MAC: Minas y Comunidades

Masiva protesta contra planes mineros llega a Quito

Published by MAC on 2012-03-27
Source: CONAIE statement, BBC, El Universo (2012-03-23)

Marcha por la Vida partió de El Pangui, en la Amazonía ecuatoriana.

Minería, agua y tierras enfrentan a Correa e indígenas en Ecuador

BBC Mundo

22 de marzo 2012
Pprotest against the El Mirador copper mining project
March for Life in Ecuador, by Luis Herrera.

La disputa entre el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y la dirigencia de la mayor organización indígena del país llega a un punto crítico este jueves.

Mientras la marcha aborigen que recorre Ecuador desde el pasado 8 de marzo hace su ingreso a Quito, partidarios del mandatario se concentran a las afueras del Palacio de Gobierno con el fin de respaldar al Ejecutivo.

El gobierno insiste en que detrás de la marcha indígena se esconden supuestos "intereses golpistas" de grupos cercanos a la dirigencia aborigen.

Pero también dejó abierta la posibilidad de entablar el diálogo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), organizadora de la protesta.

La dirigencia indígena, por su lado, ha reiterado que su movilización es pacífica, que no tiene afanes desestabilizadores y que sólo busca que el gobierno y la Asamblea Nacional escuchen sus demandas.

La controversia tiene como principales temas la política gubernamental de minería a gran escala y la demanda indígena de leyes que garanticen su acceso al agua y la redistribución de la tierra.

Ley de Aguas y Ley de Tierras

Desde septiembre de 2009, cuando se produjo una protesta indígena de varios días por la Ley de Aguas, la aprobación de dicha normativa legal ha sido una tarea pendiente.

El presidente de la Asamblea Nacional, el oficialista Fernando Cordero, dijo días atrás que la ley podría aprobarse a fines de julio, toda vez que en mayo próximo se realizaría la consulta prelegislativa que dispone la constitución ecuatoriana para el trámite de normas que puedan afectar los derechos colectivos.

La asambleísta de Pachakutik, brazo político de la CONAIE, Diana Atamaint, le dijo a BBC Mundo que tal consulta prelegislativa debe conducir a "una ley que garantice el acceso al agua como derecho humano y elimine toda forma de privatización de este recurso".

Para el presidente Correa, no obstante, la aprobación de la Ley de Aguas no se dio en su momento porque un sector de la dirigencia indígena "pretendía manejar el agua y mientras yo sea presidente no lo voy a permitir, porque eso no es democrático".

"El agua, patrimonio de todos los ecuatorianos y no solo de ciertos grupos indígenas, tiene que ser manejada institucionalmente y con legitimidad democrática, es decir, por parte del Estado y de un gobierno que ha ganado elecciones", señaló Correa.

La dirigencia indígena también demanda una ley que redistribuya las tierras en Ecuador.

Uno de los puntos de discusión en este asunto es el establecimiento de límites al número de hectáreas que pueden quedar en manos privadas en las diversas regiones del país.

En tal sentido, la CONAIE le entregará a la Asamblea Nacional una propuesta de Ley de Tierras, tal como lo hicieron, esta semana, grupos campesinos cercanos al gobierno.

Minería, el punto de mayor conflicto

Pero el tema de mayor conflictividad entre el ejecutivo y la dirigencia de la CONAIE es el de la minería a gran escala.

El presidente Correa ha firmado un contrato con la empresa china Ecuacorriente para la extracción de cobre en Zamora Chinchipe, justamente la provincia en sureste de Ecuador, desde donde el 8 de marzo pasado salió la marcha indígena rumbo a Quito.

Y el gobierno se apresta a suscribir otros megaproyectos mineros con empresas internacionales.

Los dirigentes de la CONAIE mantienen su preocupación porque las actividades extractivas contaminen ríos y demandan que se cumpla el texto constitucional que dispone a las autoridades el efectuar procesos de consulta en las comunidades donde se encuentran asentados los proyectos mineros.

"Consulta quiere decir llegar a acuerdos, no la imposición de criterios del ejecutivo", dijo la asambleísta Atamaint frente a los pronunciamientos del gobierno de que sí se han llevado consultas con las comunidades en materia minera.

Para el analista económico Manuel Chiriboga la marcha indígena representa "un poderoso llamado de atención tanto al gobierno como a las empresas mineras en el sentido de que cualquier suscripción de acuerdos debe, de una u otra manera, considerar los puntos de vista de las poblaciones afectadas por la minería".

Chiriboga le dijo a BBC Mundo que será necesaria la aprobación de una ley que regule las consultas a las comunidades afectadas por las actividades mineras, así como el establecimiento de una "gran discusión nacional" sobre minería en Ecuador.

¿Es posible el diálogo?

En este contexto, en las últimas horas, tanto la dirigencia de la CONAIE como el gobierno han mostrado señales de cierta apertura al diálogo.

En pasadas movilizaciones aborígenes, producidas en éste y en anteriores gobiernos, el desenlace de las protestas ha sido la instalación de mesas de diálogo, las cuales, sin embargo, generalmente no han prosperado en el tiempo.

"Somos partícipes de un diálogo frontal y abierto, pero con resultados, no como un diálogo de sordos", señaló la asambleísta Atamaint.

El legislador indígena oficialista Pedro De la Cruz, sin embargo, dijo a BBC Mundo que las demandas de la CONAIE deben verse en el contexto de un movimiento indígena que se mantiene fraccionado en Ecuador.

De la Cruz enfatizó en que la marcha impulsada por la CONAIE tiene "tintes político electorales", a la vez que dijo que, este jueves, saldrá a defender "el proyecto de la Revolución Ciudadana".

Así, la marcha indígena y la contramarcha oficialista se producirán este 22 de marzo, en Quito, en medio de críticas de ambos lados.

Queda por verse si se concretará, finalmente, el diálogo.



Con una larga caminata por Quito terminó Marcha por Agua y la Vida


El Universo

23 de marzo 2012

Elevando los pulgares en señal de victoria, los líderes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Humberto Cholango, y de la Ecuarunari, Delfín Tenesaca, llegaron al parque El Arbolito, guiando a miles de indígenas luego de las cinco horas de caminata de ayer. El recorrido completo desde la Amazonía les tomó quince días.

A las 14:30 cruzaron su meta: el simbólico parque capitalino que en la mañana había sido ocupado por simpatizantes del Gobierno.

Desde las 09:30 habían salido del sector de Guamaní, sur de Quito, desde las instalaciones de la unidad educativa Nueva Primavera, donde pasaron la noche las diversas delegaciones indígenas, montubias y negras que se sumaron a la marcha para su último tramo.

Tras un ritual de purificación, nativos amazónicos autodenominados Ejército Arutam, con rostros pintados de negro y lanzas de chonta, tomaron la delantera de la marcha para dar seguridad a sus líderes. Además de Cholango y Tenesaca estaban Paúl Velásquez, del Frente Popular; Mesías Tatamuez, del Frente Unitario de Trabajadores; Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Chinchipe, y otros.

Caminaron por la avenida Maldonado y para entonces eran más de dos mil personas.

A buen ritmo descendieron por la principal avenida de acceso al sur de la capital hasta el puente de Guajaló. Ciudadanos salieron a las aceras de sus casas y negocios a aplaudirlos y darles alimentos, agua, bebidas. Otros, en menor magnitud, gritaban consignas a favor del presidente Rafael Correa. No pasó de una confrontación verbal.

La marcha tomó fuerza en el sector de la Villaflora, donde se incorporaron trabajadores sindicales, maestros de la Unión de Nacional de Educadores, estudiantes secundarios y universitarios. Entonces se incrementó a más de ocho mil personas, según datos de la Policía.

Tomaron la avenida Napo hasta el sector de El Trébol cuando se registraron incidentes con la policía. Cientos de uniformados se ubicaron en la avenida Pichincha para evitar que la marcha entrara por La Marín, centro de Quito.

Luego de un breve forcejeo, la Policía abrió paso y cedió a la presión de la multitud. En ese momento fue visible la magnitud de la marcha, un torrente multicolor. Los primeros ingresaban al centro de Quito, los últimos descendían a El Trébol.

Tomaron vías alternas por el sector de La Tola, ingresaron a San Blas y por la Gran Colombia hasta El Arbolito. Allí esperaban las delegaciones que llegaron desde el norte del país.

Estas organizaciones, danzando y zapateando al ritmo de sanjuanito, hicieron el ingreso a Quito desde poblaciones de Otavalo, Intag, San Pablo del Lago y Cayambe.

Las mujeres portaban wuipalas largas que cubrían unas cuadras de la avenida 10 de Agosto (norte). Hombres soplaban los churos (conchas gigantes).

Ya unidos ingresaron todos al parque y los dirigentes se subieron a una tarima. Empezaron los discursos. La fuerte lluvia que cayó no los dispersó. Hasta alistar los micrófonos se escuchaba de fondo la canción Venceremos, de Pueblo Nuevo, que utiliza PAIS para sus concentraciones.

El primero en hablar fue Cholango. “Nos hemos levantado con dignidad para decirle al gobierno de Rafael Correa que vea, que escuche, que aquí está un pueblo que le está pidiendo no a la minería y que no gobierne con los partidos de la derecha”. A los asambleístas los responsabilizó de hacer leyes en favor de las empresas y en perjuicio de las organizaciones sociales. “Sinvergüenzas, tenían que haber aprobado la Ley de Aguas y hubiésemos evitado hacer esta marcha de tanto tiempo”, sostuvo.

El presidente del Frente Popular, Paúl Velásquez, filial del MPD, señaló que las organizaciones sociales están dispuestas a dialogar con Correa si acepta tres condiciones: eliminar el decreto para el despido de funcionarios públicos, parar las concesiones mineras y dar amnistía a las personas procesadas por terrorismo.

Tenesaca puso la nota de humor a la fría y lluviosa tarde quiteña: “Si Correa hubiera sido inteligente, aquí tendría que venir a pedir perdón a este pueblo digno”. Y añadió: “Por tanto insulto y tanto maltrato que ha hecho al pueblo, pues nosotros con una bañadita y ortigada ya le perdonaríamos”. Dijo que para los indígenas no habrá perdón si Correa no reconoce sus errores. La Conaie se siente traicionada por el mandatario, al cual apoyó en el 2007.

El presidente del FUT dijo que la marcha no es de autoría absoluta de los indígenas, sino también de organizaciones clasistas. Y advirtió una movilización similar para el 1 de mayo, Día del Trabajo.

Y finalmente el más aplaudido, Quishpe, habló del respeto a la integridad territorial de los pueblos y nacionalidades y en contra de la minería a gran escala. “Basta de seguir entregando, como hace 500 años, nuestros territorios a los canadienses, a los chinos. Estamos aquí por nuestras montañas, ríos, por la Cordillera del Cóndor”.

Y tras los discursos fueron a la Asamblea a entregar el manifiesto público de 19 puntos.


Esperanzador triunfo de la CONAIE y los movimientos sociales en Ecuador

Confederacion de Nacionalidades Indigenas del Ecuador

22 de marzo 2012

El 21 de marzo iniciamos la celebración precisamente del equinoccio de primavera con la flameante bandera de la CONAIE ingresando a Quito. Equinoccio histórico en el que proclaman los marchantes la fe inquebrantable en un mundo nuevo que es posible si estamos despiertos, y lo hacen acompañados del eco de la Palabra Sagrada que como símbolo cantan sus churos, al ritmo de sus músculos adoloridos; al calor de la solidaridad de los pueblos dignos y dignificantes; al son de los latidos de sus corazones que se revelan en sus ojos centellantes y que se abren paso en medio de las inclemencias del clima, del hambre, del cansancio, y como si esto fuera poco, se abren paso en medio de las diversas estrategias de un gobierno que ha intentado acabar, por todos los medios, con sus organizaciones y que pretende instaurar el “Socialismo del Siglo 21”, con los pies bien puestos en el capitalismo.

Celebramos este refrescante equinoccio, cuando el gobierno nacional creía que ya las fuerzas de la CONAIE estaban desarticuladas y enteramente a su servicio. Gravísimo error político suyo y de sus especialistas en “indios”. La destrucción de la CONAIE siempre pretendió alcanzar la CIA durante tantos años y no lo ha logrado, mucho menos podía conseguirla el movimiento Alianza País, que no llega a consolidarse como organización política de izquierda, por la sencilla razón de que en  su interior cuenta con variedad de corrientes políticas que van desde la extrema derecha, hasta unos pocos que quedan de izquierda, y que además éstos cada vez son más relegados por el poder avasallador de la derecha al interior del gobierno.

Ver a la CONAIE liderando “La Marcha Plurinacional por el Agua, por la Vida y la Dignidad de los Pueblos”, no puede menos que despertar en los seres conscientes, destellos de gran esperanza para la vida de los pueblos. Y es que además esta marcha se suma a las que en diversas partes del mundo, miles de personas se levantan para defender la vida ante la voracidad insaciable del sistema capitalista mundial, que no le importa continuar con la destrucción acelerada de los ecosistemas y la consecuente destrucción de la vida planetaria.

Ante el intento del gobierno nacional de combatir a la CONAIE como enemigo estratégico que pone en riesgo su proyecto político, viene a mi mente un diálogo que tuve con Monseñor Leonidas Proaño hace unos veinte y seis años, cuando en Santa Cruz –Riobamba- percibiéndolo al Taita como el Mahatma de los Andes, le dije: Monseñor, vemos en los indígenas un gran potencial revolucionario, pero creemos que sus organizaciones no son las adecuadas para alcanzar su liberación, por lo que es indispensable constituir nuevas organizaciones basadas en los postulados de la Teología de la Liberación. La respuesta de Monseñor Proaño fue contundente: “Para ayudarles primero debes amarles”. Le contesté: ¿Qué significa amarles? Me dijo: “Respetarles”. El apóstol prosiguió: “Las organizaciones tal como tú las encuentras son el fruto de muchos años de lucha, y si quieres ayudarles debes hacer lo que dice Jesús en el evangelio, debes trabajar con ellos con respeto y entregarles tu ayuda con la humildad con la que entra la levadura en la masa  y la fermenta. La levadura, dijo, no destruye la masa, la fermenta si es buena levadura”. Desde entonces la organización para mí ha sido sagrada, y así lo he vivido durante estos casi treinta años.

La CONAIE es la organización madre de los pueblos indígenas que Monseñor Leonidas Proaño, entre otros, ayudó a su nacimiento y a que se fortalezca para que logren los pueblos y nacionalidades indígenas su autodeterminación, es decir que gocen de la vigencia de la totalidad de sus derechos como pueblos y ejerzan el derecho a autogobernarse en el seno del estado ecuatoriano. El sueño del Profeta de Amerindia no era que sean solamente un elemento de folclor del movimiento Alianza País. Acusar públicamente que la marcha está financiada por la derecha, es deliberadamente y conscientemente mentir al país y al mundo.

En el tiempo de la conquista europea a Abya Yala (América) se realizó la explotación minera a gran escala, para salvar de la crisis al sistema feudal, y fue la codicia por nuestros metales preciosos lo que llevó a los conquistadores a incursionar en estos territorios. Hoy, se pretende realizar una nueva conquista, pero con “carabelas” más sofisticadas, con más tecnología y con objetivos supuestamente nobles como el de propiciar el desarrollo de los pueblos sobre los cuales se ejercerá una vez más el saqueo, por supuesto con “la mejor tecnología del planeta”, con “tecnología más limpia”. Los neo conquistadores  han evolucionado, ahora sembrarán arbolitos, y harán lagunas artificiales en las tumbas ecológicas que dejen luego de satisfacer su voracidad, destruyendo a su paso pueblos y culturas, reservas de biodiversidad y ecosistemas que no solo son para beneficio de los ecuatorianos sino para todos los seres del planeta.

Con el objetivo de frenar la soberbia de aquellos que creen haber sido elegidos para ser dueños del país es que la CONAIE se levanta, como en otras horas, para despertar las conciencias a nivel nacional e internacional. La cantidad de compañeros y compañeras marchantes que logren ingresar a Quito ya es irrelevante, porque el triunfo ya está dado, y consiste en que la CONAIE ha vuelto a consolidar sus fuerzas internas, y está articulándose con diversas fuerzas de izquierda. El gobierno puede llenar plazas utilizando ingentes recursos del estado, pero los marchantes, que además son miles ya llenaron las plazas de nuestros corazones, la esperanzas de millones de niños y jóvenes rebeldes, los ojos de viejos luchadores que creían que la CONAIE estaba perdida, y que el movimiento revolucionario había sido absorbido por un “movimiento ciudadano” que no alcanza a consolidarse. Por otro lado, debemos entender que la ciudad de Quito no es donde se realizarán las luchas mayores, éstas se librarán en las comunidades, en los territorios en donde tendrán que ingresar los nuevos conquistadores en busca del agua y de metales preciosos, entonces se conocerá definitivamente el rostro completo de la denominada revolución ciudadana.

De los indios antiguos aprendí a distinguir entre la chicha realizada con buen fermento, de aquella elaborada con fermentos innobles. Me alegro de no haber libado del pilche del poder con el que se pretende destruir a mis hermanos. Me alegro también por aquellos que dejaron de beber el néctar fatal, y que han retornado a saborear la chicha milenaria en compañía de compañeros y compañeras que les avala sus años de lucha.

Concluyo recordando a un viejo indígena, que con los pies descalzos, y su poncho rojo desteñido por los años, poniéndose de pie en una reunión en los cerros sagrados de la parroquia Cangahua exclamó: “Muchos creen que el oro de Atahualpa está escondido en algún lugar, pero no saben que ese oro está escondido en nuestro shungu, y a este shungu nunca  han podido entrar los patrones”.

¡Por la Tierra, por el agua, por la vida, SUMAK KAWSAY, venceremos!

Portada | Sobre nosotros | Empresas | Países | Minerales | Buscar | Contacto
Minas y Comunidades 2008 - Desarrollo web de Zippy Info