapas".

Expresan su solidaridad a "los compañeros de Cruztón (Venustiano Carranza): sabemos de la situación que han estado viviendo; tienen derecho a defender sus derechos". Se refieren a la comunidad tzotzil, también de la otra campaña, despojada de sus tierras por la policía estatal preventiva y particulares en junio pasado, precisamente en un área donde la explotación minera de Radius Gold pareciera inminente. En la reunión celebrada en La Grandeza se mencionó la versión de que en días recientes, empresarios mineros se reunieron con el presidente municipal de Amatenango del Valle "para pedir que firme un permiso para la actividad minera en varios cerros del municipio". Al parecer, "no se ha firmado todavía".

Demandando "respeto e igualdad", pues "no sólo los ricos tienen leyes", los indígenas denunciaron "a Felipe Calderón y Juan Sabines, que no son gobierno para el pueblo mexicano, sino de las empresas neoliberales que sólo vienen a robar la riqueza de nuestro pueblo".

No lejos de Amatenango del Valle, en Tulancá, otra firma canadiense, Linear Gold Corporation, se prepara también a sacar oro del subsuelo. Esta empresa lleva viento en popa el llamado Ixhuatán Project, en el municipio chiapaneco del mismo nombre.

En su página web, Linear Gold presenta el proyecto en una "propiedad suya al cien por ciento", donde ha levantado el "campamento" Gold Deposit y el Cerro de la Mina Discovery, donde "recientemente fue detectado una impresionante mineralización de cobre, oro y molibdeno". El proyecto "alberga también numerosas zonas mineralizadas en las lagunas Chica y Grande".

Tras la "adquisición" del proyecto en 2003, se procedió al drenado y en 2004 se obtuvo oro. Se calcula que en el "campamento" puede haber un millón de onzas de oro y 4 millones de plata. El proyecto "está demostrando su potencial para convertir a Ixhuatán en un nuevo distrito minero con múltiples depósitos". La empresa anuncia que continuará "un agresivo programa de exploración y drenado" en el área de su propiedad.

Pero no todo lo que brilla es oro para las trasnacionales mineras. Dos meses atrás, el corresponsal Elio Henríquez documentó el caso de la canadiense Blackfire Exploration México en el ejido Grecia, Chicomuselo (La Jornada, 5 de mayo), donde para extraer barita, la empresa ha engañado y despojado a los ejidatarios, "sin recibir éstos ningún beneficio".

 

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info