MAC: Mines and Communities

Fiebre del oro desata conflictos en Colombia

Published by MAC on 2011-03-14
Source: Semana.Com, Vanguardia (2011-03-05)

El New York Times publicó una crónica sobre vínculos entre la minería de oro y los conflictos armados en Colombia.

Mientras tanto, una conflictiva audiencia pública por el proyecto minero Angosturas debió suspenderse, y mediante una resolución el Parlamento Andino pidió a la empresa que lo propone "desistir".

ENGLISH

“Greystar, desistan del proyecto Angosturas”: Parlamento Andino

http://www.vanguardia.com

2 de Marzo 2011

La explotación de oro y plata que busca hacer la canadiense Greystar, en Santurbán, fue uno de los temas de discusión del Parlamento Andino en su última sesión realizada entre el 23 y 25 de febrero de este año.

Como resultado, catorce parlamentarios de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y Colombia emitieron un pronunciamiento en el que piden a Greystar Resources “desistir” del proyecto Angosturas.“Desistan del propósito de realizar el Proyecto Angostura de explotación minera en el Páramo de Santurbán, Santander, dado que se pone en riesgo la vida de seres humanos de un país de la Región Andina, signatario de instrumentos internacionales de Derechos Humanos, Acuerdos y Protocolos Ambientales”, indica el pronunciamiento.A través de sus asesores de comunicación la Greystar insistió en que la compañía es responsable y “ha presentado un proyecto sostenible con el fin de desarrollar una minería de gran escala en Angostura”.

La compañía agregó: “Greystar garantiza a los habitantes de la provincia de Soto Norte, Bucaramanga, y en general a los santandereanos, que el proyecto no afectará ni la calidad ni la cantidad del agua que se consume en la región y en la capital del departamento”.Muy diferente a este proyecto es la opinión del Parlamento Andino, que señaló en su pronunciamiento que el tipo de minería que pretende hacer la canadiense Greystar causa un “deterioro prolongado y en casos irreversible de ecosistemas proveedores de múltiples bienes y servicios, entre ellos el agua para los pobladores del área de influencia del proyecto”. El viernes se realizará la Audiencia Pública Ambiental de Greystar, donde se escucharán las distintas posiciones sobre este tema.



Por trifulca terminó audiencia de Angostura con sólo 30 ponencias

Nohora Celedón

http://www.vanguardia.com

5 de Marzo 2011

La terminación temprana de la Audiencia Pública estaba cantada desde que comenzó, a las nueve y media de la mañana de ayer. En un espacio que estaba destinado para presentar las distintas posiciones acerca del proyecto minero Angostura, de la canadiense Greystar Resources, los gritos, chiflidos, abucheos y hasta las agresiones verbales y físicas le quitaron el protagonismo a los argumentos.

Cuando se esperaba que se presentaran al menos la mitad de las 470 ponencias inscritas en la audiencia, sólo alcanzaron a presentarse 30, cada una de ellas interrumpida o por los aplausos y hurras de aprobación, o por los gritos de protesta.

Uno de los momentos más fuertes de la audiencia fue cuando hablaba el alcalde de California, Medardo García Estévez, quien criticó a los ambientalistas y a los habitantes de Bucaramanga por desconocer la situación real de la provincia de Soto Norte, y no haberse fijado en el páramo sino hasta este momento.

Estas expresiones despertaron la indignación de los bumangueses allí presentes quienes en señal de protesta decidieron voltear la espalda a la tarima principal, algunos hasta hacían señas obscenas con las manos, y gritando “sí al agua, no al oro”.

Del otro lado también se escucharon protestas, como cuando el senador Jorge Robledo inició su ponencia, y los habitantes de la provincia Soto Norte lo interrumpieron varias veces gritándole “politiquero, politiquero”.

Uno de los momentos más incómodos fue cuando uno de los ponentes pidió un minuto de silencio por las personas fallecidas en la avalancha de Angostura, y opositores del proyecto aprovecharon la ocasión para gritar arengas contra la Greystar y la minería a cielo abierto.

El punto de quiebre

La gota que rebosó el vaso fue cuando el ex concejal y candidato a la alcaldía de California, Víctor Arias Celis, presentaba su ponencia a favor de la minería a cielo abierto en Santurbán.

“En el discurso dijo que éramos unos ignorantes, y yo le dije que él era un comprado y más ignorante era él, entonces empezaron a tirar comida, a tirar botellas de agua”, cuenta Lucila Saldarriaga, veedora ciudadana de Girón.

“Me dijeron unas palabras soeces, y les dije que me las dijeran en la cara”, contó el ex Concejal. El hecho fue que Arias Celis se bajó de la tarima y dos personas se lanzaron a agredirlo, e incluso una mujer alcanzó a pegarle una palmada mientras era escoltado por la policía hacia los salones de Cenfer.

Por esta situación, a las tres de la tarde, la directora de Licencias Ambientales del Ministerio de Ambiente, la bumanguesa Luz Helena Sarmiento, señaló que se terminaba la audiencia. “No se dieron las garantías para culminar con la audiencia”, fue lo único que le dijo a Vanguardia Liberal antes de salir del recinto.

El procurador delegado para asuntos ambientales, Óscar Darío Maya, también estuvo de acuerdo en que se terminara la reunión: “El Ministerio maneja la audiencia y no puede permitir que se viole la ley en especial si se producen unas amenazas de agresión, eso no se puede permitir”.

Quienes no quedaron contentos con la decisión fueron las organizaciones que estaban en contra del proyecto, quienes minutos después de la actividad aún reclamaban la presencia del ministerio y la reanudación de la Audiencia.

Uno de los opositores al proyecto, que quiso conservar su identidad, dijo, sin embargo, que ellos mismos ‘dieron papaya’ para que se culminara la audiencia de esa forma.

A su vez Erwing Rodríguez – Salah, director ejecutivo de Fenalco Santander, señaló que a pesar de los inconvenientes lo que sí quedó claro en esta audiencia es que los bumangueses están en contra del proyecto minero de Angostura, posición reiterada no sólo por los ambientalistas sino también por los dirigentes de la región.

Al final de la jornada el Ministerio y el Procurador delegado hicieron el acta de terminación de la audiencia y en quince días hábiles se deberá tener una decisión sobre la viabilidad o no de Angostura.

Autoridades contra el proyecto

Los pronunciamientos que más hurras sacaron del auditorio fueron los del Procurador delegado para asuntos Ambientales, Óscar Darío Maya; del Gobernador de Santander, Horacio Serpa; el de la delegada de la defensoría del pueblo, Nayibe Ariza; Rodrigo Fernández, Secretario de Infraestructura; Roberto Smalbach, presidente de la Asamblea, todos ellos en contra del proyecto.

“La explotación de recursos naturales no renovables si bien genera empleo y ofrece unas posibilidades a un grupo importante de población, no ofrece desarrollo integral a la región”, indicó Serpa Uribe. Así mismo el representante del Alcalde de Bucaramanga fue enfático en afirmar que no podían apoyar un proyecto minero que pondría en riesgo el agua de Bucaramanga.

También hubo críticas al proyecto de regalías y expresiones de rechazo contra la Greystar, que señalaban que esta empresa se llevará todo el recurso y no le dejará nada a la comunidad.La Cdmb también reiteró su posición en contra del proyecto.

La posición de Greystar

El presidente de la compañía canadiense se vio seriamente preocupado por la fuerte oposición de la ciudadanía al proyecto Angostura: “Queremos desarrollar un proyecto con el apoyo de las comunidades y del gobierno nacional y regional y no queremos desarrollar un proyecto que cause este tipo de conflicto en las comunidades”, indicó.

Sin embargo, también fue claro en asegurar que lamenta que los  habitantes de Bucaramanga no quieran escuchar los argumentos que la empresa tiene para defender Angostura.

“Hubo una reunión informativa el 17 de febrero, donde tuvieron la oportunidad de preguntar a todos nuestros expertos y solamente 350 personas llegaron para discutir el proyecto de una manera razonable, unos días después diez mil personas estaban en las calles en una marcha por el agua”, señaló Kesler.

Frente a la posibilidad de que les nieguen la licencia, el ejecutivo señaló que esperará la decisión del Ministerio y depende de los argumentos presentados se tomarán decisiones.



Oro, nuevo combustible para la guerra en Colombia: New York Times
CONFLICTO ARMADO En un extenso reportaje, el diario neoyorquino asegura que la minería es un nuevo bastión para la financiación de los grupos armados ilegales.

http://www.semana.com

4 Marzo 2011

El periodista Simón Romero, del New York Times, recorrió varias minas de Antioquia, en donde asegura que la extracción ilegal de oro se ha convertido en una fuente de financiación del conflicto armado en Colombia.
 
El Times publicó un reportaje titulado “En Colombia, nueva fiebre del oro, combustible de un viejo conflicto”.
 
El artículo comienza con una escena de varios militares colombianos que estudian algunos informes de inteligencia que dan cuenta de “dos señores de la guerra con ejércitos privados” que se enfrentan en uno de las zonas mineras de Antioquia por el control de la explotación de oro.
 
A continuación, Romero dice que los militares viajan en helicópteros, “llevando un escuadrón élite armado con rifles de asalto al nuevo frente de la larga guerra de su país: las minas de oro”.
 
El periodista explica que con el auge de los precios del oro, las FARC y las bandas criminales que surgieron de los grupos paramilitares ahora utilizan ese dinero para financiar la guerra. Lo que “pone de relieve la dificultad de acabar con las endiabladas cuatro décadas del complejo conflicto en Colombia”.
 
El periodista aduce que los grupos ilegales están aprovechando las ventajas que dejan otras fuentes de dinero distintas a la coca.
 
El resultado: “una fiebre del oro como no se conoce ninguna en América del Sur, que alimenta la evolución de conflicto y lo mantiene vivo”, explica el reportero del Times.
 
El periodista estuvo en zonas mineras en Caucasia, Antioquia, en donde las retroexcavadoras están acabando con los bosques dejando tras de sí “paisajes lunares”.
 
“Algunas de estas minas pequeñas han existido durante décadas, ecos del frenesí que datan del saqueo de siglos atrás por conquistadores en busca de legendarios yacimientos de oro”, dice el reportaje.
 
Nuevas minas han aparecido con inusitada frecuencia, mientras el crecimiento del precio del oro ha subido al 30 por ciento y llegan “una gran cantidad de buscadores de fortuna, desde las multinacionales hasta campesinos que abandonaron el campo para coger las picas”.
 
El reportero indica que la explotación ilegal de las minas se hace con mercurio, un químico que se usa para separar el oro del barro.
 
“El papel de la guerrilla y de las nuevas organizaciones criminales en la apertura desordenada de nuevas minas ha hecho de Antioquia -el departamento cuya capital es Medellín- una de las regiones más mortales y con el medio ambiente más devastado de Colombia”.
 
Según varios estudios de Naciones Unidas, Antioquia tiene uno de los más altos niveles de contaminación por mercurio. “Se estima que 67 toneladas de la misma se liberan en el medio ambiente del departamento cada año, por cerca de 30.000 mineros que participan en la fiebre del oro”, dice el reportaje.
 
Además, Romero hace un recuento de la violencia que aqueja a la región. Dice, por ejemplo, que los ataques con granadas hacen de Caucasia una de las ciudades con más alto índice de homicidios: 189 por cada 100.000 habitantes.
 
Los ataques se deben a los grupos los Urabeños y los Rastrojos, grupos que “tienen más de 1.200 combatientes en sus filas. Cada uno surgió de los grupos paramilitares que se supone que se han desmovilizado hace años. A veces, estos herederos de los paramilitares han trabajo con las FARC, lo que ilustra la naturaleza post-ideológica de los conflictos de hoy”, explica.
 
“Es difícil para cualquier persona decir esto en voz alta, pero una razón por la que la guerrilla y las bandas criminales se están metiendo en el negocio del oro no es que sea rentable, sino porque se trata de un producto legal”, explicó una de las fuentes consultadas por Romero. "Es una manera de mantener viva la guerra", dijo.
 
El periodista contó que les preguntó a los mineros si sabían que el mercurio “daña el cerebro y el sistema nervioso central”. Ellos se encogieron de hombros. Uno de ellos explicó: 'Ahora es mucho más difícil cultivar coca, debido a la erradicación. Entonces ¿cuáles son mis opciones?'”.
 
También contó que varios de los mineros dijeron que tuvieron que pagar dinero por la protección para trabajar en la mina, pero se negaron a decir qué grupo la controlaba. “Exhibiendo un miedo latente”, dice Romero.
 
Según las autoridades, la mina se encuentra en una zona de disputa entre dos grupos armados ilegales: el de Sebastián Chanci, de los Urabeños, y Luis Enrique Calle, de los Rastrojos.
 
En otro municipio, recuerda el reportaje, 5.000 campesinos salieron a marchar en enero para protestar contra las operaciones militares contra la minería de oro y el cultivo de coca. “Los manifestantes dijeron que aunque las FARC les habían obligado a ir, sus quejas eran reales”.
 
“Los mineros y los consultores de seguridad describen cómo la zona se ha convertido en un bastión de las FARC, con el cobro de tarifas de extorsión con una precisión de un contador: 3.800 dólares al mes por cada retroexcavadora en funcionamiento, 141.000 dólares al mes por el permiso para explotar un determinado sitio, y así sucesivamente”, indicó Romero.
 
El reportaje termina con una declaración de un minero bastante elocuente: “Todo lo que puedo decir es que el dueño de las armas es el que da las órdenes”.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info