MAC/20: Mines and Communities

Peru miners feel oppressed by China's Shougang

Published by MAC on 2005-07-21


Shougang Hierro Peru S.A.A. (http://www.shp.com.pe) is the largest Chinese entity operating in South America. Their mining and benefication plants are located in a desert area called Marcona within Nasca city, Ica province, covering 670 square kilometres of Peru.

Peru miners feel oppressed by China's Shougang

July 21, 2005

By Robin Emmott, Reuters

SAN JUAN DE MARCONA, Peru - The residents of Marcona, a desolate, dying port on Peru's Pacific coast, are not exaggerating when they say they feel abused. In a town surrounded by desert and with only four hours of water a day, a Chinese-owned iron ore mine is the only source of employment and workers there complain of health risks, low wages and frequent accidents, some of them fatal

Miners Marcona atChina has billions of dollars of investments in South America ranging from Bolivia to Brazil, but none appear as troubled as Shougang Hierro Peru SA, owned by China's state-run steel maker Shougang Group.

Peruvian officials, miners and environmental groups accuse it of failing to meet its investment obligations, alienating workers and threatening China's reputation in its search for raw materials in the resource-rich region.

"Shougang has turned us into slaves," said Carolina Collantes, an impoverished sweet seller whose husband works 15-hour shifts at the mine for $13 a day. "Marcona has become a source of cheap labor to feed the iron ore production."

Shougang Hierro Peru declined a request for an interview.

In 1992, when the Shougang Group paid $118 million for the state-run Hierro Peru mine 200 miles south of Lima, Marcona buzzed with expectations the company would revive the local economy. Shougang agreed to invest $150 million over the next three years, but spent only $35 million, preferring to pay a $14 million fine, according to Peru's government.

"We thought it would be so different. Chinese investment is the big hope for Latin America, isn't it?" said miner Antonio Ventura, pointing to a rusting bus that takes miners to work.

Facing more fines, Shougang invested another $88 million between 1995 and 1999 to take its total investment, including the fine, to $137 million over seven years.

Shougang's union says the result is rising production -- the mine's iron ore output climbed 22 percent to 4.2 million tonnes last year -- but also job cuts, minimal safety standards and no investment in the now ruin-like town of 13,000 people.

"Shougang is responsible for water and electricity in Marcona. The result is just four hours of water a day and regular blackouts," says Julissa Castaneda, a senior official at Marcona's town hall.

Locals and Peruvian environmental groups also accuse Shougang of tipping chemical waste into the sea, killing fish.

SAFETY DECLINES

Union officials say there were 450 accidents at the mine last year, including 22 that left workers disabled. Five workers have died since 2002 in accidents, from electrocution and a lack of safety harnesses, the union says.

"The company tells us we're inventing things, but I'm forced to use crutches because my legs got caught in a faulty engine in 2002," said Constantino Contreras, 56, sitting in his cold cement house with cracked windows.

Shougang's relationship with its 1,800 workers has also deteriorated and there has been at least one strike a year since 2001, the latest at the start of July.

Miners complain wages at Shougang are among the lowest in Peru's multi-billion dollar mining industry, at an average $14 a day, but that the company has increased productivity per worker by 60 percent since 2000.

A faded company statement from July 2003, stapled to a wall in the union building, argued that only BHP Billiton and Southern Peru Copper Corp. (SPCU) paid more.

The average miners' salary in Peru is $33 a day, according to Peru's National Society of Mining, Petroleum and Energy.

A Shougang official in Beijing who declined to be named said: "The company has done a lot to improve safety closely related to operations," but declined to be more specific.

The apparent frugality cannot be blamed on Shougang's economic performance. With international metal prices at record highs, Shougang Hierro Peru's profit last year doubled to $21.6 million, compared with 2003.

Peru accounts for only around 2 percent of China's iron ore imports but has another 30 years of life in which production is expected to rise. China, the world's biggest steel market, sees its steel output growing at least 10 percent this year.

CLASH OF CULTURES?

"There is a culture problem," said Peru's Mines Minister Glodomiro Sanchez. "The Chinese managers see their way of doing things as discipline, while the workers see it differently."

But he denied the government was turning a blind eye to the situation. "I've told Shougang they've got to change their ways. They cannot go on as they are. If they do, they'll bring the mine down on their own," Sanchez said.

Peru's experience with Shougang is sobering for Latin America, which sees fast-growing China as a key source of investment. Countries in the region have signed a variety of trade and tourism deals with Beijing.

Marcona's residents, meanwhile, say Shougang and China can learn a lot from the U.S. company that developed and operated Marcona from 1946 until 1972, when the pit was expropriated by Peru's military government.

"The Marcona Mining Company built the schools we still use today. It built the port, the hospital, the roads and it paid us well," said union leader Manuel Vidales. "To make mining sustainable, you can't abuse the communities," he added.

(Additional reporting by Fang Yan in Shanghai)


Mineros peruanos sienten explotación de china Shougang

Dom jul 24, 2005

Por Robin Emmott, Reuters

SAN JUAN DE MARCONA, Perú - Los residentes de Marcona, un desolado y moribundo puerto en la costa del Pacífico en Perú, no exageran cuando afirman que se sienten atrapados sin salida.

Pit workingsEn el pueblo rodeado por un desierto y que sólo tiene agua por cuatro horas al día, una minera de hierro de propiedad del estado de China es la única fuente de empleo y sus trabajadores se quejan de los riesgos para su salud, de bajos sueldos y frecuentes accidentes, algunos de ellos fatales.

China ha invertido miles de millones de dólares en América del Sur desde Bolivia hasta Brasil, pero ninguna inversión parece tan problemática como la de Shougang Hierro Peru SA, una unidad de la estatal China Shougang Group.

Funcionarios del gobierno peruano, mineros y grupos ambientalistas acusan a la minera de no cumplir con sus compromisos de inversión, provocando el rechazo de sus trabajadores que amenaza la reputación de China, que busca aprovechar los recursos de una región rica de minerales.

"Shougang nos ha convertido en esclavos," dijo Carolina Collantes, una vendedora de caramelos, cuyo esposo trabaja 15 horas en la mina por unos 13 dólares diarios. "Marcona ha llegado a ser una fuente barata de trabajadores para la producción de hierro," agregó.

Shougang Hierro Peru declinó una petición de entrevista.

En 1992, cuando Shougang Group pagó 118 millones de dólares para comprar la firma estatal Hierro Peru, ubicado a 325 kilómetros al sur de Lima, Marcona se llenó de expectativas con la compañía para revivir la economía local.

Shougang acordó en ese tiempo invertir 150 millones de dólares en tres años, pero sólo ha destinado 35 millones de dólares y pagado una multa de 14 millones de dólares por no cumplir con sus obligaciones, según el gobierno peruano.

"Pensamos que iba a ser tan diferente. La inversión china es la gran esperanza para América Latina" dijo el minero Antonio Ventura, señalando un viejo autobús camino a la mina.

Con la amenaza de más multas, la firma invirtió un total de 88 millones de dólares entre 1995 y 1999. Incluyendo sus multas sus inversiones crecieron a 137 millones de dólares en 7 años.

El sindicato de trabajadores de Shougang dijo que la firma presenta buenos resultados --la mina elevó en 22 por ciento su producción a 4,2 millones de toneladas el año pasado-- aunque también hubo despedidos, escasos niveles de seguridad y una falta de inversiones en el pueblo de 13.000 habitantes.

"Shougang es responsable para el agua y la luz. El resultado es que tenemos sólo cuatro horas de agua al día y apagones frecuentes," dijo Julissa Castaneda, gerente municipal de la ciudad de Marcona.

Residentes de Marcona y grupos ambientalistas peruanos acusan a Shougang de contaminar el mar con desechos químicos, provocando la muerte de peces.

POCA SEGURIDAD


Miembros del sindicato afirman que se registró el año pasado 450 accidentes en la mina, incluyendo 22 en que los trabajadores quedaron inválidos. Cinco trabajadores murieron desde el 2002 en accidentes, desde electrocutados hasta por las fallas en los cinturones de seguridad.

"La empresa nos dice que lo estamos inventando, pero yo tengo que caminar con muletas porque se me atraparon las piernas en un motor de un remolcador," dijo Constantino Contreras, de 56 años, sentado en el frío cemento de su casa que tiene sus ventanas rotas.

Las relaciones de Shougang con sus 1.800 trabajadores también se han deteriorado y ha habido al menos una huelga por año desde el 2001, la última a inicios de julio.

Los mineros dicen que los sueldos de Shougang son los más bajos en la millonaria industria minera de Perú, con un promedio de 14 dólares al día, pese a que la compañía elevó el 60 por ciento la productividad del trabajador desde el 2000.

Shougang dijo en un comunicado en julio del 2003 que sólo BHP Billinton y Southern Peru Copper Corp. pagan más en la minería del pais.

El salario promedio de un minero de Perú es de 33 dólares por día, según la Sociedad Nacional de Minería, Petroleo y Energía.

Un ejecutivo de Shougang en Beijing quien declinó publicar su nombre dijo: "la compañía ha hecho mucho para mantener las relaciones en sus operaciones," pero se excusó de ofrecer más comentarios.

La aparente austeridad no es por el desempeño económico de Shougang. Con los precios internacionales altos, las utilidades de la minera se duplicaron el año pasado a 21,6 millones de dólares comparado con el 2003.

Perú envía solo el 2 por ciento de su producción de hierro a China, el mayor comprador de materias primas del mundo, pero la mina tiene unos 30 años más de vida y se espera que la producción se incremente.

PROBLEMA DE CULTURA

"Hay un problema de culturas," dijo el ministro de Energía y Minas, Glodomiro Sánchez. "Los gerentes chinos llaman a su forma de hacer las cosas disciplina, pero los obreros lo ven diferente," agregó el funcionario.

El funcionario negó que el gobierno peruano ha cerrado sus ojos sobre la situación de Shougang. "Les he dicho que tienen que cambiar su manera de hacer las cosas. No pueden seguir asi. Si lo hacen, van a traer la mina por abajo," agregó.

La experiencia de Shougang es un balde de agua fría para América latina, que ve en el crecimiento de China como una fuente clave de inversiones. Países de la región han firmado acuerdos de cooperación, comercio y turismo con Beijing.

Los residentes de Marcona, mientras tanto, dicen que Shougang y China pueden aprender mucho de la compañía estadounidense que desarrolló las operaciones de Marcona desde 1946 hasta 1972, cuando fue expropiada por el gobierno militar de entonces.

"La Marcona Mining Company construyó las escuelas que todavía usamos hoy. Construyó el puerto, el hospital, las carreteras y nos pagaba bien," dijo el líder sindical de Shougang Manuel Vidales. "Para hacer la minería sostenible, no se puede abusar a las comunidades," agregó.


Del sueño americano que se esfumó en un barco chino

http://www.idl.org.pe/idlrev/revistas/130/pag54.htm

Hildegard Willer

Nº 130 - agosto 2000

Una nueva crónica de Hildegard Willer, cooperante alemana en Fórum Solidaridad Perú, sobre lo "real-maravilloso" (aunque más real que maravilloso) de nuestro país.

Uno de los pueblos más elocuentes sobre la historia peruana reciente fue construido al estilo norteamericano y es habitado por gente cuya razón de vivir es la nostalgia. Porque en Marcona, ese pueblo minero perdido en el desierto de la costa sur peruana, reina la nostalgia por luchas heroicas, por logros alcanzados y otra vez perdidos, por tiempos mejores y lejanos. O, en el caso de los que se han ido, la nostalgia por las vastas playas solitarias, por el viento que envuelve todo.

Marcona cuenta del sueño americano que se hizo peruano y cuando estaba a punto de ser realizado se esfumó en un barco chino o en algo que más profanamente y para disimular nuestro desconcierto llamamos globalización.

¿¡Happy Times!?

No es difícil imaginarse Marcona en los años 60 y 70: el diseño de la ciudad parece copiado de una de esas películas estadounidenses en las que Doris Day luce sus hábitos de buena ama de casa de clase media y espera en su bungalow y con un whisky en la mano a que Rock Hudson llegue de su trabajo.

Por supuesto, nunca fue así. Así como Rock Hudson nunca fue en la vida real un esposo modelo, Marcona tampoco fue nunca la ciudad de los sueños. Cuando, en 1953, la poderosa empresa estadounidense Marcona Mining Company llegó a la caleta de pescadores San Juan de Marcona para explotar los vastos yacimientos de hierro, quería que todos sean happy, pero algunos un poco más que otros y cada uno en su lugar: los funcionarios en casotas con vista a la bahía y garaje para el Dodge; los empleados en casitas aseadas algo retiradas, y los obreros en edificios de dos pisos al fondo de la localidad.

A esta ciudad modelo norteamericano acudieron de todos los rincones del país campesinos quechuahablantes del Cusco, obreros limeños, pescadores norteños y comerciantes arequipeños para convertirse en mineros de la Marcona Mining Company y participar del sueño americano.

Hugo Carrasco vivió su niñez y adolescencia en Marcona, y a pesar de trabajar desde hace muchos años en Lima, todavía le sale el entusiasmo mezclado con gotas de nostalgia cuando habla de Marcona. "Marcona fue todo un laboratorio social-profético, y si Arguedas no hubiera escrito sobre Chimbote, lo habría hecho sobre Marcona."

Como tantos otros, Carrasco se inició en Marcona en las luchas políticas, en las reivindicaciones sindicales y en su opción por el pueblo. Porque la Marcona Mining no era ninguna santa. Llevaba doble contabilidad para evadir los impuestos e hizo buenas tajadas que transfería directamente a Estados Unidos. Sin embargo, la nostalgia marconiana tiende a glorificar la época de la Marcona Mining por una simple e importante razón: trataban bien a sus obreros o fueron obligados a hacerlo porque Marcona se convirtió en un hervidero del sindicalismo de clases que consiguió beneficios que hoy día parecen de otro planeta: sueldos de mineros que alcanzaban para pagar los estudios de los hijos, vivienda gratis y todos los servicios sociales.

En 1975, durante el gobierno de Velasco, la mina fue nacionalizada. Recordando la época de Hierro Perú, que iba a durar hasta 1992, los antiguos sindicalistas sienten cierta incomodidad, como si todavía no entendieran por qué la nacionalización anhelada iba a terminar en la bancarrota.

La administración aprista marcó el inicio del fin: sus maniobras clientelistas contribuyeron a hundir a la empresa, que se vio inflada por 500 nuevos obreros, todos con carné del partido, hasta que la Hierro Perú llegó a tener el récord de 3500 empleados y obreros. Por añadidura, el gobierno sacó dinero de la empresa para subvencionar a otras minas. La inflación y el alza de precios se comieron cualquier beneficio. En 1989, un año antes del final del gobierno de Alan García, Hierro Perú estaba prácticamente en la bancarrota.

Del privilegio de ser explotado


Marcona 2000: la ciudad en el desierto se ha vuelto una ciudad desierta. El viento corre por los antiguos edificios de los obreros, carcomidos por el salitre y el abandono, con lunas rotas cubiertas con unas tablas mal clavadas. Para los niños que quedan debe ser un paraíso: sólo la arena y los perros les pelean las canchas deportivas y los aparatos de juego totalmente oxidados. A las 7 de la mañana y las 6 de la tarde el pueblo recobra vida cuando los mineros salen con sus cascos y sus loncheras de todos lados para esperar los buses de color naranja que los llevan a sus puestos de trabajo en la mina, ubicada a media hora del puerto San Juan. En medio del paisaje lunar de Marcona, dan la impresión de ser los sobrevivientes de una catástrofe. Y en cierto sentido lo son: 1700 trabajadores quedaron después de la primera privatización propiciada por las consignas del mercado libre para sobrevivir peor que antes.

Esta vez la salvación se esperaba del Oriente. La privatización de Hierro Perú fue la primera que emprendió el recién elegido gobierno del "Chino" Alberto Fujimori. Los mineros de Marcona tuvieron grandes expectativas cuando supieron que los nuevos dueños iban a ser chinos, chinos de verdad y además de la República Popular: la Shougang Hierro Perú S.A., filial peruana de la Corporación Shougang con sede en Beijing, había adquirido los valores de Hierro Perú. Algunos antiguos sindicalistas ya se imaginaban unidos a los compañeros comunistas chinos defensores de los derechos del trabajador.

No podían estar más equivocados. El primer golpe fue que el gobierno despidió a 1200 trabajadores, con el postre amargo de que algunos de ellos volvieron a ser empleados por la Shougang, pero en términos distintos: como contratados sin beneficios sociales y con un sueldo de 14 soles diarios.

"Desde 1996 no hay aumento de sueldos y desde hace tres años la Shougang no reparte utilidades." Ricardo ha trabajado más de la mitad de sus 39 años en la minería, pero lo que más le duele es saber del auge minero en el país, de las grandes inversiones en Antamina, Yanacocha, y que en su mina no se percibe nada de esto. A Antonia, su esposa, no le gusta que Ricardo hable tan franco de la empresa, de la que depende el sustento de la familia. No quiere que su esposo participe en el sindicato: dos líderes sindicalistas ya fueron despedidos sin justificación y en plena concordancia con las nuevas leyes.

En el sindicato de los empleados confirman lo dicho. La gente no participa en las votaciones sindicales por miedo de ser despedidos, y los contratados están prohibidos de formar sindicatos. Los sindicalistas se quedan administrando sus privilegios en descenso, librando una batalla que ya han perdido hace mucho. La batalla contra una política económica que todavía considera el factor humano como una cifra que puede ser descuidada para complacer a los inversionistas extranjeros.

Cuentas chinas


Por supuesto, es un error – aunque un error perdonable – suponer que una empresa de un país llamado comunista ha de tener un trato menos capitalista. Tampoco sabemos si una empresa chilena, canadiense o alemana hubieran sido más favorables para la región. Y el hierro no es un mineral tan codiciado como el oro.

Todos estos argumentos no pueden disimular ni, menos, disculpar, el hecho de que la primera privatización entre el "Chino" Fujimori y los chinos de la Shougang fue hecha en términos pésimos y poco transparentes. A cambio de obtener por 120 millones de dólares todas las instalaciones, el muelle, los inmuebles y una concesión de plazo indefinido para explotar las minas de Marcona, la Shougang se comprometió a invertir 150 millones de dólares en los cinco años siguientes a la privatización. El contrato de privatización no habla de los trabajadores, ni del desarrollo de la zona o del medio ambiente. Ni siquiera se pidió una carta de garantía a la Shougang. En 1998, cinco años después, la Shougang sólo había invertido 60 millones de los 150 millones acordados. En la renegociación se estableció una nueva suma de inversión de 135 millones.

En su memoria anual de 1999, la empresa declara pérdidas, como lo había hecho ya en los años anteriores. Así no tiene que pagar ni el canon minero para la zona, ni utilidades ni prestaciones sociales a los trabajadores; tampoco tiene que invertir en la modernización de la empresa. Los sueldos se pagan con préstamos a corto plazo, porque el mayor cliente del hierro de Marcona, la Shougang Corporation en Beijing, no está en condiciones de pagar, debido a la crisis asiática. Eso dicen, pero nadie tiene conocimiento de las cuentas ramificadas de la Shougang Corporation, una multinacional china, un imperio de fábricas de todo tipo (siderúrgica, acero, electrónica, turismo).

Los paralelos con las maniobras de la Marcona Mining son asombrosos. En sus propios barcazos la Shougang se lleva a la China el hierro, la materia prima, para refinarla en sus fábricas y declarar pérdidas para no tener que pagar a la filial peruana. En cambio, los barcos de la China traen carbón y artículos chinos para Marcona y el mercado peruano. Si ése es el tan aludido desarrollo de la cuenca pacífica, entonces el Perú sale perdiendo.

"Esa privatización no ha traído ningún beneficio para el Estado peruano", confirma un alto funcionario del Ministerio de Energía y Minas. "Nada para el desarrollo del país, nada para la zona."

Nostalgias y esperanzas

Los que no se rinden ante la idea de que la Shougang sea el fin de la historia de su pueblo, apuestan por el desarrollo del puerto y de la región. Porque la riqueza de Marcona no está en la tierra, sino en el mar. Hay cantidades de minas de hierro en todas partes del mundo, pero una sola bahía en el Pacífico sudamericano con la profundidad del puerto de San Nicolás de Marcona, capaz de recibir barcos de hasta 200 000 toneladas.

Entonces surge la gran pregunta: ¿de quién es el puerto de Marcona? Según el Ministerio de Energía y Minas, la concesión del puerto está dentro del paquete que adquirió la Shougang. No será posible arrancarles esa joya sin futuras negociaciones. Porque las esperanzas se tornan hacia el oeste: al gas de Camisea, la nueva carretera trasandina que conecta el Brasil con el Pacífico, una zona libre en la que se podría convertir Marcona.

Todavía suena utópico, vago e irreal pensar en un desarrollo distinto de Marcona teniendo ante los ojos el pueblo desierto y escuchando las voces nostálgicas. Tal vez la nostalgia y la utopía no estén tan lejos la una de la otra.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info