MAC: Mines and Communities

EEUU dice haber descubierto sensacional riqueza mineral en Afganistán

Published by MAC on 2010-06-20
Source: El País (Madrid), AFP (2010-06-14)

Una "tormenta perfecta" de conflicto minero podría estar gestándose en Afganistán si diéramos crédito a un reciente informe del New York Times. El diario aseguró que Estados Unidos "descubrió" en el país minerales valuados en casi un trillón de dólares.

Casi inmediatamente, quienes critican la intervención militar de la OTAN en Afganistán comenzaron a sospechar que el anuncio buscó dar una justificación más al mantenimiento de fuerzas estadounidenses en el atormentado país - aunque no sea más que para evitar que los talibanes controlen las riquezas del subsuelo.

Pero un análisis más profundo de la cuestión sugiere que la historia ya venía "masajeada" de antemano.

La presencia de enormes depósitos de algunos minerales en Afganistán - hierro y cobre - no es ninguna novedad, y no ha dejado de ser anunciada anteriormente. Expertos soviéticos recolectaron información y cuadros sobre el potencial minero afgano durante su ocupación del país en lo años 80´.

Un geólogo del British Geological Survey, Antony Benham, quien trabajó en un relevamiento minero del país de 2006 a 2008, ha dicho que las empresas mineras "siempre supieron" de esas cuantiosas riquezas.

De cualquier modo, hay más que suficientes depósitos de minerales similares en otras partes, como América Latina o Africa, para satisfacer las pretendeidas "necesidades" de Estados Unidos. Y podrían ser explotados sin tener que enfrentar las dificultades políticas, logísticas y de infraestructura - por no mencionar las sociales - que tendrán que ser superadas antes que su explotación sea rentable.

Sin embargo, si efectivamente hay depósitos importantes de niobio, tierras raras y litio en Afganistán, aumentan también las preocupaciones: estos minerales han sido clasificados como estratégicos dentro de la amplísima definición norteamericana de "seguridad".

Como han mostrado amargas y sangrientas experiencias anteriores, cuando el Pentágono desplega sus estrategias la seguridad de todos los demás ciudadanos del mundo se pone en riesgo.

(Comentario de Nostromo Research, 18 de junio, 2010)

 

ENGLISH

Estados Unidos descubre reservas por un valor de casi un billón de euros

ANTONIO CAÑO

http://www.elpais.com

14 de junio, 2010

Los depósitos de minerales descubiertos por Estados Unidos en Afganistán constituyen, como reconoció ayer el Gobierno de Kabul, una riqueza suficiente como para cambiar la dinámica de la guerra y negar el destino trágico que parece corresponderle a esa nación. Pero para su explotación, para la conversión de ese prometedor maná en una realidad, se requieren condiciones que Afganistán está hoy muy lejos de alcanzar.

El hallazgo de vastas reservas de oro, cobre, hierro, cobalto y, especialmente, litio, un mineral imprescindible en la fabricación de baterías para teléfonos móviles, computadoras y otros potenciales desarrollos tecnológicos, fue confirmado ayer por el portavoz de la presidencia afgana, Waheed Omar. "Esta es una gran oportunidad de unir al pueblo de Afganistán en una causa que beneficiará a todo el mundo", declaró.

El jefe militar de Estados Unidos en la región de Oriente Próximo, general David Petraeus, certificó a The New York Times, el diario que desveló la noticia , la trascendencia de este descubrimiento, aunque añadió también algunas precauciones: "Esto tiene un potencial gigantesco. Hay muchas dudas aún, pero el potencial es enormemente significativo".

Las posibilidades para Afganistán son, desde luego, considerables. Las reservas están valoradas en un mínimo de un billón de dólares (unos 830.000 millones de euros), quizá más. Cuando el presidente afgano, Hamid Karzai , estuvo en Washington el mes pasado comentó con sus interlocutores que la riqueza del subsuelo de su país podría llegar hasta los tres billones de dólares.

No es exagerado. Un informe elaborado en 2007 por el instituto de investigación geológica de Estados Unidos reveló la magnitud de las reservas de cuya presencia se sospechaba desde tiempo atrás. El año pasado el Pentágono creó un equipo, coordinado con las autoridades afganas, para detallar los lugares y las dimensiones del mineral.

Ahora debería de darse paso a la fase de extracción, y es aquí donde empiezan los problemas que podrían relativizar el efecto de este hallazgo. En primer lugar, los expertos advierten que la explotación de una mina de litio puede tardar entre dos y cinco años, en función de la localización del mineral y el entorno geológico. Para esos trabajos se requieren, además, tecnologías avanzadas y un clima adecuado de seguridad. Afganistán carece de ambas cosas. La primera podría ser resuelta con la concesión a empresas extranjeras que cuentan con los medios necesarios. Pero la segunda depende de una guerra a la que no se ve un fin próximo.

Muchas de las reservas de litio encontradas están, por ejemplo, en la provincia de Ghazni, actualmente bajo control de los talibanes, que han demostrado en los últimos meses capacidad militar suficiente como para boicotear cualquier intento de establecer un determinado ritmo económico sin su aprobación.

Será imprescindible, pues, terminar la guerra para convertir Afganistán, como dicen algunos, en la Arabia Saudí del litio. Esta nueva realidad sugiere, al mismo tiempo, algunas preguntas que hasta hoy no eran tan evidentes. ¿Está el esfuerzo de reconciliación con los talibanes promovido por Karzai motivado por este hallazgo? ¿Está la persistencia norteamericana en una guerra impopular justificada por la misma razón? ¿Fue la guerra promovida desde el inicio por el conocimiento de estas reservas?

El descubrimiento se presta a toda clase de teorías conspiratorias. Los imperios se han extendido siempre, al fin y al cabo, en busca de materias primas. Pero lo más realista en este caso no es pensar en el interés norteamericano en los minerales afganos como un objetivo desde el comienzo del conflicto sino como una posible solución ahora que la fuerza militar se demuestra insuficiente.



Gran descubrimiento minero en Afganistán, pero ¿y la guerra?

Nueve años de conflicto bélico y la pobre infraestructura del país despiertan la cautela en las empresas mineras que podrían interesarse en explotar las riquezas recién descubiertas en el suelo afgano.

http://www.elpais.com

14 de junio, 2010

Puede que se haya descubierto el mayor de los tesoros en Afganistán , pero sus minas de hierro, cobre y piedras preciosas tal vez no sean lo suficientemente atractivas para los inversionistas que ven con cautela el invertir en un país asolado por la guerra y con infraestructuras realmente deficientes.

Es cierto, los expertos calculan que el nuevo tesoro podría generar cientos de miles de millones de dólares en ingresos, cifras que los funcionarios estadounidenses están afinando dado los altos costes de nueve años de guerra y la pobre economía afgana. Sin embargo, es dinero que no se verá de inmediato. Podría tardar décadas convertir en efectivo la extracción de las riquezas.

"En vez de una tierra baldía, Afganistán es la veta madre de los recursos minerales. El desafío es como extraerlo y asegurar que beneficia a todos los afganos", afirma James Bever, director del grupo de trabajo para Afganistán y Pakistán de la Agencia para el Desarrollo Internacional. "Dentro de siete, ocho o 10 años echaremos veremos hacia atrás y diremos que era un descubrimiento enorme", agrega.

Los analistas mineros, por su parte, dicen que aunque el potencial de Afganistán es tentador, son muchos los riesgos para la mayoría de las compañías preocupadas de que sus inversiones se vean atacadas por los talibanes o afectadas por la reputación de corrupción del Gobierno afgano.

"A una empresa importante no le gustaría decir a sus accionistas que quisieran invertir allí", dice Anthony Young, del banco de inversión Dahlman Rose & Co, en Nueva York

Ya un consorcio chino recibió un gigantesco contrato en 2007 para explotar cobre en un yacimiento en la región de Aynak, al sur de Kabul. Y el ministro afgano de Minería realizará una gira internacional a finales de este mes para reavivar el interés sobre una oferta para la explotación de minas ferrosas, que fue desechada en febrero debido en parte a la falta de interés y la inestabilidad del mercado en ese momento.

Se espera que las empresas rusas y chinas estén en primera fila para ofertar por el yacimiento de hierro ubicado en Hajigak, al oeste de Kabul. En tanto, muchas empresas mineras norteamericanas se mantendrían alejadas, tomando en cuenta los problemas con el primer contrato de explotación de cobre.

Cautela

La canadiense Hunter Dickinson ya perdió su intento por explotar la mina de cobre frente al consorcio chino conformado por el principal productor del metal en el país Jiangxi Copper Co, y China Metallurgical Group Corp. Pero no se arrepiente. "En vista de la escala de violencia en el país, resultó bien para nosotros", sostiene Robert Schafe, vicepresidente ejecutivo de negocios de la empresa canadiense. Es él quien afirma que tomará tiempo antes de que la industria pueda mostrar beneficios, y señala que normalmente lleva una década desde que se hace el descubrimiento hasta que efectivamente genera. Incluso esa década puede convertirse en dos.

Hay otras empresas mineras que se muestran cautelosas, debido a los problemas de infraestructura y suministro eléctrico entre otros servicios deficientes. "Desde nuestro punto de vista, se tenían que construir plantas eléctricas y hay muchos otros temas. Sus expectativas estuvieron muy por encima de la realidad", afirma un experto de la industria minera, cuya empresa estuvo interesada en la oferta de explotación de cobre y que pidió no ser identificado.

Brechas

El Banco Mundial ha estado trabajando en la mejora del naciente sector minero afgano, pero reconoce que hay brechas en la "cadena de valores", especialmente la necesidad de transformar el Ministerio de Minas.

"Tiene que modificarse, pasar de un ser un organismo que opera al estilo soviético a un aparato regulador o ministerio como tenemos en la mayoría de los países", dice Gary McMahon, especialista en el sector minero en el Banco Mundial. "No veremos a las principales (empresas mineras mundiales) meterse en Afganistán, pero hay compañías mineras que dirán que el riesgo bien vale la pena", agrega McMahon, quien se reunió la semana pasada con funcionarios afganos.

Pero es que también hay preocupación sobre las leyes mineras y si, específicamente el vacío que existe sobre si quien halla un yacimiento tiene el derecho de explotarlo. "El Gobierno tiene la intención de hacer que el 'derecho a la explotación' esté más en línea con las prácticas internacionales", asegura el representante del BM.

El mapa de la riqueza

El Pentágono calcula en más de un billón de dólares (más de 820.000 millones de euros) los recursos mineros sin explotar que alberga el suelo afgano. Este dinero, obviamente, impulsaría a la economía del país y respaldaría los esfuerzos estadounidenses para reafirmar a un Gobierno agobiado por la guerra. "Son potenciales buenas noticias, en especial para Afganistán", ha dicho el portavoz del Pentágono el coronel David Lapan.

Además de dos yacimientos conocidos de cobre y hierro, el Instituto Geológico de EE UU (USGS en inglés) ha identificado 24 áreas a lo largo del país que según dice muestran un gran potencial mineral, incluido magnesio, cromo, oro, níquel, mercurio y litio, así como otros metales raros, usados en la industria de la telefonía móvil y otras tecnologías.

"Desafortunadamente, los mineral raros están en el medio de lo que los militares llaman una zona cinética (de guerra), dice el experto del USGS, Jack Medlin.

Estudios aéreos también han desvelado yacimientos de gas y petróleo que ya habían resaltado investigaciones soviéticas. Sin embargo, uno ubicado en la cuenca de Helmand, que se esperaba podía tener un gran potencial, tal vez no fuese tan importante, según Medlin. Uno de los problemas ha sido la imposibilidad de recoger muestras de suelo y rocas debido a los combates y muchos de los datos no han sido verificados, especialmente en la violenta área de Helmand, concluye



EEUU descubre una sensacional riqueza mineral en Afganistán

AFP

14 de junio, 2010

WASHINGTON — Geólogos de Estados Unidos descubrieron depósitos minerales sin explotar por un valor de casi un billón de dólares en Afganistán, incluyendo vastas reservas de cobre y litio, informó el diario New York Times en su edición con fecha de este lunes.

Los depósitos, que también incluyen vastas vetas de hierro, oro, niobio y cobalto, son suficientes para transformar este país devastado por la guerra en uno de los mayores exportadores de minerales del mundo, según declararon altos funcionarios de Estados Unidos al Times.

Los depósitos potenciales de litio de Afganistán son tan vastos como los de Bolivia, que hasta el momento tiene las mayores reservas de litio del mundo, señaló el Times.

El litio es un mineral clave utilizado en las baterías recargables, así como en todo tipo de cosas, desde teléfonos móviles a ordenadores portátiles y automóviles eléctricos, y Afganistán tiene tanto que podría convertirse en la "Arabia Saudí del litio", según un memorándum interno del Pentágono citado por el diario.

Los depósitos de hierro y cobre son lo bastante grandes para hacer de Afganistán uno de los principales productores del mundo, afirmaron los funcionarios citados por el Times.

"Aquí hay un potencial sensacional", declaró al diario el general David Petraeus, jefe del Comando Central de Estados Unidos. "Esto se convertirá en la columna vertebral de la economía afgana", dijo por su parte Jalil Jumriany, asesor del ministro de Minería de Afganistán.

Un equipo de geólogos y responsables del Pentágono descubrieron la riqueza mineral con la ayuda de información recolectada por expertos en minería soviéticos durante la ocupación soviética de Afganistán, en la década de 1980.

Home | About Us | Companies | Countries | Minerals | Contact Us
© Mines and Communities 2013. Web site by Zippy Info