MAC/20: Mines and Communities

Peru update

Published by MAC on 2008-02-04


Peru update - Nueva Majaz retomará diálogo con comuneros?

4th February 2008

Peru's failure to update its mining tax laws - to favour the state rather than the miners - resulted in a loss of 2.7 billion dollars revenue in 2006 and 2007, according to a new report.

Río Blanco Copper – formerly Minera Majaz – has announced its intention to re-establish community dialogue after the resounding "no to mining" by community referendums carried out in September last year.


New Majaz will take up dialogue with communities

By Janina Cárdenas

30th January 2008

www.larepublica.com.pe

Mining company Río Blanco Copper – formerly Minera Majaz – announced that it will re-establish community dialogue in the area after the resounding "no to mining" results of the community referendums carried out in September 2007 in three districts of Piura, according to company manager Guobin Hu.

Guobin Hu said that the problems which have happened in the past are a result of the non compliance with promises of social investment ,and communication errors. "We should improve the information that we provide," he said.

To this end, he announced the development of a communication strategy which will allow the company to demonstrate the benefits of mining development. The president of the company, Xiaodong Huang, said that the company will invest U$1.5 billion to carry forth the copper mining project in Piura, but made clear that this will be carried out only if the community gives its social acceptance.

"Relations with the communities are improving, we are learning from the past and we are going to correct that which was wrong, we have to eliminate the misunderstandings and reconstruct dialogue, without dialogue there will be no project,' he assured.


PERU: Government Generosity Swells Mining Company Profits

By Milagros Salazar

LIMA, (IPS)

4th February 2008

The Peruvian government saw its tax revenues shrink by nearly 2.7 billion dollars in 2006 and 2007 as a result of a decision not to charge mining companies royalties or a tax on windfall profits generated by the current high prices, according to a civil society umbrella group.

Peru is Latin America's leader in the production of gold, silver, zinc, lead and tin, and the world's fifth biggest producer of gold, second of silver, third of copper and zinc, and fourth of lead. The mining industry accounts for nearly 60 percent of the country's export revenues.

"It is hard to understand why Peru gives away its natural resources when other states have adopted measures to increase their share of the benefits generated by extractive activities," said Nilton Quiñones, the author of the report by the Grupo Propuesta Ciudadana, which links non-governmental organisations working at the provincial and national levels.

The study, drawn up using official data, says that in the last two years the government forfeited 379 billion dollars in royalties from large mining companies that benefited from so-called legal stability contracts, which locked in each firm's tax status when they were signed under the administration of president Alberto Fujimori (1990-2000) with the aim of promoting private investment.

Because of the rise in international minerals prices and the dire poverty of the communities located near the mines, President Alan García pledged in his election campaign to renegotiate the contracts. But after he took office in July 2006, he said that was impossible, because renegotiations with the foreign companies could cause severe legal problems for Peru.

According to the Ministry of Energy and Mines, 25 of the 27 large mining companies operating in the country under legal stability contracts do not pay royalties. They include Canadian giant Barrick Gold and Yanacocha, the largest gold mine in Latin America, and the second largest in the world, which is operated by the U.S.-based Newmont Mining Corporation.

Nearly all of the 40 companies that do pay royalties are small and medium-sized operations, with the exception of Buenaventura, Shougang and Southern Peru, large corporations whose stability contracts expired in 2005 and are non-renewable.

García not only promised to renegotiate the mining companies' contracts in order to charge royalties, but also said he would levy a tax on windfall profits, to reflect the rise in mineral prices seen since 2003.

The Bloomberg economic news agency reported that prices for copper went up 111 percent from 2004 to 2005, 42.5 percent for gold, 65.5 percent for silver, 150 percent for zinc, 36.5 percent for lead and 15 percent for tin. But instead of renegotiating the contracts, in August 2006 Prime Minister Jorge del Castillo negotiated with the mining companies a "voluntary payment" of 172.4 million dollars a year for the five years that García will be in office, as long as metals prices remain high.

The payments were to go into an "Equality Fund" to fight poverty, malnutrition and social exclusion in poor mining regions. Over 50 percent of Peru's population is poor.

Propuesta Ciudadana estimates that mining companies took in windfall earnings of nearly 3.45 billion dollars in 2006, and nearly 4.14 billion dollars in 2007, as a result of the high international prices.

Large corporations took in most of the extra earnings. The Cerro Verde mining company, which operates in the southern region of Arequipa, saw its net earnings increase from 103 million dollars in 2004 to 930 million dollars in 2007, according to government figures.

Barrick Gold's net earnings climbed from 195.8 to 505.8 million dollars in the same period.

Among Peruvian firms, perhaps the one that benefited the most was Volcan, whose earnings soared from 24 to 449 million dollars. The state would have taken in an additional 2.27 billion dollars if it had charged the companies a 30 percent tax on the windfall profits -- a conservative proportion in terms of the international mining industry, according to Propuesta Ciudadana.

If the 379 million dollars in lost royalties are added to that, the total climbs to 2.65 billion dollars in revenue that the state coffers were deprived of, says the study.

"A number of countries have taken steps to raise the share of government revenue from resource extraction by raising taxes, renegotiating contracts with transnational corporations or increasing state ownership," says the United Nations Conference on Trade and Development (UNCTAD) World Investment Report 2006.

In Bolivia, the royalties and taxes paid by oil companies have been increased to 50 percent of the value of natural gas production, compared to between one and three percent in Peru.

In Ecuador, the government increased its share of gas and oil earnings since 2006 by renegotiating contracts.

And Mongolia adopted a 68 percent tax on windfall earnings that kicks in once the prices of gold and copper reach a certain level.

But Prime Minister del Castillo sees things in a different light, arguing that "if mineral prices have soared, the companies are paying more taxes as a result, and there are more resources to be distributed among the villages."

The National Society of Mining, Oil and Energy informed IPS that the mining industry paid the state three billion dollars in 2006 and an estimated 3.5 billion dollars in 2007.

"It's true that the mining industry's contribution to the state coffers is large. But the question here is that both the state and the companies should share the windfall earnings in a more equitable manner and the corporations shouldn't pocket by far the largest share," economist Humberto Campodónico, a columnist with the La República newspaper, told IPS.

U.S. economist and Nobel laureate Joseph Stiglitz, who Campodónico met with a few weeks ago in Lima, remarked that "the interest of the private sector is to maximise profit. And maximising profits means reducing to a minimum what it pays to the state."


Nueva Majaz retomará diálogo con los comuneros

Por Janina Cárdenas

Miercoles, 30 de Enero 2008 - http://www.larepublica.com.pe

La empresa minera Río Blanco Cooper – antes denominada Minera Majaz – anunció que restablecerá el diálogo con la comunidad de la zona luego del rotundo "no a la minería" como resultado de la consulta vecinal convocada en setiembre del 2007 por tres distritos de las alturas de Piura, informó su gerente adjunto Guobin Hu.

La consulta vecinal fue promovida por los distritos de Ayabaca, Pacaipampa y El Carmen de la Frontera, donde más del 90% de los votantes rechazó el proyecto minero de cobre Río Blanco –ubicado en la provincia de Huancabamba, departamento de Piura–, que en su momento promovía Majaz. Como se recuerda, el consorcio minero chino Zijin Tongguan adquiere en el 2007 el control de la compañía londinense Monterrico Metals, propietaria del yacimiento peruano de cobre Río Blanco.

INCUMPLEN PROMESAS

Guobin Hu dijo que el problema ocurrido en el pasado se debió al incumplimiento de las promesas de inversión social y a los errores de comunicación con la comunidad. "Debemos mejorar la información que brindamos", manifestó. En ese sentido, anunció que desarrollarán una estrategia de comunicación que les permita mostrar los beneficios del desarrollo minero.

A su turno, el presidente de la compañía minera, Xiaodong Huang, dijo que invertirá US$ 1.500 millones para llevar adelante su proyecto de extracción de cobre en Piura, pero dejó en claro que ello se concretará siempre y cuando tengan primero la aceptación social de las comunidades. "Las relaciones con las comunidades están mejorando, estamos aprendiendo del pasado y vamos a corregir lo que estuvo mal, tenemos que remover los malentendidos y reconstruir el diálogo, sin diálogo no hay proyecto", dijo.

FONDO SOCIAL

Anunció que su representada invertirá US$ 80 millones en dos fondos a favor del desarrollo que ha ofrecido a las comunidades campesinas Segunda y Cajas (Huancabamba) y Yanta (Ayabaca), las cuales están en el área de influencia de su proyecto minero en Piura, por lo que ahora esperan la respuesta de la población. El proyecto Río Blanco es un yacimiento de cobre y molibdeno con recursos de 1.257 millones de toneladas.

LA CIFRA

65 millones de dólares aportarían en regalías y canon a partir del 2011.


De Echave: "Población sabe de los peligros de crear un distrito minero"

http://www.cnr.org.pe

Lima, Febrero 2, 2008 (CNR) -- El cambio de nombre de la empresa minera Majaz S.A. a la denominada Río Blanco Copper S.A. no confundirá a los comuneros de la zona porque tienen conocimientos suficientes de los peligros que traería la creación de un distrito minero en las serranías de los departamentos de Piura y Cajamarca.

Así lo sostuvo el director de la ONG CooperAcción, José De Echave, quien opinó que así se le cambie de nombre a la empresa, la pretensión de llevar en su etapa de explotación el proyecto minero Río Blanco será aplicada con los mismos argumentos ya expresados. "Es decir, con los mismos errores cometidos por minera Majaz S.A."

En entrevista concedida a la Coordinadora Nacional de Radio (CNR), De Echave indicó que lo vivido en los últimos meses ha permitido que los comuneros de los distritos de El Carmen de la Frontera (Huancabamba), Ayabaca y Pacaipampa (Ayabaca) creen su propio diagnóstico de oposición tajante a cualquier inversión minera que pretenda convertir la zona en un distrito minero.

"La población esta muy bien enterada de lo que ocurre, sabe perfectamente lo que está ocurriendo, sabe los desafíos que se presentan, las amenazas existentes en relación al proyecto minero Río Blanco, y la disputa por recursos naturales e hídricos", afirmó.

Cabe recordar que la población de los distritos piuranos de Ayabaca, Pacaipampa y El Carmen de la Frontera rechazó mayoritariamente la actividad minera en sus respectivos distritos, a través de una consulta vecinal celebrada el 16 de setiembre sobre la presencia de la empresa minera Majaz S.A. Dicha compañía ahora denominada Río Blanco Copper S.A. pretende efectuar trabajos de explotación en Ayabaca y Huancabamba avalándose en documentos que no cuentan con el voto de los dos tercios de los miembros de dichas comunidades, tal como exige la Ley de Promoción de la Inversión Privada (LPIP), y que fueron suscritos con su antecesora, la empresa Coripacha.

En un informe del 2006, la Defensoría del Pueblo corroboró que los documentos que firmaron parte de los comuneros de Segunda y Cajas (Huancabamba) y Yanta (Ayabaca), poseen carácter contractual sólo con Coripacha, mas no con la minera Majaz.

Las operaciones de Majaz ponen en peligro las nacientes de la cuenca de los ríos Chinchipe y del Quiroz, cuyas aguas son utilizadas por las referidas localidades para su agricultura y ganadería, además de amenazar los ecosistemas de montaña donde se ubican los bosques de neblina y páramos. Los efectos contaminantes alcanzarían, también, a las provincias de San Ignacio y Jaén, en Cajamarca.


Generosidad estatal enriquece grandes empresas

Por Milagros Salazar

LIMA, feb 4, 2008 (IPS) - Perú es el principal productor de oro, plata, zinc, plomo y estaño de América Latina. La minería aporta cerca de 60 por ciento de los ingresos por exportaciones de este país. "No se entiende por qué Perú regala sus recursos naturales cuando otros Estados tomaron medidas para aumentar su participación en los beneficios generados por las actividades extractivas", se preguntó el autor del informe, Nilton Quiñones, de la no gubernamental Propuesta Ciudadana.

Este estudio, elaborado en base a datos oficiales, indica que en los últimos dos años el gobierno no cobró regalías por 379,3 millones de dólares a las grandes firmas mineras, beneficiadas por los contratos de estabilidad tributaria que congelan el pago de impuestos y que fueron firmados durante la gestión del presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

A causa del incremento de los precios en el mercado internacional de los minerales y la situación de pobreza de las comunidades aledañas a los yacimientos, el presidente Alan García se comprometió a renegociar esos contratos durante la campaña electoral.

Sin embargo, cuando asumió el gobierno el 28 de julio de 2006 dijo que no era posible, debido a que la renegociación con las mineras podía colocar al país en un "entrampamiento" jurídico.

Según los empresarios, se los debe eximir del pago de regalías porque las consideran un impuesto. Pero el Tribunal Constitucional estableció que se trata de una contraprestación por explotar recursos no renovables y que, por lo tanto, debían ser pagadas.

El Ministerio de Energía y Minas señala que 25 de las 27 grandes compañías mineras con contrato de estabilidad jurídica no pagan regalías. Entre ellas figura la aurífera más importante de América Latina, Yanacocha, de propiedad de la estadounidense Newmont y la peruana Buenaventura; y la canadiense Barrick Gold.

Hay otras 40 empresas que sí pagan, aunque son las más pequeñas, salvo Buenaventura, Shougang y Southern Perú, cuyos contratos de estabilidad vencieron en 2005 y no son renovables. La renegociación de los contratos prometida por Alan García no sólo contemplaba el cobro de regalías sino también un impuesto a las ganancias extraordinarias por el aumento de los precios de exportación a partir de 2003.

Según la agencia de noticias económicas Bloomberg, entre 2004 y 2005 el cobre aumentó 111 por ciento, el oro 42,5 por ciento, la plata 65,5 por ciento, el zinc 150 por ciento, el plomo 36,5 por ciento y el estaño 15 por ciento.

En lugar de renegociar los contratos, el primer ministro Jorge del Castillo negoció con las mineras en agosto de 2006 un aporte voluntario, de 172,4 millones de dólares anuales durante los cinco años de gobierno de García, siempre y cuando el precio de los metales se mantenga alto.

Propuesta Ciudadana calcula que en 2006 las mineras recibieron 3.448 millones de dólares de ganancias adicionales y que acumularon otros 4.137 millones de dólares extra en 2007 por los mayores precios internacionales.

Esta bonanza se refleja principalmente en las grandes compañías. La minera Cerro Verde, que opera en la región sureña de Arequipa, incrementó sus utilidades netas de 103,1 millones de dólares en 2004 a 930 millones en 2007, según la Comisión Nacional Supervisora de Empresas de Valores. La historia se repite con Barrick Gold, cuyas utilidades netas pasaron de 195,8 millones de dólares a 505,8 millones en el mismo período. La peruana Volcan es quizás una de las mayores beneficiadas entre las empresas nacionales: sus ganancias treparon de 24,4 a 449,6 millones de dólares.

El Estado hubiera percibido 2.275 millones de dólares si cobraba a las empresas 30 por ciento de las utilidades adicionales, que, según Propuesta Ciudadana, es un porcentaje conservador en términos internacionales para el sector de industrias extractivas.

Entre los 379,3 millones de dólares no recaudados en concepto de regalías y los 2.275 millones no ingresados por la no aplicación del impuesto a las ganancias adicionales, el país renunció a 2.654 millones de dólares, destaca el estudio.

Otros países incrementaron la presión fiscal o renegociaron sus compromisos con el sector de industrias extractivas, según el Reporte Mundial de las Inversiones 2006 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

En Bolivia, el cobro de regalías de petróleo y gas llega hasta 50 por ciento del valor de la producción, mientras que en Perú es de entre uno y tres por ciento. En Ecuador, desde 2006 el gobierno aumentó su participación en los ingresos en los proyectos de gas y petróleo a partir de las renegociaciones de los contratos.

Asimismo, Mongolia fijó un impuesto de 68 por ciento sobre las ganancias obtenidas por la explotación de cobre y oro, después de la deducción de los costos de extracción y sólo si los precios mundiales superan un determinado nivel.

Pero el primer ministro Del Castillo tiene otra opinión: "si se ha disparado el precio de los minerales, en consecuencia las empresas pagan más impuestos y hay más recursos que se distribuyen entre los pueblos", afirmó.

La Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía informó a IPS que el sector minero aportó al Estado en concepto de impuesto a la renta 3.000 millones de dólares en 2006 y se prevé que para el año fiscal 2007 que culmina en marzo de este año se superen los 3.500 millones.

"Es verdad que el aporte de la minería a las arcas del Estado es importante, pero de lo que se trata es de que tanto el Estado como las mineras compartan esta ganancia extraordinaria de manera más equitativa y que las compañías no se lleven, de lejos, la mayor parte", dijo a IPS el economista Humberto Campodónico, columnista del diario La República.

El estadounidense Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, quien estuvo hace pocas semanas en Lima, remarcó que "el interés del sector privado es maximizar sus ganancias. Y el maximizar las ganancias significa minimizar lo que se le paga al Estado".

 

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info