MAC/20: Mines and Communities

Colombia Special - Edición especial Colombia

Published by MAC on 2007-02-24


Colombia Special - Edición especial Colombia

24th February 2007

Coal is Colombia's second largest export after oil. Those who profit most from it are the mining companies, Drummond (from the USA), Anglo American (based in Britain but with deep roots in South Africa), BHPBilliton (jointly listed on London and Australian Stock Exchanges and with strong South African connections), Xstrata (based in Switzerland but listed on the London Stock Exchange), and Glencore (a private Swiss company). Between them they control the enormous open cast mines of El Cerrejon in the northern province of La Guajira, and of La Loma in the neighbouring province of Cesar.

There is a long history in Colombia of paramilitary organisations, linked to local elites, clearing small farmers and artisanal miners off land in which multinational companies declare an interest, and intimidating those who oppose multinational involvement. Trade unionists in Colombia, including those in the mining industry, suffer the highest rates of assassination and repression of any country in the world.

Now, even the Colombian Government, eager to attract foreign investment by changing the country's mining codes, lowering royalties and allowing 100% repatriation of profits, is alarmed at the environmental damage being done by Drummond Coal. Not that it's concerned enough to support people from directly-affected communities who have been taking to the streets: popular protests two weeks ago against Drummond and its associate, Glencore, led to clashes with security forces resulting in major injuries and at least one death.

In late January and early February, representatives of communities displaced by mining at El Cerrejon visited Switzerland and Britain to tell people its citizens more about what the companies registered on their doorstpes have been doing in Colombia.

Meanwhile, smaller Colombian coal mines, long notorious for their appalling working conditions, are no cause for celebration: recent accidents in two of these pits have caused many deaths.


Doubts on Drummond Coal Megaproject in Cesar, Colombia

by Herminso Ruíz -- El Espectador

10th February 2007

http://www.elespectador.com/

On April 7, 2005, the multinational mining company Drummond Ltd presented to the Ministry of the Environment a request for environmental permits for a coal mining project in the municipalities of Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, Chiriguaná and El Paso, in the department of Cesar, Northeast Colombia. In these new areas, the firm intends to mine in what is called El Descanso, Símiloa, and Rincón Hondo - some estimated 1,056 million tons of coal in an area of over 60,000 hectares.

Without a doubt, this is the largest and most important open-pit coal operation project in recent times in Colombia. In fact, preliminary calculations by experts claim that in less than a decade profits will cause a 4% boost in the gross national product.

However, the National Attorney General has cast serious doubts on Drummond's proposal to mitigate the environmental impact which could be produced in the region by this megaproject.

In a 72 page report presented to the Ministry of Environment, the attorney Edgardo Maya Villazón stated that the proposal made by the foreign multinational to mitigate the harmful effects of the extraction of coal was full of untruths and did not accurately explain the environmental consequences which could be produced by the operations of the mining projects El Descanso, Símiloa and Rincón Hondo.

According to the document, within the environmental impact report of the project there were at least forty negative environmental impacts, among which were highlighted the contamination of water sources of the region, vital for an area which has built a good part of its economy on livestock. "The water resources are seriously affected by construction work and coal mining operations, because of increased discharge of industrial wastes into aquifers and the use of contaminated waters in mining activities."

The report also stated that the soil, water, fauna and flora are seriously affected by the construction of the mines, and will continue to be affected during mining operations. The analysis of the District Attorney's office says that Drummond's proposal to mitigate the environmental impacts to the air of the region is not technically complete, as it did not take into account the high levels of pollution that will come from the coal train lines connecting La Jagua de Ibiríco with La Loma.

This past February 2, the District Attorney held a public meeting with the goal of hearing the worries of the communities of the six municipalities in Cesar where the project will be developed. The president of Drummond, Augusto Jiménez, explained the economic "benefits" of the project and said that in this last decade royalties have been paid amounting to US$ 394 million. The representative of the multinational said that his firm is trying to minimize the environmental impact and that they will "reforest some corridors of the area" and stated that the landscape of the region will be modified to create "flat plains where they did not exist before and at the same time new hills." He concluded his presentation before the community by stating that in 1998 they created two thousand new jobs and in 2006 that will increase to six thousand.

The community, however, had different opinions and claimed, among other things, that the jobs created by Drummond for the people of the area "are dead end jobs and there is never the possibility of rising to leadership positions." There were also complaints over deterioration in the environment caused by the multinational in the area surrounding the coal mining project of La Loma. According to community members, Drummond has not met its commitments to mitigate the erosion in the area and to prevent air and water pollution. "Equally, in the studies which Drummond presented as parameters of the initial pollution they present levels which are not reflected in the actual levels of pollution today," said an official of the District Attorney's office in charge of the elaboration of the study.

That is precisely what the District Attorney emphasized in the repor -, the multiple environmental irregularities in the La Loma contract, signed by Drummond in 1987- and this is why the D.A. expressed their worries to the Ministry of the Environment in the approval process of this new license for the company to mine some 60,000 hectares in Cesar. The Ministry will have to resolve the multinational's request for environmental permits within the next few weeks.

According to the D.A., the management of soils that Drummond has done in La Loma project has been ineffective and the firm has caused irreparable damages. This is why, according to the document, "it is necesary that the Ministry takes into account this background," in order to ensure that "these results are NOT produced again," more so if the area of operations is more than 60,000 hectares.

"The D.A. detected that in the lands near by the current mining operations of La Loma, there are observable large mountains of rubble which have not been treated, and materials are dispersed through the atmosphere, affecting livestock, vegetation, and water sources. They are even inhaled by the neighbors of the area," added the report.

The oversight organization is also investigating the possible harms caused by Drummond in the Los Manantiales area, located near La Loma, where it appears there are several infrastructure road projects being carried out without authorization.

Finally, the Public Ministry indicates that "the uncertainty in the face of the probability of effects upon crops or livestock (by the operations of the mining megaproject) certainly diminishes the probability of other investments in nearby lands." They warn that they do not wish so say that the D.A. wants to oppose the Drummond project. "We simply want this project to be developed with respect to the environmental laws in the Constitution."

Since 2002, Colombia has registered proven reserves of coal of 6,267 million tons, representing some 80% of South America's reserves. The [large] greater part of the coal exported by the country is found in La Guajira and Cesar, and in 2003 more than 40,000 million tons were exported per year. In Cesar, the major coal mining firms are Consorcio Minero Unido S.A., Carboandes S.A., Carbones de La Jagua S.A., C.I. Prodeco S.A., Emcarbón S.A., Norcarbón y Carbones del Cesar S.A.


One Killed in Protest Against Mining Activities in Colombia

BOGOTA

10th February 2007

At least one person was killed and dozens were injured in a clash between security forces and demonstrators in the Northeast of Colombia, during a blockade of a road leading to coal mines operated by multinational companies. Medical sources said that the victim was shot in the head during the protests carried out in the mining town of La Jagua de Ibirico, near the border of Venezuela where around thirty persons, mostly civilians, were injured.

Neighbors of La Jagua de Ibirico began a strike on Saturday to protest the environmental damage which the mining operations have caused. According to councilperson William Días, one of the organizers of the demonstration, the clash began after the police launched tear gases at the persons who were occupying the barricades.

Alvaro Uribe, the President of Colombia, urged the companies Drummond (USA) and Glencore (Switzerland) to comply with their environmental plans which figure in the mining concessions received by the firms to carry out coal mining operations in the north of the country. Uribe said that both multinationals should carry out actions which prevent damage to human health and to recuperate the environment in La Jagua de Ibiríco (department of Cesar), a locality which has seen many revolts.

Uribe heard the claims of the local residents over the effects of mining activities on their health, provoking respiratory illnesses and the damages to the environment, such as contamination and the disappearance of water sources. He ordered that high level officials of the Ministries of Environment and and Social Protection travel in the next few days to La Jagua de Ibiríco in order to take charge of the issues that are each are responsible for.


Civil Society statement

Bogota

10th February 2007

VIOLENT ATTACK UPON PROTEST BY RESIDENTS OF LA JAGUA DE IBIRICO, IN CESAR DEPARTMENT, WHO ARE DEMANDING THAT GLENCORE AG AND DRUMMOND CEASE THEIR ENVIRONMENTAL CONTAMINATION, AND ARE INSISTING ON JOBS AND RESPECT FOR THE LIVES AND DIGNITY OF THE INHABITANTS OF THE AREA. THE POLICE HAVE KILLED ONE PERSON, INJURED MANY OTHERS AND TWO CHILDREN ARE IN CRITICAL CONDITION.

THE UNDERSIGNED LABOR, SOCIAL AND HUMAN RIGHTS ORGANIZATIONS DENOUNCE THIS SERIOUS AGGRESSION AGAINST THE VICTIMS OF THIS AREA OF LA JAGUA DE IBIRICO, WHERE COAL MINES OPERATED BY THE COMPANIES GLENCORE AG AND DRUMMOND ARE LOCATED. THE ATTACKS WERE CARRIED OUT BY POLICE FORCES AT THE SERVICE OF THESE TRANSNATIONAL COMPANIES. WE CALL URGENTLY FOR SOLIDARITY OF SOCIAL, HUMAN RIGHTS AND DEMOCRATIC ORGANIZATIONS OF THE WORLD TO PREVENT A MASSACRE OF THE CIVIL POPULATION OF LA JAGUA DE IBIRICO.

FACTS:

1. The population of La Jagua de Iberico-Cesar has for several years been suffering from contamination produced by mining operations and transport of coal in the mines of Glencore A.G. and Drummond, located in the jurisdictions of this municipality, and from unemployment, pulmonary illnesses of children, misery and the military-paramilitary presence which has accompanied the arrival of the transnationals and which has produced grave human rights violations. Because of this, two days ago the residents decided to carry out a peaceful protest to block the roads which enter and exit the town. Today, in an act of savagery characteristic of a fascist regime, the riot police violently attacked the march, murdering MANUEL CELIS MENDOZA, aged 42 years, and critically injured LAURA VALENTINA PALMA ORTIZ, 13 years, GABRIEL ENRIQUE GOMEZ, 22 years, NEGER ROBLES, 28 years (shot in the hip), HUGES CORONEL, YELY KARINA FONSECA, 13 years, and JAIO DIAZ. Also in critical condition is a two month old baby girl, YESI LICED GUERRERO, as well as another for whom it is not known if she is alive or dead.

2. This situation adds to the recent deaths of 40 miners in the departments of Norte de Santander and Boyacá. Adding to other accidents since 2004, this means that nearly 80 miners have died in entirely preventable accidents, since the close of MINERCOL Ltd, a state company in charge of the oversight of mines. We must add a death annually in the mine of Drummond, a similar figure for the mines of Cerrejón and other coal mines in Cesar, which show the humanitarian disaster which is being produced by coal mining operations, on the part of the transnationals and national monopolies.

3. Although it is quite clear that the most serious accidents are occurring in small mines which have little if any levels of industrial security, the coal extracted in those mines is bought by the larger transnationals who operate in Colombia and who do not have oversight over the security situations of the miners who work indirectly for these international monopolies.

4. The situation of the mining sector has worsened since the World Bank, IMF and the governments of the United States and Canada and the largest mining transnationals began to impose a model of mining-energy development upon our country, which has meant the merciless plunder of our natural resources, benefitting the transnationals exclusively and causing a humanitarian disaster of enormous proportions in our territory.

WE ASK:

That the Colombian state guarantee respect for the life and personal integrity of the inhabitants of La Jagua de Ibirico, attend immediately to the injured, free those arbitrarily arrested, arrest the murderers of Manuel Celis Mendoza and those who fired against the civil population, and become responsible for public order in the region without injuring or killing the inhabitants.

That the Colombian government and the representatives of the multinational companies who are exploiting natural resources in Colombia cease their criminal actions against defenseless residents who are only asking that their natural resources generate a minimum of benefits for the population; and not only for corrupt individuals who run the government, transnational companies and governments of countries such as USA, Canada, Switzerland and others, who, without any respect for human rights, purchase the blood-soaked coal produced in Colombia.

That the governments of the USA, Canada and Switzerland and the civil society of these countries initiate a processes of Truth, Justice and Reparations which make clear the role of these governments and their multinationals in the destruction of the social fabric made up by the labor unions, African descendants, indigenous persons, who are victims of the actions of these governments and companies, as was declared in the ruling of the PERMANENT TRIBUNAL OF THE PEOPLE who met this past November in Medellín.

That the Attorney General of the Nation investigate the murder of MANUEL CELIS MENDOZA and the injuring of other victims and arbitrary arrests; that the locations of the investigators of these incidents be changed, for the prosecutors office of Cesar does not offer any guarantees, as was clearly shown in the investigation of the homicide of Luís Emilio Zuleta, brother of the defender of human rights and activist of Sintraminercol Yesenia Echavarria, who was murdered, it is believed, at the hands of an official of the National Police this past December 10, 2006.

We ask social organizations throughout the world to:

1. Initiate actions of peaceful protest in the consulates and embassies of Colombia, such as have been carried out by our friends in Peru, demanding the cessation of criminal repression against the residents of La Jagua de Ibiríco, against miners who are members of Sintramienergetica and demonstrating against the criminal presence of the mining companies who operate in Colombia.

2. Push for decisions to suspend imports and new contracts against the multinationals and national monopolies who are carrying out the repression against residents and social organizations in our country.

3. For employees of these same companies to carry out protest actions such as strikes and meetings, demanding the ending of the criminal repression against inhabitants of La Jagua de Ibirico.

4. Demand that the governments of USA, the United Kingdom and Israel cease immediately the military aid which these countries give to the Colombian government, which is committed to grave violations of human rights and led to protect the economic interests of the multinationals of these nations.

[For a list of organisations signing on to this statement, see Spanish version below]. *


Profiting from loss

Home truths: bringing the Cerrejon struggle to Britain

by Richard Solly, Colombia Solidarity Campaign, London, England, 18 February 2007.

Visit to Britain by representatives of Colombian communities displaced by British-owned coal mines

Jose Julio Perez, President of the Social Committee for the Relocation of Tabaco, and Armando Perez, the community's legal representative, were in Britain from 26 January to 6 February 2007 as guests of the British-based Colombia Solidarity Campaign. They had spent the previous ten days in Switzerland as guests of ASK, Arbeitsgruppe Schweiz-Kolumbien (Switzerland-Colombia Working Group).

They were joined for part of their British visit by Alirio Uribe, President of CAJAR (the Jose Alvear Restrepo Lawyers' Collective in Bogota), who is helping them in their struggle for justice.

They were seeking political and practical support for the communities displaced, or facing displacement, by the Cerrejon mine in the northern Colombian Department of La Guajira, a mine owned by three British-based multinational mining companies.

Meetings were held with members of the Colombian community and the Colombia Solidarity Campaign committee, the Foreign and Commonwealth Office, Amnesty International, Transparency International, trade union organization Justice for Colombia and a number of lawyers' organizations. The visitors also met with Labour Party Member of Parliament Jeremy Corbyn, Lord Beaumont (Green Party) and Lord Avebury (Liberal Democrats), obtaining commitments to write to the British Government and to the companies and to raise the issue in the British Parliament. As a result of meetings with staff at the offices of Green Party Members of the European Parliament, Jean Lambert and Caroline Lucas, interventions will also be made in the institutions of the European Union.

A public meeting, co-sponsored by the ABColombia Group of development agencies, was held in the auditorium of Amnesty International's UK offices in London.

Other public meetings were held in Bristol, Canterbury, Hull and Oxford. Bristol Colombia Solidarity Campaign is committed to continuing support for the communities and has made strong links with local climate change campaigners. Canterbury and Hull were new venues for Colombia Solidarity and meetings were organized with the help of the World Development Movement, Green Party and peace groups. Oxford Solidarity for Colombia organized the meeting at Ruskin College, Oxford, with the help of the Oxford Trades Council and other solidarity groups. The auditorium was packed with students, trade unionists and activists.

On the final day of the visit, Jose Julio and Armando met with Marc Gonsalves and Claire Divver of Xstrata plc, one of the three London-listed multinationals which own the Cerrejon mine. The meeting was both cordial and frank and gave the visitors some hope that there might be a positive change of approach on the part of Cerrejon Coal, the subsidiary which operates the mine. But even Marc Gonsalves said that he did not expect them to trust his words until they could see them put into practice. The communities and their supporters must wait and see.

During the visit, Sintracarbon, the union representing workers at the Cerrejon mine, settled its dispute with the company. In the end it was unable to force the company to include community demands in the agreement, to the bitter disappointment of both union and displaced communities. But its effort to do so is unprecedented and there is no doubt about its commitment to continue supporting the communities in their struggle for justice.

The visitors emphasized the importance of campaigning for the fulfilment of the 2002 Colombian Supreme Court decision ordering the reconstruction of the destroyed village of Tabaco. They also seek physical accompaniment as a way of ensuring their safety against attack; political solidarity to strengthen the communities' organization in the face of the enormous power of the companies; financial help to equip a community office, to mitigate hunger among the children and if necessary to buy land; medical assistance because so many are ill because of contamination from the mine; academic assistance in researching and proving the social, medical and environmental impacts of the mine; support from British trade unions for Sintracarbon's work of solidarity with the communities; and practical help and professional solidarity for Armando Perez in his struggle against the judicial persecution unleashed against him because of his work for the people of Tabaco.

Background:

Coal mining and forced displacement in Colombia: the British connection

The huge Cerrejon opencast coal mine in the province of La Guajira in northern Colombia was opened in the late 1970s. It was 50% owned by the Colombian government and 50% owned by Intercor, a subsidiary of the US multinational Exxon. Intercor operated the mine. It is said that the guaranteed supply of cheap coal from Colombia supported the Thatcher Government in the destruction of the British coal mining industry. The tracks for the railway which takes the coal from the mine to the port of Puerto Bolivar were provided by British Steel.

In early 2001, the Colombian government's 50% share of the Cerrejon mine was bought up by a consortium of three companies: Anglo American (British), BHPBilliton (Australian, but listed on the London Stock Exchange and with important offices in London) and Glencore (a private Swiss company). In August 2001 most of the village of Tabaco was demolished without warning and its inhabitants evicted with the help of armed security personnel to make way for mine expansion. The rest of the village was demolished in January 2002. In February 2002 the consortium bought out Intercor and took over operation of the mine through a company called Carbones del Cerrejon or Cerrejon Coal Company, in which each of the multinationals has a one-third share. It looks as though Tabaco was demolished to make life easy for the consortium when it took over.

In May 2002 the Colombian Supreme Court ordered the local authority (the municipality of Hatonuevo) to reconstruct a viable settlement for the now displaced community, in a new location acceptable to the people of Tabaco, beginning immediately. This has still not been done. The Alcalde (Mayor) of Hatonuevo claims that it is impossible for the municipality to comply with the court's decision for lack of money. He is adamant that the mining company should finance the reconstruction. The national Procurator's Office insists that the municipality comply with the Supreme Court decision using its own resources; but it does not enforce the decision. Meanwhile, the community has found a suitable location for reconstruction of an agricultural settlement at La Cruz, a rural property of 450 hectares whose owner is very happy to sell - but the community cannot afford to buy.

The multinationals are eager to put the matter of Tabaco behind them because it damages their international image. Both Anglo American and BHPBilliton have repeatedly stated that they were not responsible for the 2001 demolitions, even though their consortium owned 50% of the mine at that time. Cerrejon Coal has increased its offer of individual financial compensation to community members still holding out for a community relocation agreement - though not to a level adequate to compensate them for the destruction of their agricultural livelihood and the disruption to community life. The company has also invested in smallscale economic projects in the area.

The company has insisted that 95% of Tabaco's original community members opted for individual financial compensation rather than community relocation. It has not, of course, described the intense pressure to which community members were subjected, including being told by representatives of the mine operator that they had better settle quickly or they would get nothing, and this at a time when some of them were already finding it impossible to make a living because of the amount of agricultural land that had been swallowed up by the mine.

Tabaco is not the only community to have been displaced by force so that the mine can expand: a number of Afrocolombian communities around the mine were dispersed without compensation when the mine was first being developed; so were Indigenous Wayuu communities around Puerto Bolivar, on the coast of the Guajira peninsula, from which the coal is exported. More communities face displacement because of continued expansion of the mine.

Community members tell us that householders are still being picked off one by one, pressured to sell up for inadequate sums, told that they must agree to individual settlements or get nothing, intimidated if they hold out for collective negotiation; that self-respecting, independent agricultural communities are being impoverished, broken up and scattered in the face of an economic model being imposed from on high because it represents 'progress'. Many see the company-sponsored economic projects as an example of charity being offered instead of justice. Despite taxes and royalties paid by the mine, La Guajira suffers extremely high levels of unemployment and malnutrition and there is no safe public supply of water.

The trade union representing workers at the mine, Sintracarbon, included the communities' demands in its own negotiations with the company, which were concluded at the end of January. The union was unable to persuade the company to accept the communities' demands, but the union's recent support has been unprecedented and was warmly welcomed by the communities. The union and the communities continue to insist on collective negotiation leading to community relocation and realistic levels of compensation, so that people can continue their agricultural lives as communities on other suitable land in the area.

In March 2006, Glencore's share of the mine was bought out by another Swiss-based company, Xstrata. This company is listed on the London Stock Exchange and has important offices here. So now all three companies involved have bases in London. Many pension funds invest in these companies. Many ordinary working people in Britain, without knowing it, are benefiting from the destruction of farming communities in La Guajira by the world's richest mining multinationals.

How you can help

Urge the British Foreign Secretary (Margaret Beckett), the Secretary of State for Trade and Industry (Alastair Darling) and the Secretary of State for International Development (Hilary Benn) to insist that the British-based companies involved at El Cerrejon (Anglo American plc, BHPBilliton plc and Xstrata plc), and the Colombian Government, accept the following demands of communities that have been or will be displaced by the mining:

collective negotiation between representatives of the communities of Tabaco, Roche, Chancleta, Patilla, Tamaquitos, Los Remedios and Provincial, and the Cerrejon Coal Company, in the presence of the Sintracarbon trade union and international observers community relocation for the people of Tabaco, Roche, Chancleta, Patilla and Tamaquitos adequate levels of financial compensation for all community members.

You can write to these Ministers at the House of Commons, London SW1A 0AA, England.

Write to the British-based mining companies directly with the same urgent request.

Sir Mark Moody Stuart, Chair, Anglo American plc,
20 Carlton House Terrace, London SW1Y 5AN.

Don Argus, Chair, BHPBilliton plc,
Neathouse Place, London SW1V 1BH.

Willy Strothotte, Chair, Xstrata plc,
4th Floor, Panton House, 25 Haymarket, London SW1Y 4EN.

Please forward replies received to:

Mining Campaign, Colombia Solidarity Campaign, PO Box 8446, London N17 6NZ.

http://www.colombiasolidarity.org.uk For further information, contact Colombia Solidarity Campaign,

info@colombiasolidarity.org.uk, and see other articles on the Mines and Communities Network website.


Union-Community Solidarity in Colombia: Sintracarbón Takes a Stand

Suzanne MacNeil, Colombia Journal

19th February 2007

Violence in Colombia has historically affected certain groups disproportionately. Labor unions suffer the highest rates of assassination and repression of any country in the world, while rural communities suffer poverty, massacres, and forced displacement at the hands of armed groups. Meanwhile, multinationals go about their operations in Colombia with complicity or direct involvement in human rights violations when it serves their interests. But when the most powerless and vulnerable people join forces, even the most influential business players in the global economy find themselves on the defensive.

A number of Afro-Colombian and indigenous communities clinging to survival in the northeastern department of the Guajira have found an ally in Sintracarbón, the national union of coal industry workers, which represents employees of the multinational-owned Cerrejón Mine. At a time when unions are most vulnerable to attacks by armed groups, and when their own rights as workers are at stake, Sintracarbón made a courageous stand in their most recent collective bargaining proposals and insisted on including demands centered on the mine's unjust treatment of local communities.

In a statement issued in November 2006, the union declared, "These communities are being systematically besieged by the Cerrejón Company. The company begins by buying up the productive lands in the region surrounding the communities, encircling each community and destroying inhabitants' sources of work. Sintracarbón has committed itself to the struggle of the communities affected by the mine's expansion."

This surprising tale of solidarity has its origins in the forced displacement of Tabaco, a small Afro-Colombian community. A long process of coercion and intimidation of residents culminated in the destruction of Tabaco by state and mine security forces in August 2001. The forced displacement was carried out to make way for the expansion of Cerrejón, the world's largest open-pit coal mine.

Tabaco's former residents were left with little or no compensation, no recognition of being an Afro-Colombian community, and a Colombian Supreme Court ruling in their favor which, having been thus far unenforced, is a source of cold comfort in a region where the powerful consortium of multinational mining companies-BHP Billiton, Anglo American and Xstrata/Glencore-holds considerable political sway.

Other Afro-Colombian and indigenous communities living on the periphery of the encroaching Cerrejón Mine are not only in danger of meeting the same fate as Tabaco, but are also suffering the day-to-day difficulties of living in uncomfortably close proximity to the mining operations. None of the Cerrejón's employees live in the affected communities, and the following statement reflects the extent to which the company's treatment of the communities was a shocking revelation to the union. As Sintracarbón observed, "The United Nations has established categories of 'poverty' and 'extreme poverty,' but these communities have been reduced to the conditions that we could call the 'living dead.' They do not have even the most minimal conditions necessary for survival. They are suffering from constant attacks and violations of their human rights by the Cerrejón Company."

It is common for corporations doing business in Colombia to contract the army, irregular armed groups or their own private security forces to defend their operations, and the Cerrejón is no exception. While Cerrejón management point to the need to protect operations from guerrillas and subversives, the people of the communities recount ongoing instances of harassment, theft of livestock and restrictions on their freedom of movement.

Intimidation via security forces is only one problematic aspect of the mine abusing its power. As some of the communities start to enter the "negotiating" process with the mine concerning their land, they recall with apprehension the same dynamic of deliberately misleading tactics, followed by threats and coercion, all suffered by Tabaco's residents before they were finally driven off their land. "Another of the company's macabre tactics has been to cut off the communities' electricity periodically," Sintracarbón points out. "This is just another element in the systematic process of annihilation of the communities, to create despair so that they will negotiate from a position of weakness, desperation and hopelessness, and agree individually to the company's terms."

Sintracarbón's contract negotiations with the mine ended with only a few of their own demands being addressed and with the company remaining intransigent with regards to reparations and collective relocation for Tabaco. However, the union succeeded in its insistence to be included in the future negotiations that the mine holds with communities for their land. "Initially the Cerrejón Company's position was that it would not discuss the communities issue at all at the negotiating table," said Sintracarbón member Jairo Quiroz Delgado, noting that international solidarity from groups in North America and Europe helped change the company's mind. "The results may not be everything we hoped for, but knowing these multinationals, we feel it is a political advance. From now on the union will participate in everything related to the company's social programs, and it will have a presence at the negotiations with the communities."

Having the support of a union such as Sintracarbón goes a long way towards lending a bit more leverage to people who otherwise have few resources and technical assistance at their disposal, and helps to mitigate the enormous advantage enjoyed by a company that can largely set the terms of bargaining in its own favor. As Aviva Chomsky, a history professor who has worked to create awareness of the plight faced by the mine-affected communities, notes, "Here we have some of the most powerless people in the world-indigenous people with no resources, no electricity, no water-and some of the most vulnerable-a union in a country with the highest rates of assassination and repression against union activists in the world-taking on some of the most powerful multinationals in the world today. We have a lot to learn from their example."


Coal mine explosion in northeast Colombia kills 32

By MARKO ALVAREZ, Associated Press

4th February 2007

SARDINATA, Colombia -- Crews battling dangerously high levels of methane gas have recovered 19 bodies from a coal mine where an explosion killed 32 miners in northeast Colombia, an official said Sunday.

Initial efforts to remove the bodies trapped more than 1,300 feet underground by Saturday's explosion were hampered by toxic gases in the makeshift mine, said Fernando Rosales, director of civil defense in Norte de Santander state.

"Luckily, the conditions have improved greatly and the recovery operation is moving more fluidly," said Rosales, adding that 19 bodies had been recovered so far from the mine in the remote hamlet of San Roque, 255 miles northeast of Bogota.

Rosales said 31 miners died in the mine, while another managed to escape after the blast but died at a hospital in Cucuta, capital of Norte de Santander. Dangerous levels of trapped methane had made it impossible for work crews to remain below ground for extended periods.

President Alvaro Uribe was expected to travel to Norte de Santander later Sunday to offer condolences to family members gathered outside the mine, Minister of Social Protection Diego Palacios told Caracol Radio.

Rosales said the explosion was caused by "some spark and the gas that was inside." Norte de Santander is a violence-ridden state overrun by leftist guerrillas and right-wing paramilitary groups who often battle each other for control of lucrative drug smuggling routes across the border with Venezuela.

Many mines in this Andean nation are makeshift affairs with few or no safety procedures. In 2001, at least 37 gold miners were killed after a hillside gave way and swept over them at a strip mine 120 miles west of Bogota.


Eight Die in Central Colombia Mine Blast

By Michael F. Haverluck

7th February 2007

CBNNews.com -- BOGOTA, Colombia (AP) -- Eight coal miners were killed Tuesday in an underground explosion just 110 miles north of Bogota. Three days earlier, a northeast mining explosion claimed the lives of 32.

Despite rescue attempts at the mine in the town of Gameza, all nine workers trapped in the mine were killed.

Seven men and one woman were reported to be the victims of the latest Colombia mine explosion, according to a Boyaca state police spokeswoman.

Rescue officials stopped one miner from entering the mine to rescue his fellow workers, stating that it was too dangerous. Three days before the central Colombia explosion, 32 miners lost their lives as methane gas ignited in a mine in the nation's northeast.

Erosion and landslides have been the causes of previous mining fatalities in Colombia, which registers coal as its second largest legal export behind oil.


Reparos a un megaproyecto carbonífero de Drummond en Cesar

Por Herminso Ruiz - El Espectador , 10 de febrero de 2007
http://www.elespectador.com/elespectador/

Serios cuestionamientos ambientales de la Procuraduría tienen en veremos el proyecto minero más importante del país. Una multinacional solicitó licencia para explotar 60 mil hectáreas en el Cesar.

El 7 de abril de 2005, la multinacional Drummond Ltda. tramitó ante el Ministerio de Medio Ambiente una solicitud de licencia ambiental para el proyecto de explotación minera de carbón en los municipios Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, Chiriguaná y El Paso, en el departamento del Cesar. En las nuevas zonas que se pretende explotar y que se han denominado El Descanso, Similoa y Rincón Hondo, se estiman reservas de 1.056 millones de toneladas de carbón, en un área de más de 60 mil hectáreas.

Sin duda, se trata del proyecto de explotación de carbón a cielo abierto más importante de los últimos tiempos en el país. De hecho, cálculos preliminares de los expertos coinciden en señalar que en menos de una década las utilidades para la economía colombiana ascenderían al 4% del producto interno bruto (PIB). Sin embargo, la Procuraduría General de la Nación hizo serios reparos a la propuesta de la Drummond para mitigar el impacto ambiental que podría originar este megaproyecto en la zona.

En un informe de 72 páginas que ya fue puesto a consideración del Ministerio del Medio Ambiente, el procurador Edgardo Maya Villazón conceptuó que la propuesta de la multinacional extranjera para amortiguar los efectos nocivos de la extracción del carbón tiene muchas falencias y no se compadece con las consecuencias ambientales que podrían derivarse de la ejecución de los contratos mineros El Descanso, Similoa y Rincón Hondo.

Según el documento, dentro de la evaluación ambiental del proyecto se encontraron 40 impactos ambientales negativos, entre los que se destacaron la contaminación de las fuentes hídricas de la región, vitales para una zona que ha edificado buena parte de su economía en la ganadería. "Los recursos acuáticos son muy afectados en las labores de montaje y en la explotación del material (carbón), debido al aumento de descargas de residuos industriales sobre los acuíferos y al aporte de aguas con residuos de la actividad minera".

Asimismo, observó el mencionado informe, el suelo, el agua, la fauna y la flora son altamente afectados por las actividades de montaje de la mina y seguirán siendo afectados durante su explotación. El análisis de la Procuraduría sostiene que la propuesta de la Drummond para mitigar los impactos ambientales en el aire de la región no es técnicamente completa, toda vez que no tuvo en cuenta la alta contaminación existente en la vía del carbón que comunica a La Jagua de Ibirico con La Loma.

El proceso

En 1987, la Drummond Ltda. obtuvo los derechos para la exploración y la explotación de carbón en el Cesar en el área comprendida entre los municipios de El Paso, La Jagua de Ibirico y Chiriguaná. Esta zona se denominó como el proyecto carbonífero La Loma. Según los estudios, dicho proyecto tiene unas reservas de 360 millones de toneladas de carbón distribuidas en 10 mil hectáreas. Sin embargo, a finales de 2003 sólo se habían extraído 75 millones de toneladas.

No obstante, recientes análisis de la multinacional encontraron que en las zonas denominadas El Descanso, Similoa y Rincón Hondo, en el Cesar, se estiman reservas de 1.056 millones de toneladas de carbón. Debido a este importante hallazgo, en abril de 2005 la Drummond inició los trámites ante el Ministerio del Medio Ambiente para la consecución de la licencia ambiental para explotar casi 60 mil hectáreas de la zona en los próximos 30 años.

El pasado 2 de febrero la Procuraduría convocó a una audiencia pública con el fin de valorar las inquietudes de la comunidad de los seis municipios cesarenses en los cuales se desarrollará el proyecto de explotación carbonífera más importante del país. Allí el presidente de la Drummond, Augusto Jiménez, explicó los "beneficios" económicos del proyecto y advirtió que en la última década, por concepto de regalías, se han pagado US$394 millones.

El representante de la multinacional indicó que se tratará de minimizar el impacto ambiental y que para ello "se reforestarán algunos corredores (de la zona)", y manifestó que el paisaje de la región se modificará y que se crearán "llanuras planas que antes no existían e igualmente colinas nuevas". Y concluyó su presentación ante la comunidad asegurando que en 1998 se originaron 2 mil empleos directos y que en 2006 se incrementaron a 6 mil.

La comunidad, sin embargo, opinó distinto y reclamó, entre otras cosas, que los puestos que ofrece la Drummond a la gente de la región "no pasan de ser cargos de oficios varios y no existe la posibilidad de ascender a cargos directivos". También se quejó sobre el deterioro ambiental ocasionado por la multinacional en la zona que rodea el proyecto carbonífero de La Loma. Según la comunidad, la Drummond ha incumplido con sus compromisos para mitigar la erosión en el sector y para evitar la contaminación del agua y el aire.

"Igualmente, los estudios que presenta la Drummond toman como parámetros de contaminación inicial del aire cantidades que no representan la contaminación actual", señaló un funcionario de la Procuraduría que estuvo a cargo de la elaboración del estudio.

Más reparos

Precisamente, la Procuraduría enfatizó en su informe sobre las múltiples irregularidades ambientales en el contrato de La Loma, adjudicado a la Drummond en 1987, y por ello expresó su preocupación al Ministerio del Medio Ambiente en el trámite de esta nueva licencia para que la misma compañía explote 60 mil hectáreas en el Cesar. El Ministerio tendrá que resolver la solicitud de licencia ambiental de la multinacional en las próximas semanas.

Según la Procuraduría, el manejo de suelos que le ha dado la Drummond al proyecto de La Loma ha sido ineficiente y ha ocasionado daños ambientales irreparables. Por ello, dice el documento, "es necesario que el Ministerio tenga en cuenta este antecedente", para evitar "que estos resultados se produzcan nuevamente", máxime si el área a explotar es de más de 60 mil hectáreas.

"La Procuraduría detectó que en los predios aledaños a la actual explotación de La Loma se observan grandes montañas de estériles que no han sido dispuestas y que con el aire se dispersan en la atmósfera, llegando finalmente al ganado, a la vegetación, a las fuentes hídricas e incluso son inhaladas por los vecinos de la zona", agregó el informe. Asimismo, el organismo de control investiga los posibles daños causados por la Drummond en el predio Los Manantiales, ubicado cerca de La Loma, donde al parecer se realizan obras de infraestructura vial sin autorización.

Finalmente, el Ministerio Público indicó que "la incertidumbre frente a la probabilidad de afectación de cultivos o ganadería (en razón de la explotación de este megaproyecto minero) disminuye la probabilidad de inversión en tierras aledañas". Y advirtió que no pretende la Procuraduría oponerse al proyecto de la Drummond. "Simplemente busca que se desarrolle respetando la normatividad" ambiental sustentada en la Constitución.

Así las cosas, el proyecto minero más importante del país en la actualidad, considerado por los expertos de una magnitud tres veces mayor que la de El Cerrejón, tambalea por ahora debido a los reparos de la Procuraduría y de la propia comunidad cesarense.

Empleo

Según cifras de la Drummond, el aporte socioeconómico del proyecto indica que en 1998 existían 2000 empleados directos y durante 2006 se incrementaron en 6.000, esperando que con los nuevos proyectos la tendencia de 500 empleados directos por año se mantenga. Actualmente el 48% de los empleados son del Cesar, el 7% del Magdalena y el 2% de Córdoba. Es decir, el 86% de los empleos en la empresa son de colombianos oriundos de la Costa.

La Corte

La Corte Constitucional, en la sentencia C-339 de 2002, advirtió que es necesario conciliar el grave impacto ambiental de la minería con la protección de la biodiversidad y el derecho a un medio ambiente sano, para que ni uno ni otro se vean sacrificados. "Es aquí donde se aplica el concepto de 'desarrollo sostenible' que puede hacer factible el progreso de las próximas generaciones en consonancia con un desarrollo armónico de la naturaleza".

Reserva

Hacia 2002, Colombia registró reservas probadas de carbón de 6.267 millones de toneladas, que representaban el 80% de las de Suramérica. La mayor parte del carbón que exporta el país se encuentra en La Guajira y el Cesar, y para 2003 se exportaban más de 40.000 millones de toneladas al año. En el Cesar, las empresas explotadoras de carbón son: Consorcio Minero Unido S.A., Carboandes S.A., Carbones de La Jagua S.A., C.I. Prodeco S.A., Emcarbón S.A., Norcarbón y Carbones del Cesar S.A.


AGREDIDA VIOLENTAMENTE PROTESTA DE HABITANTES DE LA JAGUA DE IBIRICO-CESAR, QUE EXIGIAN A LA GLENCORE A.G. Y A LA DRUMMOND EL CESE DE LA CONTAMINACION AMBIENTAL, PUESTOS DE TRABAJO Y RESPETO A LA VIDA Y DIGNIDAD DE LOS HABITANTES DE LA ZONA. LA POLICIA ASESINA UNA PERSONA, HIERE A VARIAS DE ELLAS Y 2 NIÑOS SE ENCUENTRAN EN ESTADO GRAVE.

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES, SOCIALES Y DE DERECHOS HUMANOS ABAJO FIRMANTES, DENUNCIAMOS LA GRAVE AGRESION DE QUE HOY SON VICTIMAS LOS HABITANTES DE LA POBLACION DE LA JAGUA DE IBIRICO, DONDE OPERAN UNA MINA DE CARBON DE LA COMPAÑÍA GLENCORE A.G. Y OTRA DE LA DRUMMOND, POR PARTE DE FUERZAS POLICIALES AL SERVICIO DE ESTAS TRANSNACIONALES. LLAMAMOS URGENTEMENTE A LA SOLIDARIDAD DE ORGANIZACIONES SOCIALES, DE DERECHOS HUMANOS Y DEMOCRATICAS DEL MUNDO PARA EVITAR QUE SE MASACRE A LA POBLACION CIVIL DE LA JAGUA DE IBIRICO.

HECHOS:

1.- La población de la Jagua de Ibérico-Cesar, viene sufriendo desde hace años la contaminación producida por la explotación y el transporte de carbón, de la minas de Glencore A.G. Y Drummond ubicadas en las jurisdicciones de este municipio y del Paso, del desempleo, de enfermedades pulmonares de niñas y niños, de la miseria, de la presencia militar-paramilitar que ha acompañado la llegada de la Transnacional y que ha producido gravísimas violaciones a los Derechos Humanos, por ello desde el día de ayer los habitantes decidieron hacer una protesta pacifica que bloqueo las vías de entrada y salida de la población; Hoy en un acto de salvajismo propio de un régimen fascista, la Policía antimotines respondió agrediendo violentamente la marcha, asesinado a MANUEL CELIS MENDOZA de 42 años, hiriendo gravemente a LAURA VALENTINA PALMA ORTIZ de 13 años, a GABRIEL ENRIQUE GOMEZ de 22 años, a NEGER ROBLES de 28 años (herido de bala en la cadera), a HUGES CORONEL, a YELY KARINA FONSECA de 13 años, y a JAIRO DIAZ, además esta en grave la niña YESI LICED GUERRERO de 2 meses y a otro menos del cual no se sabe si esta muerto o herido.

2.- Esta situación se suma a la reciente muerte de 40 mineros en los departamentos de Norte de Santander y Boyacá, que sumados a otros accidentes ocurridos desde el año 2004, suman alrededor de 80 mineros muertos en accidentes completamente prevenibles, desde el cierre de MINERCOL Ltda., empresa estatal encargada de la prevención y vigilancia de las minas, pero además sumados a un muerto anual en la mina de Drummond, una cifra similar en las minas de Cerrejón y otras minas de Carbón del Cesar, que dan cuenta del desastre humanitario que viene produciendo la explotación del carbón, por parte de compañías Transnacionales y monopolios nacionales.

3.- Si bien los accidentes más graves ocurren en pequeñas minas que tienen bajísimos índices de seguridad industrial, la producción de Carbón es comprada por las más importantes Transnacionales que operan en Colombia y que no vigilan la situación de seguridad de los mineros que laboran de manera indirecta para estos monopolios.

4.- La situación del sector minero se ha agravado desde que el Banco Mundial, el F.M.I., los Gobiernos de E.U. y Canadá y las mas importantes Transnacionales del sector, impusieron un modelo de desarrollo minero-energético a nuestro país, que garantiza el saqueo inmisericorde de nuestros recursos naturales, beneficiando exclusivamente a estas Transnacionales y provocando un desastre humanitario de enormes proporciones en nuestro territorio.

SOLICITUDES

Al Estado Colombiano para garantice el respeto a la vida y la integridad personal de los habitantes de la Jagua de Ibirico, atienda inmediatamente a los heridos, libere a los detenidos arbitrariamente, detengan a los asesinos de Manuel Celis Mendoza, a los que dispararon contra la población civil y se responsabilice por el orden publico de la zona, sin agredir o asesinar a los habitantes de la región.

Al gobierno colombiano y a los representantes de las compañías multinacionales que explotan los recursos mineros en Colombia, que cesen su criminal acción contra pobladores inermes, que solo pedían que sus recursos naturales generen un mínimo de beneficios para la población y no solo para los corruptos que manejan el gobierno, para las transnacionales y los gobiernos de países como E.U., Canadá, Suiza y otros que sin mediar una exigencia de respeto a los Derechos Humanos, compran el carbón con sangre producido en Colombia.

A los Gobiernos de E.U., Canadá y Suiza, a la sociedad civil de estos pueblos para que inicien un proceso de Verdad, Justicia y Reparación que aclare el papel de estos gobiernos y sus Multinacionales, en la destrucción del tejido social conformados por las organizaciones sindicales, afrodescendientes, indígenas etc., victimas del accionar de estos gobiernos y compañías tal y como así lo declara el fallo del TRIBUNAL PERMANENTE DE LOS PUEBLOS reunido en Noviembre del año pasado en Medellín.

A la Fiscalía General de la Nación para que investigue el asesinato de MANUEL CELIS MENDOZA y de las otras victimas, de los heridos, de los detenidos arbitrariamente; Que se cambie de radicación las investigaciones de estos hechos, pues la fiscalía del Cesar no ofrece ninguna garantía, en la investigación tal y como lo demuestra el homicidio de Luís Emilio Zuleta, hermano de la defensora de derechos Humanos y activista de Sintraminercol Yesenia Echavarria, asesinado presuntamente a manos de un oficial de la Policía Nacional el pasado 10 de diciembre de 2006.:

A las organizaciones sociales de todo el mundo a que:

1.- Inicien acciones de protesta pacífica en las delegaciones consulares y diplomáticas de Colombia, tal y como recientemente lo han hecho los compañeros Peruanos, exigiendo el cese de la represión criminal contra los pobladores de la Jagua de Ibirico, contra los mineros afiliados a Sintramienergética y manifestándose en contra de la presencia criminal del las compañías mineras que operan en Colombia.

2.- Impulsar decisiones de suspensión de importaciones y nuevos contratos contra las Multinacionales y los monopolios Nacionales, comprometidos con la represión a pobladores y organizaciones sociales de nuestro país.

3.- A las y los Trabajadores de estas mismas empresas a que hagan acciones de protesta como paros y mítines, exigiendo el cese de la represión criminal contra los habitantes de la jagua de Ibirico.

4.- Exijan a los gobiernos de E.U., Inglaterra e Israel el cese inmediato de la ayuda militar que estos países dan a los gobiernos colombianos, comprometidos con violación grave a Derechos Humanos y dirigida a proteger intereses económicos de Multinacionales de estas naciones.

* ORGANIZACIONES QUE SUSCRIBEN:

SINTRAMINERCOL, SINTRAMIN, FENALTRASE, FENASINTRAP, FUNTRAENERGÉTICA, CUT SUB-DIRECTIVA BOGOTA Y CUNDINAMARCA, CUT DEPARTAMENTO DE DERECHOS HUMANOS, SINTRAELECOL COSTA ATLÁNTICA, SINTRADEPARTAMENTO ANTIOQUIA, UNEB, USO, ASOCIACIÓN ECATE, NOMADESC, ACACEVA, SINTRAENTEMDICCOL, CAMPAÑA PROHIBIDO OLVIDAR, SINTRAMIENERGETICA SUBDIRECTIVA EL PASO, ORGANIZACIÓN WAYUU MUNSURAT.

Bogotá, D.C. Febrero 10 de 2007.

Favor enviar comunicaciones a las autoridades colombianas, a las multinacionales y a las embajadas de Suiza, Canadá y Estados Unidos, con copia a Sintraminercol.

Embajador de Canadá en Colombia.
Carrera 7 #115-33 piso 14
Telf: 57-1-6759800 Fax: 57-1- 6579912. E-mail:

bgota@international.gc.ca
Embajador de Suiza en Colombia SR. Thomas Kupfer.
Carrera 9a No. 74-08 piso 11. Bogotá Colombia.
Teléfono 57-1-3497230. Fax 57-1-2359803.

Presidencia de la República Dr. Álvaro Uribe Vélez, Cra. 8 No..7-26, Palacio de Nariño, Santa fe de Bogotá.
Fax: (+57 1) 566.20.71
E-mail:

auribe@presidencia.gov.co
Vicepresidencia de la República
Dr Francisco Santos

E-mail:fsantos@presidencia.gov.co
Ministro de Minas y Energía
Dr. Hernán Martínez Torres, Transversal 45 No. 26-86 Bogotá.
Teléfono (57-1) 324 5262
E- mail:

minas.energia@minminas.gov.co
Ministro de Protección Social
Dr. Diego Palacio Betancourt
Carrera 13 No. 32-76 Piso 22 Bogotá D.C.
Teléfono 57-1-3365066 Fax 57-1-3360182.
E-mail:

Dpalacio@minproteccionsocial.gov.co
Procuraduría General de la Nación
Dr. Edgardo José Maya Villazón. Carrera 5 No. 15-80 Bogotá.
Fax: (+57 1)342.97.23. E-mail:

reygon@procuraduria.gov.co
Defensoría del Pueblo
Dr. Volmar Antonio Pérez Ortiz. Calle 55 No. 10-32 Bogotá.
Fax: (+571) 640 04 91. E-mail:

secretaria_privada@hotmail.com

Misión Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas en Ginebra.
Chemin du Champ d'Anier 17-19, 1209 Ginebra. FAX: (+4122)791.07.87; (+4122)798.45.55. E-mail: mission.colombia@ties.itu.int

Garry Drummond
CEO, Drummond co. Inc, P.O. Box 10246 35.2002
USA Birmingham Alabama
e-mail:

info@drummondco.com
The Chief Executive, GLENCORE, Baarermattstrasse 3 - CH-6341 Baar - Switzerland
Tel *41 41 709 20 00 Fax *41 41 709 30 00 Telex *41 865272
E-Mail

info@glencore.com
SINTRAMINERCOL: (Nueva Dirección) Diagonal 33 No. 13A-26, Bogotá. Teléfono y Fax (57-1) 5612829
E-mail:

sintrami@telecom.com.co


Obteniendo ganancias de las pérdidas

Domingo 18 de febrero de 2007

Verdades en casa: la lucha de El Cerrejón llega a Inglaterra. Visitan el país representantes de comunidades colombianas desplazadas por minas de carbón en manos inglesas.

Por Richard Solly, Campaña de Solidaridad por Colombia, Londres, Inglaterra

José Julio Perez, presidente de la Junta Social Pro-reubicación de Tabaco, y Armando Perez, representante legal de la comunidad, estuvieron en Inglaterra del 26 de enero al 6 de febrero del presente año invitados por la Campaña de Solidaridad con Colombia. Ellos habían pasado ya 10 días en Suiza invitados por el grupo de Trabajo Suizo-Colombiano ASK (Arbeitsgruppe Schweiz-Kolumbien).

Durante parte de su visita a Inglaterra, se unió a ellos Alirio Uribe, presidente del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR), con sede en Bogotá, quien colabora con sus demandas de justicia.

La comitiva vino buscando apoyo práctivo y político para las comunidades desplazadas, o a ser desplazadas, por la mina El Cerrejón, en el departamento La Guajira, al norte de Colombia, propiedad de tres empresas multinacionales mineras con sede en Londres.

Hubo reuniones con miembros de la colectividad colombiana y el comité de la Campaña de Solidaridad por Colombia, el ministerio de Asuntos Exteriores (Foreign and Commonwealth Office), Amnistía Internacional, Transparencia Internacional, la organización sindical Justicia por Colombia y varias organizaciones integradas por abogados. Los visitantes se entrevistaron también con el parlamentario del Partido Laborista Jeremy Corbyn, del Partido Verde Lord Beaumont y del partido Liberal Democrático Lord Avebury, obteniendo compromisos para enviar cartas al gobierno británico, las compañías involucradas, e introducir la cuestión en el seno del Parlamento. Como resultado de reuniones con los integrantes del equipo del grupo de diputados verdes del Parlamento Europeo, Jean Lambert y Caroline Lucas, habrá también una serie de intervenciones en intituciones de la Unión Europea.

Un encuentro público, co-auspiciado por las agencias de desarrollo integrantes del Grupo ABColombia, se realizó en el auditorio de las oficinas londinenses de Amnistía Internacional.

Hubo otras reuniones públicas en Bristol, Canterbury, Hull y Oxford. La Campaña de Solidaridad por Colombia de Bristol se comprometió a continuar con su apoyo a las comunidades y fortaleció sus vínculos con activistas locales dedicados a la cuestión del cambio climático. Canterbury y Hull fueron nuevas plazas para Solidaridad por Colombia y las reuniones fueron organizadas con ayuda del Movimiento por el Desarrollo Mundial, el Partido Verde y grupos de paz. Solidaridad por Colombia de Oxford organizó una reunión en el Ruskin College, con la ayuda del Consejo de Sindicatos de Oxford y otros grupos. El auditorio se llenó de estudiantes, sindicatos y activistas.

Durante el día final de su visita, Jose Julio y Armando se entrevistaron con Marc Gonsalves y Claire Divver, de Xstrata, una de las tres compañías que cotizan en la Bolsa de Valores de Londres propietarias de El Cerrejón. La reunión fue tan cordial como franca y dio a los visitantes un poco de esperanza en que habrá un cambio positivo de enfoque por parte de Carbones del Cerrejón, la subsidiaria que opera la mina. Pero incluso Marc Gonsalves mismo dijo que no esperaba confianza en sus palabras, hasta que estas no se pongan en práctica. Las comunidades y quienes las apoyan tendrán que esperar para ver.

Mientras estas reuniones se realizaban en Inglaterra, el sindicato de trabajadores de la mina El Cerrejón, Sintracarbon, llegó a un acuerdo con la compañía. Al final, no fue posible forzar a la empresa a incluir demandas de las comunidades afectadas en el acuerdo. Pero el esfuerzo de hacerlo, por parte del sindicato, no tiene precedentes y no hay dudas de que seguirá apoyando a las comunidades es sus luchas.

Los visitantes recalcaron la importancia de hacer campaña por el pleno cumplimiento de un fallo de la Corte Suprema de Colombia, del año 2002, que ordenó la reconstrucción de la destruida villa de Tabaco. También buscan acompañamiento físico como un modo de garantizar su seguridad; solidaridad política para fortalecer la organización de las comunidades frente al enorme poder de las empresas; ayuda con financiamiento para equipar una oficina comunitaria, mitigar el hambre en los niños y si fuera necesario comprar tierras; asistencia médica ya que gran parte de la población está enferma por las consecuencias de la mina; asistencia académica para investigación y para que puedan probarse los impactos sociales, a la salud y ambientales de la mina; apoyo de organizaciones sindicales inglesas para el trabajo solidario de Sintracarbon en las comunidades; y ayuda práctica y solidaridad profesional para Armando Perez en su lucha contra la persecución judicial lanzada contra él a partir de su defensa de los pobladores de Tabaco.

Antecedentes. Minería de carbón y desalojos forzados en Colombia: la conexión británica

La enorme mina de carbón a cielo abierto en la provincia de La Guajira, en el norte de Colombia, comenzó a operar a fines de los años 70. La propiedad de la mina estaba repartida en parte iguales entre el gobierno colombiano y la compañía Intercor, una subsidiaria de la multinacional estadounidense Exxon. Intercor operaba la mina. Ha sido señalado que el asegurarse una provisión barata de carbón colombiano permitió al gobierno de Thatcher la destrucción de la industria carbonera británica. Las vías de tren que transporta el carbón de la mina al puerto de Bolivar fueron provistas por la British Steel.

A comienzos de 2001, la mitad de El Cerrejón perteneciente al gobierno fue comprada por un consorcio de 3 empresas: Anglo American (británica), BHPBilliton (Australiana, pero listada en el Mercado de Valores de Londres y con oficinas en esa ciudad) y Glencore (una compañía privada Suiza). En agosto de 2001 casi la totalidad de la villa de Tabaco fue demolida sin previo aviso y sus habitantes desalojados, con apoyo de personal de seguridad armado, para dar lugar a una expansión en las operaciones de la mina. El resto de la villa fue demolido en enero de 2002. En febrero de ese mismo año, el consorcio de empresas compró Intercor y tomó control de la explotación mediante una compañía llamada Carbones del Cerrejon o Cerrejon Coal Company, en la que cada una de las multinacionales tiene un tercio del total. Es como si Tabaco hubiera sido destruida para hacer más fácil la vida al consorcio internacional cuando éste se hizo cargo.

En mayo de 2002, la Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó a las autoridades locales (la municipalidad de Hatonuevo) la inmediata construcción de un asentamiento viable para la comunidad desplazada, en un lugar que cuente con la aceptación de los pobladores de Tabaco. Al día de hoy, esto todavía no se ha hecho. El alcalde de Hatonuevo asegura que para el municipio es imposible cumplir con la orden judicial, por falta de fondos. El sostiene, de manera inflexible, que es la compañía minera quien debería financiar la reconstrucción. El Procurador Nacional insiste en que la municipalidad de cumplimiento a la orden judicial, pero en los hechos no la obliga a cumplirla. Mientras tanto, la comunidad ha encontrado una locación favorable para la reconstrucción en La Cruz, una finca rural de 450 hectáreas cuyo propietario estaría muy feliz en vender, pero la comunidad no está en condiciones económicas de comprar.

Las multinacionales están impacientes por dejar atrás el problema de Tabaco, ya que daña su imagen pública frente al mundo. Tanto Anglo American como BHPBilliton han declarado repetidas veces que no fueron responsables por las demoliciones de 2001, a pesar de que su consorcio era propietario del 50 por ciento de la mina en aquel momento. Carbones del Cerrejón ha aumentado su oferta de compensación económica e individual para los miembros de la comunidad que todavía esperan por un acuerdo de relocalización pleno, pero la oferta no es adecuada compensación para ellos: su modo de vida ha sido destruido y la vida de la comunidad interrupida. La compañía también ha invertido en algunos proyectos económicos de pequeña escala en la zona.

Carbones del Cerrejón ha insistido en que el 95 por ciento de los miembros originales de la comunidad de Tabaco optaron por compensaciones económicas individuales, en lugar de una relocalización total de la comunidad. Pero no ha reconocido, evidentemente, la intensa presión ejercida contra los comuneros, que incluyó a representantes de la empresa diciéndoles que era mejor un arreglo rápido a la posibilidad de quedarse sin nada, y esto en un momento en que muchos de ellos encontraban imposible contar con un medio de vida dada la enorme porción de tierra cultivable que había sido fagocitada por la mina.

Tabaco no es la única comunidad que ha sido desplazada por la fuerza para hacer lugar a la explotación minera: varias poblaciones afrocolombianas cercanas a la mina han sido desplazadas sin compensación alguna cuando se comenzó la extracción de carbón; lo mismo ocurrió con los Wayuu en la zona de Puerto Bolivar, en la costa peninsular de Guajira, desde donde el mineral se exporta. Y más comunidades enfrentan la posibilidad de ser desplazadas como consecuencia de la incesante expansión de la actividad minera.

Pobladores nos dicen que los propietarios son abordados uno por uno, presionados para vender sus viviendas por sumas inadecuadas, se les dice que deben llegar a un acuerdo en forma individual o "no obtendrán nada", y son intimidados si optan por esperar los resultados de negociaciones colectivas. Nos dicen que comunidades con orgullo de sí mismas, que viven de un modo agrícola e independiente, están siendo empobrecidas y quebradas por un modelo económico impuesto desde arriba que representa "el progreso". Muchos ven los proyectos económicos que son apoyados por la empresa como ejemplos de caridad ofrecida en lugar de justicia. A pesar de los impuestos y regalías que paga la empresa, La Guajira sufre de niveles altísimos de desempleo y desnutrición, e incluso no hay un suministro público y seguro de agua.

El sindicato que representa a los trabajadores de la mina, Sintracarbon, incluyó las demandas de las comunidades en sus recientes negociaciones con la empresa, que concluyeron a finales de enero pasado. El sindicato no logró persuadir a la empresa para que acepte esas demandas, pero ese apoyo sindical sin precedentes fue muy bien recibido por las comunidades. El sindicato y las comunidades seguirán insistiendo en una negociación colectiva que lleve a una relocalización y compensación en niveles realistas, de manera que las personas puedan continuar con su modo de vida rural en otra tierra.

En marzo de 2006, Glencore vendió su parte de la mina a otra compañía suiza, Xstrata. Esta empresa está listada en el Mercado de Valores de Londres y tiene oficinas en esa ciudad. De manera que ahora, todas las empresas involucradas tienen una base en Londres. Muchos fondos de pensión invierten en estas empresas. Muchos trabajadores [ingleses] BRITANICOS, sin saberlo, se están beneficiando de la destrucción de comunidades rurales en La Guajira por tres de las compañías mineras multinaciones más ricas.

¿Cómo ayudar?

Exigiendo a la secretaria de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Margaret Beckett, el secretario de estado para el Comercio y la Industria, Alastair Darling, y la secretaria de estado para el Desarrollo Internacional, Hilary Benn, para que insistan en que las compaías con sede en Inglaterra propietarias de El Cerrejon (Anglo American, BHPBilliton y Xstrata), acepten las siguientes demandas de comunidades que han sido, o serán, desplazadas por la minería:

Negociación colectiva entre representantes de las comunidades de Tabaco, Roche, Chancleta, Patilla, Tamaquitos, Los Remedios y Provincial, y la empresa Carbones del Cerrejón, en presencia de Sintracarbon y observadores internacionales, para la relocalización y compensación económica adecuada de todos los pobladores desplazados.

Puedes escribir a esos ministerios a House of Commons, London SW1A 0AA, England.

También puedes escribir directamente a las compañías con sede en Inglaterra, con la misma exigencia:

Sir Mark Moody Stuart, Presidente, Anglo American plc,
20 Carlton House Terrace, London SW1Y 5AN.

Don Argus, Presidente, BHPBilliton plc,
Neathouse Place, London SW1V 1BH.

Willy Strothotte, Presidente, Xstrata plc,
4th Floor, Panton House, 25 Haymarket, London SW1Y 4EN.

Enviar una copia de las respuestas obtenidas a:
Mining Campaign, Colombia Solidarity Campaign,
PO Box 8446, London N17 6NZ
www.colombiasolidarity.org.uk

Para más información, puedes escribir a la Campaña de Solidaridad por Colombia: info@colombiasolidarity.org.uk, o consultar otros artículos en el sitio web de la Red Minería y Comunidades - www.minesandcommunities.org


Muere un civil durante protesta contra actividad minera en Colombia

BOGOTA, 10 feb (Xinhua) - Por lo menos un civil muerto y decenas de heridos dejó hoy un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y manifestantes en el noreste de Colombia, durante el bloqueo a una vía que conduce a unas minas de carbón explotadas por empresas multinacionales. Fuentes médicas precisaron que la víctima recibió un disparo en la cabeza durante las protestas realizadas en la localidad minera de La Jagua de Ibirico, cerca de la frontera con Venezuela, donde cerca de 30 personas más, en su mayoría civiles resultaron heridos.

Vecinos de La Jagua de Ibirico iniciaron este sábado un paro ciudadano para protestar por el daño ambiental que genera la explotación de las minas, cuyo acceso fue bloqueado con un corte de carretera. De acuerdo con el concejal William Días, uno de los convocantes a la manifestación, el enfrentamiento se originó luego de que la policía lanzó gases lacrimógenos a las personas que custodiaban una de las barricadas.

La situación se sailó de control cuando algunos manifestantes inecendiaron varios vehículos de las estación local de la policía, tras lo cual los uniformados corrieron a buscar refugio en el cuartel, según las versiones difundidas por un portavoz del Hospital Municipal.

Presidente de Colombia exige a multinacionales que cumplan los planes ambientales Terra Actualidad - Europa Press - 12-02-2007

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, exigió a las compañías Drummond (Estados Unidos) y Glencore (Suiza) que cumplan con los planes ambientales de las concesiones que recibieron para la explotación de carbón en el norte del país. Uribe dijo que ambas multinacionales deben emprender acciones que eviten daños a la salud humana y recuperen el Medio Ambiente en La Jagua de Ibirico (departamento de César), localidad en la que se han producido diversas revueltas que se han saldado con un muerto y cerca de 30 heridos.

Los incidentes se produjeron el pasado día 10 después de una protesta ciudadana por los efectos de las explotaciones mineras en la zona, que se encuentra a 1.100 kilómetros al nordeste de Bogotá, región fronteriza con Venezuela, según informa la emisora local 'RCN'. En una reunión que se llevó a cabo en la misma localidad, Uribe señaló que su Gobierno 'no va a judicializar la protesta social' del pasado sábado, pero advirtió que la Fiscalía General de la Nación investigará la muerte del manifestante.

En el encuentro, Uribe escuchó las denuncias de los lugareños sobre los efectos de la actividad minera sobre su salud, provocando enfermedades respiratorias, y los daños al Medio Ambiente, como la contaminación y la desaparición de fuentes de agua. Uribe ordenó que altos cargos de los ministerios de Ambiente y de la Protección Social se trasladen en los próximos días a La Jagua de Ibirico para que se hagan cargo de los asuntos que sean de la competencia de cada despacho.


No hay seguridad en el 70 por ciento de las minas de Colombia

Febrero 8 de 2007 - REDACCIÓN NACIONAL
http://www.eltiempo.com/

Parece como si nada se hubiera aprendido desde la gran tragedia de 1977 en Amagá (Antioquia), cuando 110 mineros perdieron la vida por una explosión. Ni siquiera se evita el trabajo de los niños en los socavones. Solo en antioquia, se calcula que 240 menores trabajan en las minas. ¿Qué fue del Plan Nacional de Desarrollo Minero para modernizar esa industria y ponerle fin a la informalidad, lanzado hace cinco años por el Gobierno Nacional? Funcionarios de Ingeominas que piden la reserva de sus nombres admiten que entre el 70 y el 80 por ciento de las 6.078 minas de carbón, oro, esmeraldas, caliza, arcilla y materiales de construcción incumplen las mínimas condiciones de seguridad.

"En su mayoría es minería de subsistencia, manejada por personas sin conocimientos", señala uno de ellos. Incluso, afirma que quienes piden licencia de explotación presentan los planes de seguridad, "pero por el camino se desentienden de ellos".

Otro de los funcionarios reconoce que la ley ordena hacer mínimo una inspección a cada mina por año, pero no alcanzan a realizarla. Las consecuencias saltan a la vista. En Boyacá, el departamento con más accidentes en minas, murieron el año pasado 25 obreros. Ingeominas pidió tiempo para responder las inquietudes de este diario sobre el tema.

Víctimas de la tragedia

Desde noviembre pasado, Freddy Alexánder Chaparro Molina se hundía cada día, a las 5 de la mañana, en un oscuro socavón de Gámeza (Boyacá) en busca de carbón. Tenía apenas 13 años y trabajaba en las más precarias condiciones en una mina ilegal.

Pero no hubo quien interviniera la explotación, ni quien detuviera al menor cuando, después de terminar la escuela, decidió dejar el estudio para ir al fondo de la tierra al lado de su hermano José Antonio, de 27 años.

Quería ayudar con los gastos de su mamá, María Esperanza, que era cabeza de familia. Los dos hermanos campesinos de la vereda Morcá de Sogamoso murieron el pasado martes cuando se derrumbó la mina. Con ellos perdieron la vida su cuñado Carlos Julio Pedraza y otros cinco obreros.

Ninguno contaba con equipos de seguridad, según confirmó el coordinador de la Regional de Ingeominas Nobsa, Rafael García Molano.

Aseguró que desde diciembre del 2005 se había detectado la ilegalidad de la mina y que habían notificado al alcalde de Gámeza de que debía cerrarla. El mandatario, William Caro, responde que estaba en concesión y que no recuerda haber recibido orden de clausurarla.


Mina donde murieron 110 personas sigue tan mal como el día de la tragedia

Febrero 7 de 2007 - http://www.eltiempo.com/

Los vecinos de la cuadra en Amagá (Antioquia) se levantaron sobresaltados. Eran las 5:30 de la mañana. Cano recuerda que se encontró con el minero José Ortega que, desesperado, iba de un lado a otro gritando: "Adentro no quedó nada". Con el caporal murieron ese día 109 obreros. Días antes de la tragedia él había enviado una carta a los directivos de Industrial Hullera en la que advertía el peligro en el que estaban. Pedía que se reparara un ventilador que ya no funcionaba y que producía una buena cantidad de aire para dispersar el gas grisú y disminuir la contaminación.

A la postre, la acumulación de este gas fue la que produjo la explosión y terminó por envenenarlos a todos. Hoy, 29 años después, la mina permanece caliente, sin ventilación adecuada y sin bombeo. "Son las mismas circunstancias del día de la tragedia", admite su gerente, Rodrigo Echeverri.

Argumenta que lo que les entra a duras penas alcanza para pagar la nómina. Los socavones están en manos de los trabajadores, que en 1997 conformaron Mineros Unidos para salvar el empleo, pues ese año Industrial Hullera pidió permiso al Gobierno para liquidarla.

En el 82, en esa misma mina, hubo otro derrumbe en el que murieron cinco trabajadores.

La búsqueda de oro se 'tragó' a 49 personas

A cielo abierto, y cuando ese miércoles apenas despuntaba, una masa de arena y lodo sepultó a todos los que estaban tras una pepa de oro en la mina Pescadero, a orillas del río Cauca, en Filadelfia (Caldas).

Murieron 49 personas. La del 21 de noviembre del 2001 es la tragedia minera más dolorosa que recuerdan los caldenses. La mayoría de mineros venían de Supía y Neira y del corregimiento Irra, de Quinchía (Risaralda).

Los mineros, que mediante barequeo sacaban oro, aprovecha- ban la hora que tenían antes de que llegaran las retroexcavadoras para el 'despegue' (encontrar una pepa). A esa hora, 6 a.m. había 120 personas. La avalancha se llevó a 4 niños que estaban en ese cráter de 5 metros. El rescate de la totalidad de cuerpos demoró tres días. Luego, de la tragedia, la explotación minera abierta fue clausurada varios meses.


La realidad de la explotación minera en Colombia

Febrero 7 de 2007 - http://www.eltiempo.com/

Las minas de carbón, la mayoría de ellas subterráneas e instaladas en Boyacá y Cundinamarca, acumulan la mayor cantidad de accidentes. En el 2006 se registraron 48 percances graves, que dejaron al menos 30 muertos. Según datos oficiales, hay 952 minas legales del mineral.

Las más seguras

En Colombia hay 307 minas de esmeraldas legalmente constituidas. 237 de ellas están en Boyacá y las restantes en Cundinamarca y Santander. En los socavones, durante el 2006, se produjeron 4 accidentes graves. Para los expertos estas minas son las que menos percances han acumulado en los últimos años.

Metales preciosos

En el país hay 1.122 minas legales de metales preciosos, en las que se extraen principalmente plata, platino y oro. En el 2006 se registraron ocho accidentes graves. La mayoría de los socavones de estos metales están en Antioquia, Caldas, Bolívar y Santander.

Casi todas son artesanales

Aunque el Código Minero no contempla la pequeña y mediana minería, un buen porcentaje de las más de 6 mil minas que hay en el país se mueven en ese rango, afirman funcionarios departamentales.

Según las fuentes, hay cerca de 4.000 minas con licencia, es decir que tienen título minero y su explotación está registrada en el Ingeominas. Pero muchas podrían caducar por no tener programas de seguridad, que van desde plan de trabajo hasta protocolo de cómo actuar cuando se llega a la mina y cómo vestirse. Así están en cuatro regiones con minería fuerte:

BOYACÁ

La secretaria de Minas, Jimena Patricia Roa, dice que en solo carbón hay unas 4.000 bocaminas (acceso a minas). 760 tienen título y 400 son ilegales. Para explotación de otros minerales hay 290 títulos.

SANTANDER

Según Corponor hay 127 minas de carbón con licencia. La mayoría son de subsistencia y muchas tienen orden de cierre, pero los alcaldes no las cumplen. "Necesitamos un 'ejército' para las inspecciones", dice un funcionario.

ANTIOQUIA

Hay 33 minas de carbón registradas. Entre 8 y 10 son tecnificadas, las demás son artesanales. También hay unas 77 clandestinas. Son unos 3.200 mineros, entre ellos 240 niños, que se juegan la vida en socavones si ninguna seguridad.

CUNDINAMARCA

Entre legales e ilegales, en el centro del país hay unos 1.700 frentes de explotación de materiales de construcción y 600 de carbón. Más de 650 son ilegales, dice la CAR. El 80 por ciento no son tecnificadas.

CALDAS

Hay 237 títulos mineros y 515 solicitudes. Funcionarios locales no se atreven a aventurar una cifra sobre ilegalidad, aunque 248 están en proceso de legalización. Se calcula que 2.000 personas viven de la explotación minera en el departamento.


La riqueza del carbón no ha significado la redención para La Jagua

Febrero 12 de 2007
Por LEONARDO HERRERA D. - ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
LA JAGUA DE IBIRICO (CESAR) - http://www.eltiempo.com/

El que podría ser el mejor pueblo de la Costa Caribe por los recursos carboníferos, asegurados hasta el 2050, ni tiene agua potable. En La Jagua de Ibirico (Cesar) dicen que la bonanza del carbón se tragó todo lo bueno que tenía ese pueblo, al pie de la Serranía del Perijá.

Hasta arrasó con la vieja costumbre costeña de sentarse en la puerta de la casa al caer la tarde. "Con ese ruido de las mulas y el polvorín que levantan uno sale espantado", se queja con tristeza Mercedes, una habitante del centro.

El malestar generalizado con las condiciones de vida provocó la asonada del pasado fin de semana, que dejó un muerto y unos 50 heridos y que obligó al propio presidente Álvaro Uribe a viajar hasta ese pueblo carbonero. Y es que aunque en La Jagua y sus alrededores se produce el 40 por ciento del carbón del país, la riqueza minera no se nota.

Por el contrario, la miseria, la desidia, la corrupción y el deterioro ambiental producto de la explotación han dejado su marca de 20 años en esa población, a la que solo por regalías le correspondían el año pasado 26 mil millones de pesos, casi el doble de lo que recibía antes del carbón. Estaban congeladas por la corrupción, pero el domingo el Presidente anunció que las descongelaría.

En dos décadas, La Jagua pasó de las pilitas de mineral en los patios, del pico, la pala y las carretillas, a las poderosas tractomulas y la maquinaria pesada que hacen temblar las calles desnudas. Se abrieron huecos en el suelo que parecen la entrada al infierno. La vida se encareció. Un arriendo cuesta hasta 350 mil pesos, y una pieza, no menos de 200 mil. "Al escuchar carbón, regalías, todo se dispara", dice Armando, un tendero del centro del pueblo.

Las afecciones respiratorias en niños y ancianos son pan de cada día.

Pocos son los llamados

Pero la gota que llenó el vaso tiene nombre propio. Se llama desempleo. Según el alcalde Laureano Rincón, la Drummond, una de las dos firmas que explota el carbón, genera unos 14.200 empleos indirectos y unos 4.300 directos. De esos, sin embargo, solo el 8 por ciento son para la gente de la región. La queja es que solo llaman a la gente de La Jagua para trabajos de limpieza o recolección de carbón.

"De nada sirve estudiar en el Sena si no dejan a los estudiantes realizar las prácticas", dice Joaquín Rivas, de Sintramienergética, uno de los sindicatos de los mineros.

La gente también está cansada de la corrupción. El Vicepresidente de la República, Francisco Santos, calificó a la Jagua como "el municipio más corrupto del país". Muestra de eso es que aunque el pueblo recibió unos 100 mil millones de pesos por regalías desde 1997 hasta el 2003, aún no ha resuelto ninguna de sus necesidades básicas, ni de acueducto ni alcantarillado. El 80 por ciento de la gente tiene agua, pero no es potable.

Alcaldes condenados o prófugos

De las tres últimas administraciones el único alcalde que no aparece sancionado es Luis Antonio Hernández, quien tuvo que salir de la zona por amenazas de muerte. La ex alcaldesa Ana Lucía Quiroz fue capturada en el 2001 por dilapidar más de 1.000 millones de pesos. Fue condenada a cinco años por contratación indebida y goza de libertad condicional.

Y el ex alcalde Hernando Díaz está prófugo desde septiembre del 2003. Se le busca por apropiarse de 260 millones de pesos. Al último, Ósman Mojica, lo hallaron responsable de los delitos de asociación para delinquir, contratación indebida y peculado por apropiación por haber firmado contratos inexistentes por 3.827 millones de pesos.

A La Jagua, como a casi todos los municipios del país que han vivido situaciones similares, la bonanza lo sorprendió sin estar preparado, pues el dinero que comenzó a circular por sus desoladas calles atrajo a corruptos, guerrilla y paramilitares, y con ellos llegaron amenazas, atentados, extorsiones, secuestros y desplazamientos.

Al apacible pueblo del centro del Cesar, a hora y media de Valledupar, también entró el terror político. Muchos candidatos fueron asesinados o amenazados y desterrados. La gente extraña la época en que su pueblo no era rico, pero sí próspero. En vez de carbón, la gente vivía del arroz, el algodón y la ganadería. Hoy, en los campos resecos y tristes, se ve una que otra vaca, pues muchas de estas fincas son explotadas como reservas carboníferas.

Recibe 3 de cada 10 pesos que le dan al Cesar, pero no se ven

Todos los informes sobre el manejo de las regalías del Carbón en el Cesar coinciden en un punto: que esa plata no ha sido bien usada. Un informe del Banco de la República habló incluso de la 'maldición de las regalías', para dar idea de los malos manejos.

La Jagua, que recibe 3 de cada 10 pesos que llegan al Cesar por regalías, es un pueblo asolado por los corruptos. La cobertura de educación y saneamiento no es mejor que la de municipios sin regalías y la calidad de los servicios no es buena. La tasa de mortalidad en menores de un año en la Jagua dobla la del país: 40 a 20 en el 2001. El promedio de los estudiantes en las pruebas del Icfes está entre 2 y 5 puntos por debajo del nacional, según un estudio de Naciones Unidas. "En materia social, los avances de La Jagua, Chiriguaná y El Paso (los municipios carboneros del Cesar) no son los esperados", señala el informe de la ONU sobre el impacto de las regalías.

Aún no rinde cuentas sobre regalías

Por cuenta de su mal manejo fiscal -que según el Ministerio de Hacienda llegó a estar entre los más críticos del país- La Jagua de Ibirico tenía congelado el giro de 41 mil millones de pesos de regalías.

En mayo del 2006 Planeación Nacional tomó la decisión, pues la administración municipal no le envió el reporte del manejo de los recursos en el 2005. El alcalde Laureano Rincón Ortiz explicó que cuando él recibió la Alcaldía, el 20 de febrero del año pasado, no estaba enterado del incumplimiento con el reporte, y que dos meses después fue sorprendido por la medida.

Para girar la plata, Bogotá exige planes concretos de ejecución y buenas notas en manejo de finanzas públicas, asignaturas en las que La Jagua sigue pendiente. Sin los dineros de las regalías todos los proyectos de inversión social en el municipio están casi paralizados. Hasta para la compra de los químicos para el tratamiento del agua del acueducto hay problemas. Ante el malestar que se genera en las regiones por el congelamiento de la plata, el Gobierno expone un argumento contundente: las cifras de lo que se ha girado y lo que se han robado los corruptos.


Muerte de 32 mineros abre debate sobre seguridad en minas de Colombia

WWW.RCN.COM.CO
Viernes, 16 de febrero - 2007

Los cadáveres de 32 trabajadores que murieron al explotar dos minas en Sardinata (Norte de Santander) fueron entregados este lunes a sus familias para ser sepultados, mientras los detalles de la tragedia abrieron un debate sobre la seguridad en los pequeños yacimientos de carbón en el país. "En total fueron 32 los mineros muertos, entre ellos uno que alcanzó a ser llevado con vida a un hospital" indicó el director regional de la Defensa Civil, Fernando Rosales.

El Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas), anunció este lunes que se inició una investigación sobre las condiciones de seguridad en las minas La Preciosa y San Roque. cerca de Sardinata (580 km al noreste de Bogotá), donde ocurrió la explosión el sábado.

Los cadáveres fueron llevados a Cúcuta, capital departamental y a una hora de carretera de Sardinata, donde empezaron a ser entregados a sus familiares que los trasladarán a los vecinos poblados de Salazar y El Zulia, de donde son oriundos. Se trata de la peor tragedia en una mina colombiana desde 1977, cuando un centenar de mineros murió tras una explosión en las minas de Amagá.

Por su parte, Beatriz Duque, directora de minería del Ministerio de Minas y Energía, anunció que se hará una revisión a los planes de contingencia que aplican las empresas del sector. "En labores subterráneas las minas tienen que contar con instalaciones y equipos adecuados", subrayó.

La explosión ocurrió cuando una cuadrilla de mineros concluía su turno en un socavón a 200 metros de profundidad, hacia las 10:00 del sábado (15:00 GMT). "La mayor parte de las muertes se produjo por la explosión, unos cinco mineros murieron asfixiados", señaló Diego Humberto Peñaranda, un ingeniero de minas y miembro del cuerpo de bomberos de Cúcuta, capital de Norte de Santander, que participó en el rescate.

Según Peñaranda, los equipos especializados que atendieron la emergencia llegaron unas cuatro horas después de que ocurriera la emergencia. "Comenzaron a ingresar con equipos de W70, que suministran oxígeno, y detectores de gases que determinaban hasta dónde podían entrar las cuadrillas de rescate", explicó.

En la zona de Sardinata se explotan unas 12 minas de carbón subterráneas, cuya actividad se ha incrementado en los últimos años ante los altos precios que ha alcanzado el mineral, que es el tercer producto de exportación de Colombia después del petróleo y el café.

"Estas minas ya tienen tiempo de estar trabajando, pero La Preciosa es sin duda la mina más tecnificada en la zona a nivel técnico y ambiental", agregó Peñaranda. Sin embargo, Sardinata, que está ubicada en una región donde actúan grupos de las guerrillas izquierdistas, no cuenta con cuerpo de bomberos y en el hospital local de San Martín apenas tiene a disposición una ambulancia, según comentó el médico responsable de emergencias.

El presidente Álvaro Uribe, quien el domingo visitó la mina donde ocurrió la tragedia, insistió en que se iniciará una investigación detallada. "El interés del Gobierno es saber si los trabajadores estaban protegidos por la seguridad social y protegidos contra todos los riesgos", afirmó.


Gobierno sin respuesta y más mineros muertos en Colombia

Por Helda Martínez

BOGOTÁ, 7 feb (IPS) - Cuando el gobierno colombiano anunciaba el aplazamiento por dos semanas del resultado de una investigación sobre la explosión de una mina de carbón que mató a 32 mineros, ocho personas más morían en otro yacimiento.

Siete mineros, uno de ellos menor de edad, y una mujer murieron el martes por la explosión de gas metano en una mina de carbón en la zona rural del municipio de Gámeza, en el departamento de Boyacá, centro-oriente del país.

Al parecer, el yacimiento funcionaba ilegalmente, al igual que muchas de las 3.500 minas existentes en Boyacá, según una fuente del gubernamental Instituto Colombiano de Geología y Minas (Ingeominas) citada por el diario El Tiempo.

Por otra parte, el resultado de otra explosión de metano por la que murieron el sábado 32 trabajadores en la nororiental zona rural de Sardinata, prometido por el gobierno para este miércoles, hubo de ser aplazado, dada la intensa concentración de gases en la zona, según decidió la coordinadora regional de Ingeominas, Maritza Fernández.

Fue suspendida desde el martes la licencia de funcionamiento de las minas de San Roque y La Preciosa, en una de las cuales se produjo la explosión, informó la oficina de prensa de Ingeominas.

Los hechos ocurrieron en las cercanías de Sardinata, población de unos 35.000 habitantes situada a 92 kilómetros al noroeste de Cúcuta, capital del nororiental departamento Norte de Santander, en la frontera con Venezuela.

Cerca de 200 minas de carbón se concentran en la zona, en exploración o explotación, informó a IPS el ingeniero Carlos García, funcionario de la gobernación departamental.

Son "minas que contratan trabajadores que se desenvuelven con métodos artesanales o sólo medianamente industrializados, con un gobierno indolente que no concede créditos de fomento y no vigila las condiciones de higiene en un trabajo en el que suceden con frecuencia, en mayor o menor gravedad, hechos similares" dijo a IPS el dirigente sindical Gustavo Triana, de la Central Unitaria de Trabajadores.

"Tanto en Norte de Santander como en Cundinamarca y Boyacá suceden accidentes similares, dada la ausencia de garantías laborales y de parámetros de seguridad industrial", agregó.

La situación es "muy distinta a las exploraciones a campo abierto que se realizan en los departamentos de Guajira o Cesar (en la costa norte), en donde se explora cerca de 80 por ciento del carbón, con gran rentabilidad para los capitales extranjeros y demasiado poca para el país", continuó Triana.

El carbón es el segundo rubro de exportación de Colombia, después del petróleo.

En seis pequeñas poblaciones de características similares a las de Sardinata se realizaron entre el lunes y el martes los sepelios de los 32 muertos.

Nilsa Acuña, esposa de uno de los fallecidos dijo a IPS por teléfono que se sentía bien tratada pues pudo escoger el ataúd de su marido. "Primero me dieron una caja muy fea, por lo que pedí cambio y me aceptaron" dijo, pero no pudo responder cuánto ganaba el muerto, ni si sus condiciones de trabajo se ajustaban a la ley. "Mi esposo murió como un guerrero", agregó y expresó malestar porque desde el sitio de la tragedia los cuerpos fueron "amontonados como cerdos en un camión --para ser trasportados a sus sitios de origen-- y eso sí no está bien, porque todos somos hijos de Dios".

Alexis, su hijo, un soldado que viajó 13 horas desde el noroccidental departamento de Antioquia para asistir al sepelio, afirmó que su padre trabajó en las minas 17 años para mantener a la familia, y que por ahora resta esperar los resultados de la investigación.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info