MAC: Mines and Communities

La Lucha Por "el Dorado" En El Sur De Bolivar

Published by MAC on 2005-07-25
Source: MUJER POPULAR ()

Mineros artesanales

LA LUCHA POR "EL DORADO" EN EL SUR DE BOLIVAR

http://www.redprodepaz.org

Artículo tomado de "MUJER POPULAR", medio informativo de la OFP
Por Equipo de Redacción MUJER POPULAR (Publicación Bimensual de la Organización Femenina Popular) Edición Julio-Agosto 2005
Correo-e: femenina@colnodo.apc.org
Fuente: OFP Barrancabermeja
Noticia publicada el 07/25/2005

Sur de Bolivar A la luz del futuro, los mineros de la serranía de San Lucas pueden llegar a su fin aplastados por la tecnología y el poder de las multinacionales. Su otra preocupación es el incremento del conflicto armado como resultado de los nuevos procesos de la explotación del oro. Guerrilla y paramilitares se enfrentan en medio de los asentamientos auríferos. Por estos días en Santa Rosa, sur de Bolívar, los mineros artesanales se rascan la cabeza y dan vueltas de una mina a otra, pues están intranquilos, buscando salidas a la encrucijada en que los tiene el gobierno colombiano: cumplir con el Código Minero que entró en vigencia en el 2001 y les obliga a legalizarse y trabajar con las normas de exploración y explotación que hasta ahora no han usado debido a los costos que esto representa. Reglas de juego que debe acatar cualquier persona natural o jurídica a la que se le adjudique una concesión aurífera. El que no lo haga puede perderla.

Los mineros aseguran que lo único claro es que no van a perder la tierra que les ha dado de comer por más de 50 años. La quieren para ellos, por eso muchos, la mayoría, decidieron legalizar las minas antes del plazo fijado hasta el pasado 31 de diciembre, a pesar de que eso represente limitar la explotación de los filones de la serranía. Se presentaron en forma asociada unos siete mil mineros. Sin embargo, no se van a legalizar todas las minas que han trabajado desde hace decenas de años. En Mina Vieja o San Pedro Frío hay mil hectáreas que están en litigio ante el consejo de Estado, una familia de la costa caribe reclama el territorio a pesar de que, según Nixon Rodríguez habitante del lugar, por allí nadie les conoce.

Gabriel Henao y Teofilo Acuña de la Federación Agrominera del sur de Bolívar –FEDEAGROMISBOL- piensan que la estrategia ha sido “irles cerrando los caminos” hasta tenerlos contra los socavones (lugares subterráneos de explotación). Y aunque todavía pasarán algunos años antes de que lo escrito en el papel se haga realidad, hasta ahora comprobaron que su vieja preocupación es cierta: llegó al territorio una multinacional.

En Santa Rosa, Morales y San Martín de Loba, la sociedad Kedadha, en representación de la Anglo Gold Ashanti, solicitó licencia para explorar y explotar un área minera de un millón 200 mil hectáreas, de las cuales, el gobierno nacional ya entregó en concesión 37 mil. Este megaproyecto no se limita al sur de Bolívar, los intereses abarcan un amplio espacio de territorio colombiano, en el Noreste Antioqueño y 33 mil hectáreas en la cuenca del río Cauca, del departamento del Risaralda, comprendiendo el corregimiento de Quinchía y áreas de Guática, Riosucio, Anserma, Neira y Filadelfia.

La tan mentada palabra multinacional, va de boca en boca las 24 horas a través de los asentamientos auríferos de la serranía de San Lucas. Organizados en asociaciones los voceros de la comunidad minera, unas 50 mil personas según el Alcalde de Santa Rosa, Pastor García, se preparan para exponer sus argumentos ante el gobierno.

Tienen desconfianza, por eso se están preparando para pedir un plan de desarrollo integral que garantice un medio ambiente sostenible, la propiedad de sus tierras, los Derechos Humanos y una vida digna.

Realizaron la Asamblea de Comunidades Mineras del Sur de Bolívar, Carlos Hurtado, en el municipio de Santa Rosa del 18 al 20 de mayo de 2005. El nombre del evento es un homenaje a la memoria de un líder campesino asesinado en 2005 por las FARC.

'Nosotros estamos acá pidiéndole al gobierno que nos de el título de nuestras minas”, aseguró Germán Borrea Acuña minero proveniente del sector de Mina Caribe.

Sin embargo, mientras las comunidades se organizan en torno a la defensa de sus derechos, los grupos paramilitares presentes en la zona, el Bloque Central Bolívar (BCB) vienen anunciando una toma armada a la zona minera antes de finalizar el 2005, según denuncias de las comunidades hechas a los alcaldes de la región.

El temor es generalizado, así se muestra el padre Rafael Gallego Romero, párroco del municipio de Tiquisio: “en este momento las comunidades mineras tienen gran preocupación por la inminente llegada de las multinacionales a su territorio, se teme que pueda haber un recrudecimiento de la guerra por el enfrentamiento de los sectores opuestos, lo que ocasionaría desplazamiento inmediato.”

En su opinión la toma de los territorios por parte de los grupos paramilitares, constituiría el primer paso para un control político, económico y social de las zonas mineras, acrecentando la guerra debido a la presencia de las guerrillas del ELN y las FARC.

La iglesia católica en cabeza del Obispo de la Diócesis de Magangue Monseñor Leonardo Gómez Serna, ha elevado su voz para que el gobierno se siente a dialogar sobre el tema con los habitantes de los asentamientos mineros.

Además de una crisis generada por los nuevos retos que plantea la estrategia de explotación del oro y demás recursos naturales de la serranía de San Lucas, los mineros se enfrentan a dificultades históricas propias de su oficio.

La contaminación personal y de los principales vertederos de agua como la quebrada La Torera, el trabajo infantil de cientos de hijos e hijas de familias mineras, la carencia absoluta de centros educativos y de salud, de vías de comunicación, de condiciones de vida digna.

Los mineros artesanales, en un 70 por ciento viven bajo ranchos de plástico, algunos sobreviven de actividades alternas de comercio a la explotación del oro y pagan dos veces más caro los víveres y mercancías en general.

Por estos días en las poblaciones mineras se habla el mismo lenguaje, con el mismo tono, los mineros le llaman resistencia para defender la propiedad de la tierra y los recursos naturales de la serranía de San Lucas.

Propuestas de la asamblea de mineros:

• Promover la organización de un movimiento regional por la defensa del territorio del Magdalena Medio y en particular por el sur de Bolívar.

• Formación, capacitación, investigación y asesoría jurídica que acompañe y fortalezca el proceso regional por la defensa del territorio.

• Diseñar y poner en marcha medios de comunicación alternativos de difusión e información.

• Fortalecer los procesos de construcción de soberanía alimentara y tecnificación de la producción minera.

• Socializar y actualizar el plan integral de desarrollo del Magdalena Medio Realización de una Asamblea Nacional, que permita socializar nuestras propuestas de defensa del territorio y articularlas a las de orden nacional.

• Desarrollar un plan de protección regional del medio ambiente.

• Hacer un referendo en el sur de Bolívar.

• Creación de una comisión regional de tierras que integre los diferentes procesos regionales e instituciones locales en la solución de la problemática.

• Desarrollo de un plan de Capacitación y sensibilización regional sobre titulación (trámites), reforma agraria, créditos y demás.

• Aplicar el jubileo para la situación de deudas de los campesinos del sur de Bolívar.

• Qué se aplique y desarrolle el decreto de protección a bienes patrimoniales.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info