MAC: Mines and Communities

Disputas y bloqueos paralizan la región minera de Potosí, Bolivia

Published by MAC on 2010-08-17

Comunidades afectadas por la minería y trabajadores de la región de Potosí, en Bolivia, detuvieron la producción de una mina de plata y zinc. Demandaban compensación por el consumo de agua de la explotación, y que mejoren los servicios locales.

Este es el último episodio en una serie de protestas que parecen indicar el fracaso del gobierno en formular e implementar políticas coherentes hacia la inversión y propiedad extranjeras; forjar una relación estable entre la empresa minera estatal Comibol y los pequeños mineros; y el respeto por el rol de la mujer en las industrias extractivas.

Bolivia sigue siendo el país minero dependiente más pobre de América Latina, con una de las más grandes proporciones de Pueblos Indígenas, y mineros artesanales, que cualquier otro Estado.

Para ver el último post sobre Bolivia: Trabajadores bolivianos toman planta y amenazan con expulsar a Atlas

O las protestas contra la mina San Cristobal en abril, ver: Manifestantes bloquean mina de Sumitomo en Bolivia

ENGLISH

Siguen protestas en Bolivia, paralizan mina japonesa

CARLOS VALDEZ

The Associated Press

8 de agosto, 2010

LA PAZ -- La mayor empresa minera de Bolivia, filial de la japonesa Sumitomo, paralizó operaciones el miércoles después que manifestantes tomaran una planta eléctrica y amenazaran con cortar el suministro, en medio de duras protestas contra el presidente Evo Morales.

El ministro de Minería, José Pimental, dijo el miércoles que "la Empresa Minera San Cristobal paralizó su producción ante cualquier riesgo, pero no suspendió sus labores y está realizando sólo mantenimiento".

Aclaró que aún no se interrumpió el suministro eléctrico a la mina. La hidroeléctrica tomada también abastece a la región.

En la misma rueda de prensa, el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, denunció que "sectores radicalizados estarían planificando tomar las instalaciones de la policía y de un cuartel".

"El gobierno no caerá en provocaciones y lamentamos que quieran resolver el conflicto no a través del diálogo, sino por el desastre", dijo.

San Cristobal pierde dos millones de dólares por día, dijo Pimentel. Las mina a tajo abierto produce concentrados de plomo, plata y zinc. Está al sur del departamento de Potosí, que desde hace 15 días mantiene una dura huelga contra el gobierno por reivindicaciones regionales.

Las rutas de acceso y salida a la región han sido tomadas. La ciudad de Potosí, a 430 kilómetros al sur de La Paz, está aislada, paralizada y desabastecida de alimentos.

Más de medio millar de vehículos siguen varados en las carreteras bloqueadas, con temperaturas bajo cero. El comercio, la banca, la industria y las labores escolares fueron interrumpidas. La protesta se masificó en los últimos días con huelgas de hambre en oficinas y calles, ante la negativa del gobierno de negociar bajo presión.

Más de un centenar de turistas, en su mayoría europeos, quedaron retenidos en Potosí, pero la mayoría logró salir por gestiones de la embajada de Francia, que contrato helicópteros. La región es uno de los mayores destinos turísticos.

El defensor del Pueblo, Rolando Villena, dijo el miércoles que gran parte de los turistas extranjeros ya han sido evacuados.

Hasta el miércoles no había negociaciones entre las partes y las soluciones al conflicto parecían alejarse. El gobierno rechazó negociar en Potosí, como exigen los manifestantes.

"No se puede dialogar con una persona que tiene en la mano un garrote", dijo el portavoz presidencial Iván Canelas, mientras se repiten los pedidos desde todas las ciudades para que el gobierno y los manifestantes cedan posturas.

La representación de la ONU en el país se unió a esos pedidos y en una exhortación pública pidió a las partes iniciar un "diálogo genuino".

Desde que inició su segunda gestión en enero pasado, Morales afronta una escalada de protestas de diversos sectores que no le han dado tregua, pero la de Potosí es la más dura y prolongada.



Bolivia: Potosí es un caos

Mery Vaca

BBC Mundo

11 de agosto 2010

La situación de Potosí, la región minera de Bolivia, se ha convertido en un caos, luego de que el único intento de diálogo con el gobierno de Evo Morales fracasara antes de empezar.
Una minera boliviana en la protesta.

Potosí lleva 14 días de bloqueo de carreteras y huelga indefinida.

San Cristóbal, la principal empresa minera de Bolivia, cuyo mayor accionista es la japonesa Sumitomo, tuvo que paralizar la producción porque medio millar de campesinos tomaron la hidroeléctrica que provee de energía a sus instalaciones, informó el ministro de Minería, José Pimentel.

La autoridad, además, comunicó que esta paralización en la extracción de plata significa una pérdida diaria de 2 millones de dólares.

Por otro lado, el ministro de Gobierno (Interior), Sacha Llorenti, alertó que los manifestantes pretenden tomar por asalto un cuartel y una instalación policial.

“Algunos sectores radicalizados estarían planificando la toma tanto de las instalaciones de Tránsito, de la Policía, como las instalaciones cuartelarias del regimiento Pérez en esa capital departamental”, dijo el ministro en una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Minería y el vocero presidencial, Iván Canelas.
14 días bloqueados

Potosí cumple este miércoles 14 días de bloqueo de carreteras y huelga indefinida exigiendo al gobierno de Morales que resuelva una disputa de límites con el departamento de Oruro y exigiendo, además, la construcción de un aeropuerto y una fábrica de cemento.

Los alimentos son escasos y los pocos que se venden tienen precios elevados, denunciaron los habitantes mediante las televisoras locales. Por eso, la dirigencia potosina ha dispuesto la apertura de los mercados sólo por unas horas para que la gente se reabastezca y continúe protestando.

Además de esas dos medidas, los potosinos declararon una masiva huelga de hambre de la que participa el gobernador, el oficialista Félix Gonzáles. Esta huelga, según medios locales, tiene más de 130 piquetes y 500 ayunadores.
Protesta extendida

Las protestas de Potosí se han extendido, además, al menos a cinco de las nueve regiones de Bolivia, con marchas y huelgas de hambre de los residentes potosinos.
Mineros en el centro de Potosí.

Los líderes de la protesta le exigen al gobierno de Evo Morales dialogar en Potosí y no en otra región.

Al menos 150 turistas de diferentes nacionalidades quedaron atrapados en Potosí y sólo 30 de ellos lograron salir de esa ciudad con una comitiva institucional que viajaba a la vecina ciudad de Sucre con la finalidad de instalar el diálogo con el gobierno.

Sin embargo, el diálogo no se instaló y ambos sectores se acusaron de “intransigencia”. Dos ministros de Morales acudieron a Sucre para entablar la negociación solamente sobre el conflicto de límites con Oruro, pero los dirigentes de Potosí no ingresaron al salón donde los esperaban porque el gobierno pidió suspender la huelga para trasladarse a Potosí a negociar una solución a las demandas económicas.

Pedidos de diálogo

En medio de este panorama, el gobierno descartó una intervención militar o policial en Potosí porque la solución llegará a través del diálogo “y no a través del desastre”, dijo el ministro de Gobierno.

El vocero Canelas ha insistido con la acusación de que el conflicto tiene fines políticos. En esta ocasión acusó a los partidos tradicionales y de derecha. “Esta acción claramente política está además involucrando a dirigentes y militantes o ex militantes de partidos tradicionales y partidos de derecha”, dijo.

Naciones Unidas ha hecho un llamado al diálogo y ha advertido que el bloqueo y la huelga “están causando graves y masivas violaciones a los derechos humanos” de la gente que está en Potosí.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info